Ajus­te do­lo­ro­so

La Tercera - - Opinión - Rolf Lü­ders Eco­no­mis­ta

LAS CUEN­TAS fis­ca­les de Chi­le han es­ta­do en la no­ti­cia. Las au­to­ri­da­des es­ti­man que es­te año el país ten­drá un dé­fi­cit fis­cal del 3,1 por cien­to del PIB, que se com­pa­ra con un su­pe­rá­vit fis­cal del 7,8 por cien­to del mis­mo tan so­lo diez años atrás. Es­te im­pre­sio­nan­te de­te­rio­ro de las cuen­tas fis­ca­les se pro­du­jo a pe­sar de que en 2011 y 2012 hu­bo su­pe­rá­vits y se tra­du­jo en un rá­pi­do au­men­to del en­deu­da­mien­to pú­bli­co.

Tan­to así que el mi­nis­tro –an­ti­ci­pan­do que el men­cio­na­do me­nos­ca­bo, con­jun­ta­men­te con la ba­ja ta­sa de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, se pue­da tra­du­cir en una po­si­ble caí­da en la ca­li­fi­ca­ción de ries­go del país, co­mo efec­ti­va­men­te ha su­ce­di­doha ins­trui­do a sus co­le­gas a re­du­cir el gas­to de con­su­mo en un 5 por cien­to. Una tri­via­li­dad, pe­ro una se­ñal en la di­rec­ción co­rrec­ta.

¿Por qué es tan fun­da- men­tal la ca­li­fi­ca­ción de ries­go del país? Por­que una me­nor ca­li­fi­ca­ción de ries­go tien­de a su­bir el cos­to del cré­di­to. Las ca­li­fi­ca­cio­nes pro­veen una se­ñal a los pres­ta­mis­tas del ries­go de no pa­go en que in­cu­rren. Una peor ca­li­fi­ca­ción im­pli­ca un al­za en el di­fe­ren­cial de ta­sas de in­te­rés en­tre, por ejem­plo, un bono emi­ti­do por el go­bierno de los EE.UU., y uno emi­ti­do por el go­bierno o las empresas del país re­ba­ja­do (Aro­no­vich, 1999). La mag­ni­tud del al­za de­pen­de­rá, en­tre otras co­sas, de las ex­pec­ta­ti­vas de co­rrec­ción en la si­tua­ción fis­cal. Es más, de acuer­do a los da­tos en­tre­ga­dos por el mi­nis­tro, es­te año los gas­tos fis­ca­les au­men­ta­rán en un 4 por cien­to, pa­ra al­can­zar el equi­va­len­te de US$63.249 mi­llo­nes.

Es de­cir, el gas­to del fis­co se­gui­rá cre­cien­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en re­la­ción al PIB, que so­lo au­men­ta­rá en 2017 en

Si no desea­mos vol­ver al des­or­den ma­cro­eco­nó­mi­co an­te­rior, el pró­xi­mo go­bierno de­be rea­li­zar un ajus­te fis­cal ma­yor.

apro­xi­ma­da­men­te un 1,5 por cien­to.

¿Por qué preo­cu­par­se de la re­la­ción en­tre el gas­to fis­cal (pú­bli­co) y el PIB? Por­que en Chi­le di­cha re­la­ción es­tá en el lí­mi­te del ran­go ob­ser­va­do en los paí­ses ac­tual­men­te de­sa­rro­lla­dos, en mo­men­tos que és­tos úl­ti­mos go­za­ban del mis­mo ni­vel de PIB por per­so­na que el ac­tual nues­tro.

Aún más, hay in­di­cios de que en nues­tro país una ex­pan­sión del gas­to fis­cal tie­ne, en de­fi­ni­ti­va, un efec­to ne­ga­ti­vo so­bre nues­tro PIB per cá­pi­ta.

¿Có­mo se pro­du­jo el des­cri­to y re­cien­te de­te­rio­ro fis­cal? Se tra­ta de una con­jun­ción de fac­to­res, en­tre los cua­les se des­ta­ca la ba­ja en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co -en una par­te no me­nor con­se­cuen­cia de las re­for­mas im­pul­sa­das por el ac­tual ré­gi­men- que re­du­jo la ta­sa de au­men­to de los in­gre­sos fis­ca­les. Igual­men­te res­pon­sa­ble ha si­do el in­cre­men­to del gas­to fis­cal, en bue­na me­di­da ali­men­ta­do por las am­bi­cio­sas po­lí­ti­cas re­dis­tri­bu­ti­vas del pro­pio go­bierno, in­clu­yen­do los a me­nu­do in­jus­ti­fi­ca­bles au­men­tos de per­so­nal y de re­mu­ne­ra­cio­nes.

En el cor­to pla­zo es­te des­ajus­te fis­cal se tra­du­jo en una peor ca­li­fi­ca­ción de ries­go, ma­yo­res ta­sas de in­te­rés y aún me­no­res ni­ve­les (re­la­ti­vos) de in­ver­sión y de cre­ci­mien­to. Sin em­bar­go, si no desea­mos vol­ver al des­or­den ma­cro­eco­nó­mi­co de me­dia­dos de si­glo pa­sa­do, los pró­xi­mos go­bier­nos de­ben rea­li­zar un ajus­te fis­cal ma­yor, que no po­drá sino ser do­lo­ro­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.