“La gen­te es mu­cho más cruel que los co­me­dian­tes”

Co­me­dian­te ► La ac­triz ha­bla con La Ter­ce­ra so­bre Sin mie­do, el show que es­tre­na­rá en agosto.

La Tercera - - Sociedad Espectáculos - An­drés del Real de la co­me­dia. El club

Pa­ra Na­ta­lia Val­de­be­ni­to, ser una co­me­dian­te fe­mi­nis­ta exi­to­sa to­da­vía no su­po­ne un pe­li­gro pa­ra su in­te­gri­dad. Pe­ro sí re­co­no­ce que le han me­ti­do mie­do. “Las per­so­nas se asus­tan, pa­ra bien y pa­ra mal. Me han pe­di­do que me ca­lle por­que me pue­de pa­sar al­go, en bue­na on­da y preo­cu­pa­dos por mí, pe­ro tam­bién co­mo una ame­na­za, en­ton­ces es­to es co­mo una res­pues­ta a to­dos ellos”, di­ce a pro­pó­si­to del nue­vo show uni­per­so­nal que es­tre­na­rá el 18 de agosto, ti­tu­la­do jus­ta­men­te Sin mie­do.

No quie­re ade­lan­tar mu­chos de­ta­lles de la su­ce­so­ra de Gri­to­na, la ru­ti­na con la que re­co­rrió Chi­le y triun­fó en Vi­ña 2016, pe­ro re­co­no­ce que es­te re­gre­so al stand up co­medy trae nue­vos ele­men­tos y una ma­du­rez en su ofi­cio. “Es me­jo­rar lo que ya se cons­tru­yó. Ha­ce dos años era una gua­gua y aho­ra me sien­to muy dis­tin­ta. Esa ex­pe­rien­cia me la dio Gri­to­na”, ase­gu­ra la ac­triz, quien pa­ra su nue­vo es­pec­tácu­lo se nu­trió de ob­ser­va­cio­nes tri­via­les e ideas sur­gi­das de las re­des so­cia­les, la otra trin­che­ra -jun­to con el es­ce­na­rio y la ra­dio- don­de pe­lea por los de­re­chos de las mu­je­res y, en oca­sio­nes, con­tra al­gún co­le­ga, co­mo ocu­rrió el mes pa­sa­do con Ar­tu­ro Ruiz-Ta­gle. “A mí me di­cen co­sas to­do el día, pe­ro en vez de llo­rar me pu­se a es­cri­bir una ru­ti­na fan­tás­ti­ca”, ex­pli­ca con una car­ca­ja­da.

Con lo aca­lo­ra­do del debate, ¿cree que hay que ser va­lien­te pa­ra ha­cer hu­mor fe­mi­nis­ta?

Has­ta aho­ra no me ha pa­sa­do na­da con­cre­to y es­pe­ro que nun­ca ocu­rra, por to­das las per­so­nas a las que les gus­ta ir a ver es­to. Lo que sí me pa­re­ce ne­ce­sa­rio que se­pan es que, di­gan lo que di­gan, es­to no va a pa­rar. Yo no voy a pa­rar y hay mu­cha gen­te que no va pa­rar. Por otro la­do, aun­que es­te show pue­de ser ca­ta­lo­ga­do de fe­mi­nis­ta, a mí tam­bién me gus­ta pen­sar que me pue­de es­tar es­cu­chan­do cual­quier

per­so­na, tie­ne otros te­mas que pa­ra en­ten­der­los no tie­nes que ser tan in­te­li­gen­te (ja­ja­ja).

Mu­cha gen­te ha sa­li­do a re­cla­mar lí­mi­tes pa­ra el hu­mor. ¿Le pa­re­cen opi­nio­nes aten­di­bles?

Yo creo que cri­ti­car, opi­nar, lo pue­den ha­cer to­dos. Uno no pue­de me­dir có­mo las per­so­nas te ven. Yo ya no me ha­go pro­ble­ma con eso. Pa­ra mí, es­cu­char a Al­ber­to Pla­za es lo mis­mo que leer a la per­so­na que tie­ne tres se­gui­do­res en Twit­ter y que me di­ce al­go muy pa­re­ci­do.

¿Se pue­de se­guir ha­cien­do co­me­dia so­bre to­do?

Se pue­de, cla­ro, pe­ro tam­bién uno tie­ne que ele­gir. Hay mo­men­tos, hay pú­bli­cos, es un te­ma de sen­ti­do co­mún fi­nal­men­te, cuan­do te en­fren­tas al pú­bli­co y sien­tes la ener­gía. La gen­te no lo di­ce pe­ro les en­can­ta el hu­mor ne­gro, bur­lar­se des­pec­ti­va­men­te de las per­so­nas. Son mu­cho más crue­les que los co­me­dian­tes, sin du­da, pe­ro es más fá­cil cri­ti­car­nos.

Ha­ce diez años de­bu­tó en

¿Le han ofre­ci­do vol­ver a la TV o pro­yec­tos ac­to­ra­les en es­te tiem­po?

Yo no voy a ser nun­ca la co­me­dian­te que an­da llo­ran­do que quie­re ha­cer te­le­se­ries. Es­toy fe­liz en el ca­mino que ele­gí. Me han ofre­ci­do, pe­ro no ten­go tiem­po. Pre­fie­ro lle­var a ca­bo mis pro­pios pro­yec­tos que los de al­guien más.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.