Aru aca­ba con el au­ra in­ven­ci­ble de Froo­me

►El in­glés pier­de el ama­ri­llo por pri­me­ra vez en sus Tours, tras la gran eta­pa pi­re­nai­ca, ga­na­da por Bar­det. AG2R 5.49’38” Can­non­da­le a 2” As­ta­na a 2” Sky a22” 52.51’49” a 6” a 25” a 55’’

La Tercera - - Deportes - Car­los Arri­bas ( El País) Cla­si­fi­ca­ción ge­ne­ral As­ta­na Sky AG2R Can­non­da­le Hoy, eta­pa 13: Saint Gi­rons-Foix (101 km)

Las pá­ja­ras lle­gan sin avi­sar. Na­die es­pe­ra­ba que Ch­ris Froo­me pu­die­ra per­der así, en lo que se tar­da en chas­car los de­dos, el mai­llot ama­ri­llo. Y lo hi­zo, por pri­me­ra vez en su ca­rre­ra, jus­to cuan­do res­pon­día, co­mo ha­bía avi­sa­do, a un ata­que de Fa­bio Aru. “Me pe­ga­ré con pe­ga­men­to a su rue­da”, ha­bía ad­ver­ti­do, pe­ro lle­ga­do el mo­men­to no en­con­tró pe­ga­men­to en las re­ser­vas de su cuer­po, ni fuer­zas en sus pier­nas. Tras un sprint a cá­ma­ra len­ta en un mu­ro sin fi­nal ni pie­dad, Aru cru­zó la me­ta ter­ce­ro (a dos se­gun­dos del ga­na­dor, el fran­cés Bar­det), se vol­vió y vio a Froo­me en la le­ja­nía, pe­da­lean­do sen­ta­do en el si­llín de una bi­ci­cle­ta que más que avan­zar se arras­tra­ba bam­bo­leán­do­se de la­do a la­do. “Mi­ré en­ton­ces el cro­nó­me­tro de la me­ta y em­pe­cé a ha­cer cálcu­los”, di­ce el sar­do. “Y, sí, me di cuen­ta de que era el lí­der del Tour”.

En 350 me­tros, Froo­me per­dió 20” (más cua­tro de bo­ni­fi­ca­ción), más tiem­po que el que nun­ca ha­bía ce­di­do an­te un ata­que di­rec­to de un ri­val en to­dos los días de sus tres Tours an­te­rio­res. El cam­bio ha lle­ga­do. És­te es el va­lor de la de­rro- ta del in­glés en el ae­ró­dro­mo de mon­ta­ña de Pey­ra­gu­des tras una eta­pa de más de 200 ki­ló­me­tros de Pi­ri­neos en­ca­de­na­dos co­rri­da a 36 por ho­ra al rit­mo de­sen­fre­na­do de un Sky ace­le­ra­do. La ven­ta­ja de Aru es de só­lo 6”, pe­ro Froo­me ha per­di­do el au­ra que le ha­cía pa­re­cer in­to­ca­ble. “Per­der el mai­llot no es te­rri­ble”, di­ce Nico Por­tal, di­rec­tor del Sky. “Pe­ro ha­ce da­ño al co­ra­zón”. Los gran­des epi­ta­fios se es­cri­ben así, ca­si sin ser cons­cien­tes de que lo son.

Froo­me ni tie­ne ga­na­do ni per­di­do el Tour por­que ni si­quie­ra Aru es un lí­der só­li­do. Pe­ro ayer, tras 200 ki­ló­me­tros a un rit­mo que no era el su­yo, lan­za­do por su equi­po pa­ra con­tro­lar una lar­ga es­ca­pa­da aje­na, ba­jó la ca­be­za. Al fi­nal, su pro­pio com­pa­ñe­ro Lan­da, fres­co co­mo una le­chu­ga, pe­ro con­de­na­do a ser su gre­ga­rio, le ade­lan­tó por la iz­quier­da. Le mos­tró, co­mo el mis­mo in­glés a Wig­gins ha­ce cin­co años, que era más fuer­te. Aru fi­nal­men­te le arre­ba­tó el li­de­ra­to. Y Froo­me só­lo di­jo: “He da­do el má­xi­mo, pe­ro no te­nía pier­nas”.b

FO­TO: AFP

►► Ch­ris Froo­me, en la eta­pa de ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.