Ca­so Pen­ta

La Tercera - - Correo -

Se­ñor di­rec­tor:

He­mos vis­to la úl­ti­ma se­ma­na, có­mo la as­tu­cia de la de­fen­sa en el lla­ma­do Ca­so Pen­ta ha sor­pren­di­do nue­va­men­te du­ran­te la tra­mi­ta­ción de es­ta in­ves­ti­ga­ción. Es­to, al pun­to de po­ner en ja­que nues­tra es­truc­tu­ra pro­ce­sal pe­nal y de­jar­la en un es­ta­do pe­li­gro­so pa­ra la efi­ca­cia del sis­te­ma. Di­cha ac­ción, ejer­ci­da por los abo­ga­dos de los impu­tados, ha re­ci­bi­do un res­pal­do ju­rí­di­ca­men­te cues­tio­na­ble, pese a no ser sino una ma­nio­bra pa­ra tor­cer los prin­ci­pios que ins­pi­ran la nor­ma­ti­va pro­ce­sal pe­nal.

En­su­ciar la tra­mi­ta­ción de una in­ves­ti­ga­ción, ge­ne­rar des­con­fian­za, des­pres­ti­giar y de­sa­cre­di­tar a quien in­ves­ti­ga una cau­sa com­ple­ja, en que se han ju­ga­do va­lo­res ju­rí­di­cos y so­cia­les re­le­van­tes co­mo la fe pú­bli­ca y la pro­bi­dad, re­sul­ta un buen ne­go­cio, pues afec­ta el co­ra­zón mis­mo de quien ejer­ce la fun­ción de des­pe­jar el ve­lo obs­cu­ro que has­ta aho­ra na­die se ha atre­vi­do a le­van­tar.

Es­pe­ra­mos que no sea es­to lo que es­té ocu­rrien­do en el “Ca­so Pen­ta”, pe­ro re­sul­ta in­sos­la­ya­ble, a me­nos que que­ra­mos pa­re­cer in­ge­nuos, que la di­li­gen­cia de ci­ta­ción a pres­tar de­cla­ra­ción co­mo tes­ti­gos a los fis­ca­les Ga­jar­do y No­ram­bue­na im­por­ta una ma­te­ria­li­za­ción del “to­do va­le” en es­te pro­ce­so. La de­fen­sa es cons­cien­te de lo que ex­po­ne­mos y tam­bién de que an­te cual­quier du­da que le asis­ta res­pec­to a la con­duc­ción de un fis­cal en re­la­ción con una in­ves­ti­ga­ción, exis­ten ca­na­les ad­mi­nis­tra­ti­vos y le­ga­les pa­ra re­mo­ver­lo de una cau­sa.

No po­de­mos me­nos que ex­pre­sar nues­tra más pro­fun­da preo­cu­pa­ción por el gra­ví­si­mo pre­ce­den­te que se ha ge­ne­ra­do, y que abre un es­pa­cio de in­cer­te­za ju­rí­di­ca con gra­ves y per­ni­cio­sos efec­tos no so­lo a ni­ve­les ju­rí­di­cos, sino tam­bién so­cia­les, que pue­den re­sul­tar irre­pa­ra­bles.

Tri­ni­dad Stei­nert

Ana Quin­ta­na pe­ro res­pon­sa­bles. Con con­sen­sos am­plios y po­lí­ti­cas bien im­ple­men­ta­das.

El lla­ma­do de Goic a abor­dar la cri­sis del Se­na­me con ur­gen­cia y sen­ti­do de uni­dad na­cio­nal de­be ser un ejem­plo de lo que que­re­mos co­mo go­bierno. Con­vo­car a to­dos a tra­ba­jar por los desafíos que más apre­mian al país: la pro­tec­ción de la in­fan­cia, la po­bre­za, la mar­gi­na­li­dad, el trá­fi­co de dro­gas, la vio­len­cia con­tra la mu­jer, la de­lin­cuen­cia, el ha­ci­na­mien­to en las cár­ce­les, la des­cen­tra­li­za­ción y tan­tos otros desafíos que re­quie­ren un am­plio con­sen­so na­cio­nal.

La DC siem­pre se ca­rac­te­ri­zó por po­ner al país por so­bre los in­tere­ses par­ti­da­rios o in­di­vi­dua­les. Por­que así se avan­za y las per­so­nas re­cu­pe­ran par­te de la con­fian­za per­di­da en la po­lí­ti­ca. Eso es lo que re­pre­sen­ta Ca­ro­li­na Goic, y por eso es tan re­le­van­te que su can­di­da­tu­ra per­se­ve­re has­ta la elec­ción pre­si­den­cial. mues­tran que el au­men­to en es­tos años ha si­do de 2.185 ca­sos en 2014 a 2.399 en 2016, lo que sig­ni­fi­ca un au­men­to de un 10,9%.

En cual­quier cur­so bá­si­co de es­ta­dís­ti­ca se nos en­se­ña que la es­ca­la de los grá­fi­cos de­be re­fle­jar la mag­ni­tud de la di­fe­ren­cia en­tre ca­da ba­rra.

Fernando Muñoz Po­rras

Pre­si­den­ta

Aso­cia­ción Na­cio­nal de Fis­ca­les

Fis­cal Aso­cia­da

Pro­fe­sor aso­cia­do Es­cue­la de Sa­lud Pú­bli­ca Sal­va­dor Allen­de G. Universidad de Chi­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.