Otro que­que má­gi­co se­pul­ta a Cortez

► Una nue­va mues­tra del chi­leno, me­jor tri­plis­ta sud­ame­ri­cano, arro­ja ma­rihua­na. ► El atle­ta re­co­no­ce con­su­mo ha­bi­tual, pe­ro só­lo “con los ami­gos” y no por afán de tram­pa.

La Tercera - - Deportes - Na­cho Leal

Ál­va­ro Cortez era uno de los atle­tas con ma­yor pro­yec­ción en Chi­le. Su nom­bre fi­gu­ra­ba en­tre los fa­vo­ri­tos pa­ra cla­si­fi­car al Mun­dial de Atle­tis­mo de Lon­dres, que arran­ca el pró­xi­mo 5 de agos­to. Pe­ro no es­ta­rá. Su his­to­ria ya es co­no­ci­da: por co­mer­se un que­que má­gi­co, el nom­bre co­lo­quial que re­ci­be el bo­ca­di­llo cuan­do es co­ci­na­do con man­te­qui­lla de ma­rihua­na, fue sus­pen­di­do pro­vi­sio­nal­men­te de to­da com­pe­ten­cia.

La no­ti­cia so­bre su mues­tra ad­ver­sa, ex­traí­da en el Grand Prix Sud­ame­ri­cano Or­lan­do Guai­ta, el 9 de abril, lo gol­peó a una se­ma­na de via­jar a los Sud­ame­ri­ca­nos de Pa­ra­guay, don­de era el lla­ma­do a dominar, pues lle­ga­ba co­mo lí­der del ran­king sub­con­ti­nen­tal.

Pe­se a ello, el atle­ta iqui­que­ño se man­tie­ne en­tre­nan­do du­ran­te es­tos días, pe­ro no ha es­ta­do tran­qui­lo. Ayer, otra mues­tra, es­ta vez de los Jue­gos Na­cio­na­les del Bio­bío, que se rea­li­za­ron a me­dia­dos de ma­yo, lo vol­vió a sal­pi­car. Nue­va­men­te, el THC es el com­po­nen­te que le trai­cio­na.

“La ca­gué, no pue­do de­cir otra co­sa. Es un error y lo asu­mo co­mo tal”, re­co­no­ce el tri­plis­ta de 21 años a La Ter­ce­ra. Cortez, ré­cord na­cio­nal con 16,52 me­tros, ase­gu­ra que ja­más pen­só que es­te úl­ti­mo con­trol arro­ja­ría un re­sul­ta­do ad­ver­so: “Fue esa vez (a prin­ci­pios de abril), la úl­ti­ma que con­su­mí ma­rihua­na. Nun­ca ima­gi­né que es­ta otra mues­tra me trae­ría pro­ble­mas, pe­ro no sa­co na­da con que­jar­me aho­ra, ya di vuel­ta a esa pá­gi­na”. Lo cier­to es que, quí­mi­ca­men­te, el THC des­apa­re­ce a los 2 ó 3 días des­pués de con­su­mir­lo, lo que no tie­ne re­la­ción con sus di­chos.

“In­sis­to, ya di vuel­ta a esa pá­gi­na. Si­go en­fo­ca­do en el de­por­te y en­tre­nán­do­me to­dos los días”, ex­pli­ca des­de su ciu­dad na­tal.

El ca­so de Cortez sa­cu­de a to­do el atle­tis­mo chi­leno. Él es uno de los de­por­tis­tas me­jor pro­yec­ta­dos en el al­to ren­di­mien­to na­cio­nal, por lo que su error pa­re­ce iló­gi­co. Juan Luis Car­ter, pre­si­den­te de la Fe­da­chi, así lo cree. “Es com­ple­jo el ca­so de Ál­va­ro. Él es un chi­co con mu­cho po­ten­cial y ta­len­to, imagine que en su pri­me­ra com­pe­ten­cia de ca­te­go­ría mun­dial ter­mi­nó oc­ta­vo, en Ore­gon, y que es­té pa­san­do por es­to es tris­te”, ase­gu­ra.

Si bien el THC es un com­po­nen­te prohi­bi­do en el de­por­te, que sea re­cu­rren­te en un de­por­tis­ta de la ca­li­dad su­ya pa­ra­dó­ji­co. “La po­lí­ti­ca de la Fe­de­ra­ción es to­le­ran­cia ce­ro con cual­quier ti­po de do­pa­je, pe­ro es­tos ca­sos son dis­tin­tos, por­que aquí no hay una tram­pa, sino una irres­pon­sa­bi­li­dad del atle­ta. Pa­re­ce que no bas­ta só­lo con cas­ti­gar, de­be­mos co­men­zar a edu­car de una vez”, di­ce Car­ter, co­mo au­to­crí­ti­ca.

¿Tie­ne un pro­ble­ma con la ma­rihua­na? An­te la pre­gun­ta, el atle­ta es cla­ro: “No con­su­mo des­de ha­ce tiem­po. Es mi vi­da per­so­nal, no es al­go que afec­te en mi ren­di­mien­to y eso quie­ro de­jar­lo muy en cla­ro, por­que no es tram­pa. Ni si­quie­ra be­bo al­cohol. Fu­mo ca­ños (ci­ga­rri­llos de ma­rihua­na) con mis ami­gos... To­dos lo ha­cen, es al­go nor­mal, el pro­ble­ma es que­nun­ca le to­mé el pe­so. Siem­pre he en­tre­na­do du­rí­si­mo, pe­ro en ese mo­men­to es­ta­ba con la ca­be­za en otro la­do, no en­ten­día que era el atle­ta que soy. Aho­ra ya lo en­ten­dí”.

Des­de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Con­trol de Do­pa­je re­co­no­cen que el ca­so ge­ne­ra preo­cu­pa­ción. “No cree­mos que sea dro­ga­dic­to ni na­da por el es­ti­lo, el pro­ble­ma es que es un atle­ta in­ma­du­ro, que re­cién aho­ra le to­ma el pe­so a sus ac­cio­nes”, opi­na Iván He­rre­ra, su pre­si­den­te.

So­bre el cas­ti­go que se apro­xi­ma, He­rre­ra asu­me que no se­rá al­go tan sen­ci­llo. “Al ser re­in­ci­den­te ten­drá una san­ción ma­yor de la que pen­sa­mos en pri­me­ra ins­tan­cia, pe­ro hay que de­jar en cla­ro que es­to no es un ca­so de tram­pa, sino só­lo con­su­mo de una sus­tan­cia que lo afec­ta y que es­tá prohi­bi­da”.

Cortez se de­fien­de: “Mi­ro has­ta el an­ti­gri­pal pa­ra ver que no con­ten­ga na­da, y co­mo al­gu­nos tie­nen efe­dri­na no los con­su­mo. Me cui­do has­ta ese ni­vel”. Tam­bién se des­car­ga an­te la ola de crí­ti­cas que cree son in­jus­tas. “Me da mu­cha ra­bia que gen­te opi­ne so­bre mí. Yo me de­di­co al de­por­te por­que es mi pa­sión y na­die me apo­ya pa­ra ha­cer­lo. Pe­ro des­pués que sa­lió mi ca­so, mu­cha gen­te me en­jui­ció, gen­te que no te­nía idea de lo que yo ha­cía”, re­cal­ca. ●

FO­TO: AGENCIAUNO.

►► Ál­va­ro Cortez sal­ta en la pis­ta atlé­ti­ca del Es­ta­dio Na­cio­nal.

LOS DES­CAR­GOS DE CORTEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.