Iqui­que su­fre, pe­ro si­gue vi­vo

► Los nor­ti­nos ca­ye­ron 4-2 co­mo vi­si­ta an­te In­de­pen­dien­te. Ju­ga­ron un pé­si­mo en­cuen­tro, pe­ro man­tie­nen la ilu­sión. ► Los dos equi­pos na­cio­na­les que si­guen con vi­da en la Sud­ame­ri­ca­na cuel­gan de un hi­lo. Chi­le, a las puer­tas de otro año pau­pé­rri­mo.

La Tercera - - Deportes - Fer­nan­do Con­tre­ras A.

de la de­fen­sa ce­les­te. Ju­gan­do con li­ber­ta­des. En­tran­do por den­tro y por fue­ra. Abrien­do es­pa­cios. Ri­di­cu­li­zan­do a un equi­po chi­leno al que le fal­tó to­do.

Mien­tras eso pa­sa­ba, los nor­ti­nos ape­nas po­dían mi­rar. Ca­si fue­ron in­ca­pa­ces de se­guir el rit­mo del en­cuen­tro. El 4-0 con el que se fue­ron al des­can­so, por lo mis­mo, no sor­pren­dió de­ma­sia­do. Y cuan­do el mar­ca­dor ha­bla por sí so­lo, las pa­la­bras so­bran...

Iqui­que pa­gó ca­ras las li­cen­cias. De­fen­dió de ma­ne­ra ca­si in­fan­til y los za­gue­ros só­lo po­dían mi­rar­se las ca­ras cuan­do los lo­ca­les ya es­ta­ban ce­le­bran­do. Así, con mar­cas im­pro­pias pa­ra el pro­fe­sio­na­lis­mo y un nu­lo plan de tác­ti­ca fi­ja, les mar­ca­ron no una, ni dos, ni tres, sino cua­tro ve­ces... Na­die reac­cio­na­ba. E In­de­pen­dien­te ase­gu­ra­ba la lla­ve. De pa­so, re­don­dea­ba el ri­dícu­lo de los equi­pos chi­le­nos, que vuel­ven a com­ple­tar un año ne­fas­to en ma­te­ria in­ter­na­cio­nal.

En el se­gun­do tiem­po, los vi­si­tan­tes lo­gra­ron equi­pa­rar en al­go las ac­cio­nes. Gon­za­lo Bus­ta­man­te se hi­zo al fin con el con­trol de la zo­na me­dia y en­con­tró bue­na aso­cia­ción con Biel­kie­wicz y To­rres. Sir­vió ape­nas pa­ra con­tro­lar la pe­lo­ta. Los due­ños de ca­sa re­tro­ce­die­ron de ma­ne­ra na­tu­ral. El re­sul­ta­do así lo per­mi­tía.

Así al me­nos pa­re­cía has­ta los 75’, por­que, pe­se a te­ner la po­se­sión, las oca­sio­nes de pe­li­gro no lle­ga­ban.

El des­cuen­to de pe­nal (76’) le­van­tó la mo­ral a tiem­po. Iqui­que sin­tió por fin al­go de ver­güen­za de­por­ti­va y se atre­vió a ir al fren­te.

Así em­pe­zó a ha­cer cir­cu­lar la pe­lo­ta. En­con­tran­do es­pa­cios en el sec­tor de­re­cho, que ex­plo­tó al má­xi­mo a me­di­da que el par­ti­do se acer­ca­ba a su fi­nal. So­bre la ho­ra, en­con­tró el se­gun­do des­cuen­to que, aun­que in­me­re­ci­do por el trá­mi­te del com­pro­mi­so, sir­ve pa­ra no dar por per­di­da la ba­ta­lla. Y se­guir, en de­fi­ni­ti­va, con vi­da en la Co­pa. Los oc­ta­vos de fi­nal vuel­ven a ser un ob­je­ti­vo al­can­za­ble.

Los iqui­que­ños es­tu­vie­ron a un tris de que­dar sin op­cio­nes, pe­ro por esas co­sas del fút­bol, la lla­ve si­gue abier­ta.

Ten­drán una nue­va opor­tu­ni­dad en la re­van­cha del 2 de agos­to, pe­ro aho­ra sin mar­gen de error. La obli­ga­ción de me­jo­rar es ab­so­lu­ta. Por­que, en Bue­nos Ai­res, los chi­le­nos no tu­vie­ron ca­si ar­gu­men­tos. De he­cho, si de mé­ri­tos se tra­ta, el equi­po de Ave­lla­ne­da de­bió sen­ten­ciar una dis­tan­cia ma­yor an­tes del des­can­so.

Jai­me Ve­ra de­be re­plan­tear la ma­ne­ra de en­fren­tar a un equi­po que ya de­mos­tró ser su­pe­rior. So­bre to­do en el jue­go por las ban­das, qui­zás la ma­yor fa­len­cia de es­te plan­tel iqui­que­ño.

La con­sig­na de­be ser sa­car lec­cio­nes. Tam­bién apren­der lo que no se de­be ha­cer en un tor­neo in­ter­na­cio­nal. Iqui­que, el úl­ti­mo bas­tión chi­leno en los tor­neos con­ti­nen­ta­les, se nie­ga a mo­rir. Pe­ro cuel­ga de un hi­lo.b

FO­TO: EFE.

►► Biel­kie­wicz ce­le­bra tras ano­tar el pri­mer des­cuen­to de Iqui­que, ano­che en Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.