S&P re­cor­ta no­ta de Chi­le an­te ba­jo PIB y ma­yor deu­da, y ad­vier­te “pre­sión po­lí­ti­ca” pa­ra su­bir gas­to

► Agen­cia de cla­si­fi­ca­ción re­cor­tó el ra­ting del país por pri­me­ra vez des­de que re­tor­nó a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, en 1992. ► El mi­nis­tro de Ha­cien­da ad­mi­tió que se tra­ta de “una ma­la no­ti­cia”, aun­que Chi­le si­gue co­mo el me­jor ca­li­fi­ca­do de Amé­ri­ca L

La Tercera - - Negocios - AAA AA+ AA AAA+ A ABBB+ BBB BBBBB+ BB BBB+ B Ro­dri­go Val­dés Ro­dri­go Ara­ve­na

C. Morales / P. Guar­da/ V. Pe­ter­sen

Por pri­me­ra vez des­de que Chi­le re­tor­nó a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les a ini­cios de la dé­ca­da de los 90 -en 1992 ob­tu­vo su pri­me­ra cla­si­fi­ca­ción de ries­go- una agen­cia in­ter­na­cio­nal de­ci­dió re­ba­jar su no­ta so­be­ra­na. S&P Glo­bal Ra­tings anun­ció ayer que re­cor­tó la ca­li­fi­ca­ción cre­di­ti­cia en mo­ne­da ex­tran­je­ra a lar­go pla­zo des­de ‘AA-’ a ‘A+’ da­do el con­ti­nuo ba­jo cre­ci­mien­to, el au­men­to de la deu­da y su ne­ga­ti­vo im­pac­to so­bre las fi­nan­zas pú­bli­cas.

La ac­ción, que ubi­ca al país en la mis­ma ca­te­go­ría de mer­ca­dos co­mo Ja­pón, Is­rael e Ir­lan­da, se pro­du­jo seis me­ses des­pués de que la firma co­lo­có la pers­pec­ti­va en ne­ga­ti­va, vi­sión que aho­ra pa­só a es­ta­ble. Con to­do, a pe­sar de es­te cam­bio, Chi­le se man­tie­ne en el seg­men­to de gra­do de in­ver­sión y si­gue sien­do el me­jor ca­li­fi­ca­do den­tro de Amé­ri­ca La­ti­na (ver in­fo­gra­fía).

“La re­ba­ja re­fle­ja un pro­lon­ga­do cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co dé­bil que ha da­ña­do los in­gre­sos fis­ca­les, ha con­tri­bui­do a au­men­tos en la car­ga de deu­da del go­bierno y ha ero­sio­na­do el per­fil ma­cro­eco­nó­mi­co del país”, ase­gu­ró la agen­cia en el re­por­te. “Es­to ha re­sul­ta­do en una mo­des­ta al­za en la vul­ne­ra­bi­li­dad de Chi­le an­te shocks ex­ter­nos”, agre­gó.

S&P de­ta­lló que los to­da­vía ba­jos pre­cios del co­bre y la ba­ja con­fian­za em­pre­sa­rial con­ti­núan res­trin­gien­do el con­su­mo pri­va­do y la in­ver­sión, lo que li­mi­ta las pers­pec­ti­vas pa­ra la ex­pan­sión del PIB. La cla­si­fi­ca­do­ra proyecta un avan­ce de 1,6% pa­ra es­te año –la mis­ma ta­sa re­gis­tra­da en 2016– y un li­ge­ro re­pun­te a 2% en el pró­xi­mo ejer­ci­cio.

De­te­rio­ro fis­cal

La em­pre­sa pre­ci­só que el me-

Gra­do de ca­li­dad di­na­mis­mo de la ac­ti­vi­dad do­més­ti­ca y la fuer­te pre­sión po­lí­ti­ca pa­ra ele­var el gas­to so­cial han con­tri­bui­do a una ma­yor deu­da gu­ber­na­men­tal. De he­cho, pre­vé que la deu­da ge­ne­ral bru­ta lle­ga­rá a 25,7% del PIB en 2017, ci­fra que po­dría es­ca­lar a 28,5% a fi­nes de 2019, da­dos los con­ti­nuos dé­fi­cit fis­ca­les mo­des­tos.

“La com­bi­na­ción de va­rios años de ba­jo cre­ci­mien­to (...) y la fuer­te pre­sión po­lí­ti­ca pa­ra au­men­tar el gas­to en pro­gra­mas so­cia­les ha con­tri­bui­do a una cre­cien­te car­ga de deu­da gu­ber­na­men­tal”, se­ña­la el do­cu­men­to, aña­dien­do que es­to ha lle­va­do a va­rios años de per­sis­ten­tes dé­fi­cit fis­ca­les, en con­tras­te con un su­pe­rá­vit fis­cal de 2,3% del PIB, en pro­me­dio, du­ran­te 2003-2012”, pun­tua­li­zó el aná­li­sis.

La agen­cia an­ti­ci­pa que el dé­fi­cit efec­ti­vo tre­pa­rá des­de 2,7% el año pa­sa­do a 3,1% en 2017, pa­ra lue­go ba­jar a 2,5% en 2019.

A jui­cio de S&P, es po­co pro­ba­ble que el pró­xi­mo go­bierno au­men­te los im­pues­tos en los si­guien­tes dos años “lue­go de la con­tro­ver­sia aso­cia­da con su re­cien­te re­for­ma tri­bu­ta­ria”. Por lo mis­mo, si el co­bre se man­tie­ne ba­jo y la eco­no­mía mun­dial no se re­nor cu­pe­ra, “la car­ga del po­ten­cial ajus­te fis­cal pro­ba­ble­men­te cae­rá so­bre el gas­to”.

De acuer­do con el do­cu­men­to, la pers­pec­ti­va po­dría ser re­vi­sa­da a ne­ga­ti­va en los pró­xi­mos dos años si es que el cre­ci­mien­to es me­nor al es­ti­ma­do o en el ca­so de una de­bi­li­dad ines­pe­ra­da en el com­pro­mi­so del país con po­lí­ti­cas fis­cal y mo­ne­ta­ria pru­den­tes.

Por el con­tra­rio, la pers­pec­ti­va po­dría cam­biar a po­si­ti­va en el mis­mo pla­zo si se pro­du­ce una re­cu­pe­ra­ción sos­te­ni­da en el cre­ci­mien­to y si la eco­no­mía con­ti­núa di­ver­si­fi­cán­do­se.

El mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ro­dri­go Val­dés, re­co­no­ció que “es­ta re­ba­ja, quie­ro de­cir­lo sin nin­gu­na am­bi­güe­dad, es evi­den­te­men­te una ma­la no­ti­cia”, des­ta­can­do que “es la pri­me­ra des­de que te­ne­mos ra­ting con es­ta cla­si­fi­ca­do­ra y nos re­tro­trae al ra­ting que tu­vi­mos has­ta el 2010, aun­que nos de­ja un es­ca­lón en­ci­ma del que te­nía­mos en 2006”.

So­bre el ca­mino a se­guir, el je­fe de las fi­nan­zas pú­bli­cas ad­vir­tió que “si al­guien pen­sa­ba que era tiem­po de sa­lir­nos un po­qui­to, de ha­cer un po­co más de gas­to, la ver­dad es que no exis­te ese es­pa­cio”, alu­dien­do al Pre­su­pues­to 2018.

“Es­ta re­ba­ja, sin nin­gu­na am­bi­güe­dad, es evi­den­te­men­te una ma­la no­ti­cia”.

“Es más im­por­tan­te que nun­ca ver muy de cer­ca la dis­cu­sión pre­su­pues­ta­ria”.

Mi­nis­tro de Ha­cien­da

Eco­no­mis­ta je­fe de Ban­co de Chi­le

Pre­sión por me­nor gas­to

La no­ti­cia co­no­ci­da la tar­de de ayer es­tu­vo muy le­jos de ser una sor­pre­sa pa­ra el mer­ca­do, que des­de ha­ce un tiem­po ya ha­bía in­ter­na­li­za­do la con­cre­ción de es­ta po­si­bi­li­dad.

En es­ta lí­nea, los ana­lis­tas coin­ci­den en que el im­pac­to en ma­te­ria fi­nan­cie­ra (pri­mas por ries­go, ta­sas y ti­po de cam­bio, en­tre otros ac­ti­vos) se­rá muy mar­gi­nal, da­do que la ba­ja en la ca­li­fi­ca­ción ya es­ta­ba des­con­ta­da.

“Cuan­do uno mi­ra­ba có­mo se es­ta­ban com­por­tan­do los pre­mios por ries­go de Chi­le y ha­cien­do una com­pa­ra­ción con otros paí­ses emer­gen­tes,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.