Juez del ca­so Ode­brecht dic­ta pri­sión pre­ven­ti­va con­tra Hu­ma­la y su es­po­sa

► El ex man­da­ta­rio y Na­di­ne He­re­dia se en­tre­ga­ron ano­che e in­gre­sa­ron al ca­la­bo­zo del Pa­la­cio de Jus­ti­cia. ► “Es­ta es la con­fir­ma­ción del abu­so del po­der, al que ha­re­mos fren­te”, di­jo Hu­ma­la al conocer el fa­llo.

La Tercera - - Mundo - David He­via

La si­tua­ción del ex pre­si­den­te pe­ruano Ollan­ta Hu­ma­la y de su es­po­sa, Na­di­ne He­re­dia, ex­pe­ri­men­tó ayer un brus­co cam­bio en ape­nas al­gu­nas ho­ras. Por la ma­ña­na de­cían que la fa­mi­lia tra­ta­ba de “ha­cer una vi­da nor­mal”, mien­tras son­reían an­te la pren­sa apos­ta­da en las afue­ras de su re­si­den­cia li­me­ña. Ano­che, en cam­bio, aban­do­na­ban en vehícu­lo el mis­mo in­mue­ble del ba­rrio Sur­co pa­ra en­tre­gar­se a los tri­bu­na­les.

Y es que el juez Ri­chard Con­cep­ción Car­huan­cho de­cre­tó 18 me­ses de pri­sión pro­vi­sio­nal pa­ra am­bos, in­ves­ti­ga­dos por la pre­sun­ta re­cep­ción de 3 mi­llo­nes de dó­la­res de la em­pre­sa bra­si­le­ña Ode­brecht pa­ra la cam­pa­ña elec­to­ral de 2011 y de di­ne­ro “ilí­ci­to” pro­ce­den­te de Ve­ne­zue­la pa­ra la cam­pa­ña de 2006.

Ape­nas se co­no­ció el pe­di­do de cap­tu­ra y pri­sión pa­ra Hu­ma­la, el ex man­da­ta­rio y su es­po­sa se di­ri­gie­ron des­de su ho­gar a la se­de del Pa­la­cio de Jus­ti­cia, a cu­yo ca­la­bo­zo in­gre­sa­ron an­tes de me­dia­no­che. En el tra­yec­to ha­cia el pe­nal, el ex go­ber­nan­te reac­cio­nó a tra­vés de su cuen­ta de Twit­ter a la me­di­da cau­te­lar adop­ta­da por el ma­gis­tra­do. “Es­ta es la con­fir­ma­ción del abu­so del po­der, al que no­so­tros le ha­re­mos fren­te, en de­fen­sa de nues­tros de­re­chos y de los de­re­chos de to­dos”, de­cla­ró Hu­ma­la. In­me­dia­ta­men­te, los abo­ga­dos de­fen­so­res de Hu­ma­la y He­re­dia, Wil­fre­do Pe­dra­za y Ju­lio Cé­sar Es­pi­no­za, res­pec­ti­va­men­te, anun­cia­ron que ape­la­rán con­tra la de­ci­sión, que con­si­de­ra­ron “ar­bi­tra­ria”. Con es­te dic­ta­men, Hu­ma­la se une al ex­pre­si­den­te Ale­jan­dro To­le­do (2001-2006), pró­fu­go en los EE.UU de la Jus­ti­cia pe­rua­na acu­sa­do de ha­ber re­ci­bi­do US$ 20 mi­llo­nes de Ode­brecht pa­ra fa­ci­li­tar sus ne­go­cios en el país, en la lis­ta de man­da­ta­rios pe­rua­nos sal­pi­ca­dos por la co­rrup­ción. Tam­bién se­rá el se­gun­do ex pre­si­den­te pe­ruano en­car­ce­la­do en el país, tras Al­ber­to Fu­ji­mo­ri (1990-2000), con­de­na­do por va­rios ca­sos de co­rrup­ción y vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos co­me­ti­dos ba­jo su man­da­to.

Ar­gu­men­tos del juez

El juez acep­tó el pe­di­do de la fis­ca­lía de en­car­ce­lar a la pa­re­ja, de­ci­sión que con­si­de­ró “idó­nea, ne­ce­sa­ria y pro­por­cio­nal” pa­ra ga­ran­ti­zar su pre­sen­cia en el jui­cio que se se­gui­rá en su con­tra. Se­gún el ma­gis­tra­do, exis­te “un al­to gra­do de pro­ba­bi­li­dad” de que am­bos ha­yan co­me­ti­do los de­li­tos que se les impu­ta.

El juez apun­tó que con las nue- vas prue­bas que apor­tó la fis­ca­lía con­flu­ye­ron cri­te­rios co­mo la gra­ve­dad de la pe­na, la mag­ni­tud del da­ño cau­sa­do, y la per­te­nen­cia a una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal en el ca­so del ex man­da­ta­rio pa­ra jus­ti­fi­car la sen­ten­cia.

Se­gún las prue­bas es­gri­mi­das, Hu­ma­la ya ha­bría in­ten­ta­do ma­ni­pu­lar la ac­ción de la jus­ti­cia a tra­vés de pre­sio­nes a tes­ti­gos, y que eso le ha­bría va­li­do pa­ra sa­lir ab­suel­to en otros juicios co­mo el que se si­guió por el ca­so Ma­dre Mía. En cuan­to a He­re­dia, el juez Con­cep­ción afir­mó que la pri­sión pre­ven­ti­va evi­ta­rá que pue­da obs­ta­cu­li­zar la ac­ción pro­ba­to­ria y que se sus­trai­ga de la ac­ción de la jus­ti­cia, al­go que a su jui­cio ha­bía in­ten­ta­do ha­cer al con­se­guir “de fa­vor” un em­pleo en Gi­ne­bra en el Fon­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción (FAO), al que pos­te­rior­men­te re­nun­ció.

Se­gún di­jo, ese em­pleo se de­bió a la vin­cu­la­ción con Ode­brecht, con el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) del ex pre­si­den­te bra­si­le­ño Lu­la da Sil­va y con el di­rec­tor de la or­ga­ni­za­ción Jo­sé Gra­ziano, pró­xi­mo al ex man­da­ta­rio bra­si­le­ño. El ma­gis­tra­do tam­bién con­si­de­ró co­mo “ele­men­tos de con- vic­ción” las de­cla­ra­cio­nes de tes­ti­gos que afir­ma­ron que He­re­dia y Hu­ma­la ha­bía re­ci­bi­do di­ne­ro de la em­ba­ja­da de Ve­ne­zue­la pa­ra su cam­pa­ña elec­to­ral en 2006.

“Exis­te un al­to gra­do de pro­ba­bi­li­dad de que han re­ci­bi­do di­ne­ro de Ve­ne­zue­la, dos per­so­nas han pre­sen­cia­do que sa­ca­ban ma­le­tas con bi­lle­tes de la em­ba­ja­da”, y el te­so­re­ro del par­ti­do, Ilan He­re­dia, tam­bién re­ci­bía di­ne­ro del ex­tran­je­ro en mo­chi­las, in­di­có Con­cep­ción.

Pa­ra la cam­pa­ña del 2011, de acuer­do a la in­ves­ti­ga­ción fis­cal, se les atri­bu­ye ha­ber re­ci­bi­do di­ne­ro de las empresas bra­si­le­ñas Ode­brecht y OAS que ha­brían co­lo­ca­do en la cam­pa­ña pre­si­den­cial, des­pués de ha­ber si­mu­la­do apor­tes in­di­vi­dua­les a su par­ti­do. “Co­mien­zan a ce­rrar­se los va­cíos que se te­nían ini­cial­men­te, Ode­brecht vie­ne y di­ce que OH es Ollan­ta Hu­ma­la”, afir­mó el juez, en re­fe­ren­cia a las ano­ta­cio­nes del sen­ten­cia­do due­ño de la cons­truc­to­ra so­bre quie­nes re­ci­bie­ron los so­bor­nos de es­ta com­pa­ñía. Mar­ce­lo Ode­brecht ad­mi­tió an­te la jus­ti­cia bra­si­le­ña que se pa­ga­ron US$ 3 mi­llo­nes a Hu­ma­la pa­ra su cam­pa­ña en 2011 a so­li­ci­tud del PT.

“El pe­di­do fue jus­ti­fi­ca­do en esa épo­ca por una cues­tión geo­po­lí­ti­ca, es de­cir, una pro­xi­mi­dad ideo­ló­gi­ca en­tre el pre­si­den­te Lu­la y el pre­si­den­te (sic) Ollan­ta Hu­ma­la”, se­ña­ló la trans­crip­ción de su tes­ti­mo­nio a la fis­ca­lía, da­do a conocer ayer por la revista Ca­re­tas.

Ode­brecht sos­tu­vo que su re­pre­sen­tan­te en Pe­rú, Jor­ge Ba­ra­ta se sin­tió “in­có­mo­do” an­te el pe­di­do de apo­yar a Hu­ma­la, por­que con­si­de­ra­ba que Kei­ko Fu­ji­mo­ri iba a ga­nar las elec­cio­nes de 2011.

“In­clu­so en aque­lla épo­ca has­ta le su­ge­rí, mi­ra, si tie­nes al­gún te­mor de que va­ya a ha­ber

Al­ber­to Fu­ji­mo­ri

Cum­ple una con­de­na de 25 años de cár­cel por vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos ba­jo su ré­gi­men que se ex­ten­dió de 1990 a 2000.

Ale­jan­dro To­le­do

El ex man­da­ta­rio se en­cuen­tra en EE.UU. con una or­den de cap­tu­ra acu­sa­do de ha­ber re­ci­bi­do US$ 20 mi­llo­nes de Ode­brecht.

re­pre­sa­lias, por­que in­clu­so en esa épo­ca él creía que quien iba a ga­nar, si no me equi­vo­co, era Kei­ko Fu­ji­mo­ri, y le di­je: mi­ra, de­ci­de tú, apó­ya­la a ella más. In­clu­so, hi­ce una ano­ta­ción, en aque­lla épo­ca, mi­ra apo­ya a Kei­ko más si pien­sas que hay pe­li­gro de re­pre­sa­lias”, agre­gó el em­pre­sa­rio.

Ode­brecht re­mar­có que “so­lo Ba­ra­ta pue­de de­cir có­mo fue” que se re­par­tió el apor­te a los can­di­da­tos en Pe­rú, pe­ro re­co­no­ció que “era un há­bi­to” que apo­ya­ran “a los prin­ci­pa­les can­di­da­tos” en las elec­cio­nes de los paí­ses en los que tra­ba­ja­ban.

“En reali­dad, no pue­do de­cir cuán­to fue, pa­ra quién fue, pe­ro di­go que con se­gu­ri­dad sí apo­yá­ba­mos a los prin­ci­pa­les can­di­da­tos en to­das las elec­cio­nes, y con to­da se­gu­ri­dad, a pe­sar de que no pue­do de­cir­le a us­ted el nú­me­ro y to­do, en esas elec­cio­nes del 2011, de­be­mos ha­ber apo­ya­do a Kei­ko, eh... pro­ba­ble­men­te al can­di­da­to del par­ti­do (apris­ta) de Alan Gar­cía tam­bién”, in­di­có.b

►► Par­ti­da­rios de Hu­ma­la pro­tes­ta­ron fren­te al pe­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.