Wat­son, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que per­mi­te con­ver­sar con el ar­te

En 2011 fue la pri­me­ra vez que el sis­te­ma de IBM de­mos­tró sus do­tes de­rro­tan­do a dos hu­ma­nos en el con­cur­so de TV Jeo­pardy! Hoy ya tie­ne va­rias apli­ca­cio­nes, la más re­cien­te en la Pi­na­co­te­ca de Sao Pau­lo.

La Tercera - - Sociedad Cultura - Por De­nis­se Es­pi­no­za.

Ama­ral (1924).

“El ca­so de la Pi­na­co­te­ca es el me­nos tra­di­cio­nal y cam­bia la for­ma en que las ins­ti­tu­cio­nes de ar­te ha­cen las co­sas hoy”, di­ce Mar­co Bar­bo­sa Lau­ria, vi­ce­pre­si­den­te pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca de So­lu­cio­nes Cog­ni­ti­vas de IBM. “El mu­seo no ha evo­lu­cio­na­do mu­cho en la for­ma en que las per­so­nas par­ti­ci­pan y Wat­son da la po­si­bi­li­dad de una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te”, di­ce el eje­cu­ti­vo, quien es­tu­vo en Chi­le pre­sen­tan­do las no­ve­da­des de Wat­son en el Con­gre­so Amé­ri­ca Di­gi­tal que se desa­rro­lló en Es­pa­cio Ries­co.

“Ha­ce años que mu­chos mu­seos han im­ple­men­ta­do au­dio­guías que te dan in­for­ma­ción so­bre las obras de ar­te; la di­fe­ren­cia es que tú pue­des in­ter­ac­tuar con Wat­son, crear una conversación, no es un au­dio que sim­ple­men­te te cuen­ta co­sas, sino que tu pue­des pre­gun­tar lo que quie­ras y Wat­son es ca­paz de res­pon­der­te”, agre­ga Bar­bo­sa.

Aun­que la ma­yo­ría pen­sa­ría que el sis­te­ma Wat­son só­lo es­tá al al­can­ce de bol­si­llos abul­ta­dos, lo cier­to es que IBM de­ci­dió abrir su có­di­go y mi­grar­lo a la “nu­be”, po­nien­do a dis­po­si­ción va­rias apli­ca­cio­nes bá­si­cas en el si­tio www.ibm.com/cloud-com­pu­ting/blue­mix/es, ade­más de al­gu­nas más avan­za­das pa­gan­do des­de US$ 34 men­sua­les.

Las po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llo son in­fi­ni­tas; Wat­son es ca­paz in­clu­so de ana­li­zar es­ta­dos de áni­mos y com­por­ta­mien­tos de las per­so­nas, por ejem­plo a tra­vés de sus tex­tos o lo que es­cri­ben en Twit­ter. En la web de IBM ya hay aná­li­sis de per­so­na­li­dad de los tuits de Oprah Win­frey o Don Fran­cis­co.

El ar­te de pre­gun­tar

El fun­cio­na­mien­to de Wat­son de­pen­de de la can­ti­dad de co­no­ci­mien­to que se le in­gre­se y del gra­do de en­tre­na­mien­to que al­can­ce. En el ca­so de la Pi­na­co­te­ca de Sao Pau­lo, el sis­te­ma re­ci­bió una for­ma­ción de seis me­ses an­tes de ser pro­ba­do con los vi­si­tan­tes, a quie­nes se les en­tre­gó so­lo un smartp­ho­ne y au­dí­fo­nos con los que ca­da uno pu­do in­ter­ac­tuar li­bre­men­te con el dis­po­si­ti­vo. Las res­pues­tas de Wat­son no son pre­de­ter­mi­na­das, sino crea­das en el pre­ci­so mo­men­to en que se le for­mu­lan las pre­gun­tas. En el ca­so de la on­co­lo­gía, por ejem­plo, Wat­son ha si­do ca­paz de al­ma­ce­nar más de 1.600 ca­sos reales, ade­más de más de 2 mi­llo­nes de pá­gi­nas de in­ves­ti­ga­cio­nes, por lo cual es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra ha­cer un diag­nós­ti­co al­ta­men­te pro­ba­ble. ¿Es­to im­pli­ca­ría la des­apa­ri­ción de los guías de mu­seos o de los on­có­lo­gos? Bar­bo­sa ase­gu­ra que no.

“No con­si­de­ra­mos a Wat­son co­mo un re­em­pla­zo de las per­so­nas. No­so­tros po­ne­mos la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial al ser­vi­cio de los ex­per­tos. Un mé­di­co in­ter­ac­tuan­do con Wat­son tie­ne me­jo­res re­sul­ta­dos por­que si bien no es ca­paz de pro­ce­sar to­da la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble so­bre una en­fer­me­dad o un tra­ta­mien­to, sí es ca­paz de ha­cer­le las pre­gun­tas co­rrec­tas a Wat­son pa­ra ob­te­ner una res­pues­ta idó­nea. No es­ta­mos em­pu­jan­do a las per­so­nas pa­ra que se au­to­diag­nos­ti­quen”, acla­ra el ex­per­to de IBM.

Así, si bien ha­ce dé­ca­das que las em­pre­sas y to­do ti­po de ins­ti­tu­cio­nes se han ob­se­sio­na­do en co­lec­cio­nar da­tos de las per­so­nas, es­to agu­di­za­do por el au­ge In­ter­net, Wat­son vie­ne a a acla­rar que tan im­por­tan­te co­mo quién tie­ne los da­tos es quién sa­be ha­cer las pre­gun­tas co­rrec­tas. No sir­ve de na­da que el ce­re­bro ar­ti­fi­cial de IBM acu­mu­le to­da la in­for­ma­ción del mun­do, si no so­mos ca­pa­ces de ex­traer ver­da­de­ro co­no­ci­mien­to de él. El ser hu­mano aún tie­ne el po­der.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.