Una amis­tad que re­vi­ve: Ne­ru­da re­cuer­da a Gar­cía Lor­ca

La Tercera - - Sociedad -

Des­pués de ha­ber es­ta­do en los con­su­la­dos de Orien­te, Pa­blo Ne­ru­da con 29 años por fin lo­gra­ba un car­go de ma­yor ca­te­go­ría cuan­do se ins­ta­ló en la em­ba­ja­da de Chi­le en Bue­nos Ai­res, en agos­to de 1933.

El fer­vor cul­tu­ral era evi­den­te en los ca­fés y li­bre­rías de la ca­pi­tal ar­gen­ti­na. Por en­ton­ces, em­bar­ca­do por el océano Atlán­ti­co, otro jo­ven poe­ta ve­ni­do de Es­pa­ña no te­nía mu­chas ex­pec­ta­ti­vas en el país es­co­gi­do pa­ra es­tre­nar en Amé­ri­ca su obra Bo­das de san­gre. Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca con 35 años pi­sa­ba Bue­nos Ai­res.

“To­das las lu­ces de la in­te­li­gen­cia lo ves­tían de una ma­ne­ra tan es­plén­di­da que bri­lla­ba co­mo una pie­dra pre­cio­sa. Su ca­ra grue­sa y morena no te­nía na­da afe­mi­na­do, su se­duc­ción era na­tu­ral e in­te­lec­tual”, es­cri­bió Pa­blo Ne­ru­da, en un tex­to iné­di­to has­ta aho­ra, de quien se con­vir­tió en uno de sus en­tra­ña­bles ami­gos. Una re­la­ción tan in­ten­sa co­mo bre­ve, de tan so­lo tres años, fi­na­li­za­da con el ase­si­na­to de Gar­cía Lor­ca, en la ciu­dad de Granada, en 1936. El au­tor que dos años an­tes ha­bía es­cri­to el poe­ma Ver­sos en el na­ci­mien­to de Mal­va Ma­ri­na, en ho­me­na­je a la hi­ja de Ne­ru­da que tu­vo con Ma­ru­ca Ha­ge­naar, ya no es­ta­ba. Y es­ta­lla­da la Gue­rra Ci­vil, Ne­ru­da ma­ni­fes­tó su apo­yo a la Re­pú­bli­ca Es­pa­ño­la y es­cri­bió Oda a Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca. Ade­más, pu­bli­có Es­pa­ña en el co­ra­zón (1937).

“Hay una ma­ne­ra os­cu­ran­tis­ta de tra­tar el ho­mo­se­xua­lis­mo de Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca, te­ma que me pa­re­ce inevi­ta­ble. La ma­ne­ra es­pa­ño­la y la­ti­noa­me­ri­ca­na: es­con­der cui­da­do­sa­men­te es­ta in­cli­na­ción per­so­nal de Fe­de­ri­co”, se lee al co­mien­zo de El úl­ti­mo amor del poe­ta Fe­de­ri­co, es­cri­to de Ne­ru­da que per­ma­ne­cía sin pu­bli­car y que aho­ra se su­ma a una vein­te­na de iné­di­tos, que in­te­gran la nue­va edición de Con­fie­so que he vi­vi­do pu­bli­ca­da por el se­llo Seix Ba­rral.

Son las me­mo­rias que Ne­ru­da nun­ca vio en li­bre­rías. Es­cri­tas a mano y tam­bién dic­ta­das a su ami­go Ho­me­ro Ar­ce, se pu­bli­ca­ron seis me­ses des­pués de la muer­te del Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra, ocu­rri­da el 23 de sep­tiem­bre de 1973, cuan­do te­nía 69 años.

Uno de los do­cu­men­tos más re­ve­la­do­res has­ta aho­ra fue ha­lla­do por la Fun­da­ción Ne­ru­da al rea­li­zar una re­mo­de­la­ción en la ca­sa La Chas­co­na, de San­tia­go. Al mo­men­to de des­ar­mar una sa­la, se en­con­tró una car­pe­ta de tex­tos con ano­ta­cio­nes de su viu­da, Ma­til­de Urru­tia, quien se preo­cu­pó de que las me­mo­rias se pu­bli­ca­ran fue­ra de Chi­le. Pri­me­ro en Bar­ce­lo­na y lue­go en Bue­nos Ai-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.