“Los ni­ños trans­gé­ne­ro son una reali­dad, no in­ven­to de los pa­dres”

► El pres­bí­te­ro se re­fie­re a la po­lé­mi­ca que ge­ne­ró el “Bus de la Li­ber­tad” y ase­gu­ra que el Es­ta­do de­be “proteger la di­ver­si­dad” . ► So­bre la cri­sis del Se­na­me, se­ña­la que la elec­ción pre­si­den­cial no de­be des­viar la atención de la ur­gen­te pro­tec­ción de l

La Tercera - - Nacional - Ca­mi­la Mar­do­nes

La se­ma­na es­tu­vo mar­ca­da por la vi­si­ta del “Bus de la Li­ber­tad” y las ten­sas pro­tes­tas en­tre sus ad­he­ren­tes y opo­si­to­res. “- Es­ta­do + Fa­mi­lia”, es la con­sig­na que de­fien­den los or­ga­ni­za­do­res de la ini­cia­ti­va, com­pues­ta por en­ti­da­des en su ma­yo­ría cris­tia­nas. El sa­cer­do­te je­sui­ta Fe­li­pe Be­rríos si­guió la con­tin­gen­cia des­de el cam­pa­men­to La Chim­ba, en An­to­fa­gas­ta, don­de vive des­de 2015, y con­ver­só con no so­lo so­bre el pa­so de los bu­ses, sino tam­bién so­bre pro­yec­tos co­mo la Ley de Iden­ti­dad de Gé­ne­ro y la pos­tu­ra de la Igle­sia Ca­tó­li­ca en torno a temas co­mo la di­ver­si­dad se­xual.

La Ter­ce­ra ¿Por qué cree que el bus ge­ne­ró tan­ta ten­sión?

Me da la sen­sa­ción de que el bus, más que pro­vo­car una to­ma de con­cien­cia, agre­de. Por eso, la gen­te ha reac­cio­na­do así. El bus afir­ma co­sas que, si bien se su­po­ne que tie­nen un con­te­ni­do de­trás, no se sa­be, ni que­da ex­plí­ci­to, de dón­de se sa­ca esa ver­dad y la gen­te se sien­te agre­di­da con esos men­sa­jes.

Du­ran­te las ma­ni­fes­ta­cio­nes hu­bo in­sul­tos, de­te­ni­dos y per­so­nas que ra­ya­ban el bus. ¿Cuál cree que es el pro­ble­ma?

Nos fal­ta más diá­lo­go en la so­cie­dad ac­tual y más ca­pa­ci­dad de es­cu­char temas co­mo, por ejem­plo, el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio y la des­pe­na­li­za­ción del abor­to. A ve­ces se tra­du­ce mu­cho en es­tar de acuer­do o no, pe­ro hay po­ca ca­pa­ci­dad de es­cu­char e ir más al fon­do. Ahí es don­de vie­nen las agre­sio­nes y las des­ca­li­fi­ca­cio­nes.

¿Ha­ce fal­ta más in­for­ma­ción?

La so­cie­dad chi­le­na ha te­ni­do cam­bios muy brus­cos, que a ve­ces re­quie­ren de más tiempo pa­ra po­der ser di­ge­ri­dos, pa­ra ob­te­ner me­jor in­for­ma­ción y es­cu­char al otro. Al­gu­nos sien­ten ese cam­bio co­mo un des­mo­ro­na­mien­to de lo que apren­die­ron de sus pa­dres y de sus abue­los. Lo ven co­mo una in­tro­mi­sión y por eso hay reacciones tan vio­len­tas. Tam­bién pien­so que a las per­so­nas les cues­ta ha­cer una dis­tin­ción en­tre lo que es mi opi­nión per­so­nal, de acuer­do a mis va­lo­res y sen­ti­do de la vi­da, fren­te a lo que tie­ne que ga­ran­ti­zar un Es­ta­do, que se mue­ve en una cul­tu­ra que es di­ver­sa.

Los gru­pos que tra­je­ron el bus son or­ga­ni­za­cio­nes cris­tia­nas. ¿Qué opi­nión tie­ne de ellos? ¿Fue un error traer­lo?

Es­ta no es una idea ori­gi­nal, es al­go que se tomó de Eu­ro­pa. Creo que co­mo pro­pa­gan­da es muy bue­na, por­que son gru­pos mi­no­ri­ta­rios que tie­nen una re­per­cu­sión me­diá­ti­ca muy fuer­te a raíz de es­te bus. Pe­ro tam­bién me pa­re­ce que la pos­tu­ra de es­tos gru­pos no ayu­da a que ha­ya real­men­te una for­ma­ción en la so­cie­dad. Por­que no­so­tros te­ne­mos que for­mar­nos en es­tos temas, no sen­tir que nos quie­ren ata­car. Te­ne­mos que cre­cer en nues­tra vi­sión so­bre la ho­mo­se­xua­li­dad, so­bre las per­so­nas

“La pos­tu­ra de es­tos gru­pos no ayu­da a que ha­ya real­men­te una for­ma­ción en la so­cie­dad. Te­ne­mos que for­mar­nos en esos temas, no sen­tir­nos ata­ca­dos”.

FO­TO: AR­CHI­VO

►► El sa­cer­do­te je­sui­ta Fe­li­pe Be­rríos, en su ca­sa del cam­pa­men­to La Chim­ba, An­to­fa­gas­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.