Sen­sa­ción de de­rro­ta

La Tercera - - Opinión - Axel Buch­heis­ter Abo­ga­do

LAS CANDIDATURAS pre­si­den­cia­les del ofi­cia­lis­mo han de­ri­va­do en un cua­dro to­tal­men­te in­com­pren­si­ble. Eso cuan­do las re­cien­tes pri­ma­rias mos­tra­ron que el Fren­te Am­plio es una fuer­za po­lí­ti­ca de al­can­ce li­mi­ta­do y que su es­pí­ri­tu re­for­mis­ta ra­di­cal no mo­vi­li­za al grue­so de los vo­tan­tes.

Por lo mis­mo, no tie­ne sen­ti­do que la Nue­va Ma­yo­ría se iz­quier­di­ce y que pro­cla­me la con­ti­nui­dad de las re­for­mas del ac­tual go­bierno, que no go­zan del fa­vor ciu­da­dano. La ló­gi­ca acon­se­ja bus­car el cen­tro y mos­trar me­su­ra, que no es lo que ha de­cla­ra­do Ale­jan­dro Gui­llier y no se le di­vi­sa un áni­mo de cam­biar su pos­tu­ra.

Por otra par­te, dos en­cues­tas re­cien­tes in­di­can que Bea­triz Sán­chez dio al­can­ce al can­di­da­to de la Nue­va Ma­yo­ría (en una hay un em­pa­te téc­ni­co y en otra lo su­pera). Si bien es­tos son­deos son cues­tio­na­bles por con­tra­riar la evi­den­cia que flu­ye de las pri­ma­rias, se pue­den ver co­mo el re­fle­jo de que al­go es­tá su­ce­dien­do, que no se­ría tan­to el cre­ci­mien­to de Sán­chez co­mo el de­te­rio­ro de Gui­llier. Es­to, por lo de­más, ya lo ha­bían in­di­ca­do an­te­rio­res son­deos. En­ton­ces, es im­pe­ra­ti­vo rec­ti­fi­car. Y sin du­da hay una fa­lla en el des­or­den in­terno en la cam­pa­ña y en la au­sen­cia de cla­ri­dad en las ideas. Es de­cir, que la teo­ría de la can­di­da­tu­ra ciu­da­da­na y ho­ri­zon­tal que se ar­ma so­la no es­tá sir­vien­do. La me­jor prue­ba de ello fue creer que la gen­te iría so­la a las no­ta­rías a pa­tro­ci­nar al can­di­da­to. No es así, el “diá­lo­go con la gen­te” no bas­ta, hay que lle­var­los a fir­mar. Y pa­ra es­to es útil una má­qui­na acei­ta­da, so­bre to­do cuan­do el tiem­po es­ca­sea, que la tie­nen los par­ti­dos.

Per­so­na­li­da­des de la Nue­va Ma­yo­ría le han pe­di­do al can­di­da­to que nom­bre un “ge­ne­ra­lí­si­mo”, que en buen chi­leno sig- ni­fi­ca que se or­de­ne y que ha­ya una es­truc­tu­ra, li­de­ra­da por al­guien con ex­pe­rien­cia, que ha­ga fun­cio­nar las co­sas. Pe­ro le­jos de rec­ti­fi­car, Gui­llier in­sis­te en la in­de­pen­den­cia y re­cha­za ha­cer un nom­bra­mien­to así. Di­ce que si no les gus­ta, que se bus­quen a otro. Y no es pri­me­ra vez que plan­tea que se pue­de re­ti­rar y que no se­ría tan dra­má­ti­co pa­ra él que su­ce­da. To­do es­to ha ido pro­vo­can­do una desafec­ción, tan­to que el se­na­dor Gi­rar­di se per­mi­tió ca­li­fi­car­lo co­mo un “cas­ti­go” pa­ra el sec­tor.

A su turno, la DC tam­po­co ha­ce las co­sas bien. Por­que la po­si­bi­li­dad de que en la NM le ha­gan ca­so a Gui­llier y bus­quen a otro, no se pue­de des­car­tar. Se­ría la gran opor­tu­ni­dad de su can­di­da­ta, a pe­sar de que le ha cos­ta­do des­pe­gar, ya que no se ve que al­guno nue­vo es­té dis­po­ni­ble. Sin em­bar­go, se di­ce que in­ter­na­men­te en el par­ti­do hay quie­nes le “es­tán ase­rru­chan­do el pi­so”, fun­da­men­tal­men­te en­tre can­di­da­tos par­la­men­ta­rios que te­men por su pro­pia elec­ción. In­com­pren­si­ble, por­que ¿aca­so al­guno pien­sa a es­ta al­tu­ra que sa­car­se la foto con Gui­llier le ase­gu­ra al­go? Pa­ra ma­yor con­fu­sión, se es­tá eva­luan­do ha­cer lis­ta par­la­men­ta­ria co­mún con los ra­di­ca­les, lo que sig­ni­fi­ca que al­gu­nos en ella pon­drán la foto de Goic y otros de Gui­llier, lo que los ter­mi­na­ría en­fren­tan­do y di­fí­cil­men­te su­ma­ría, que es lo pro­pio de una lis­ta. O qui­zás, se­ría la an­te­sa­la del aban­dono de he­cho de las candidaturas de am­bos.

Es que la sen­sa­ción de de­rro­ta pa­re­ce es­tar­se ins­ta­lan­do y con­tra eso no hay mu­cho qué ha­cer.

¿Aca­so al­guno pien­sa a es­tas al­tu­ras que sa­car­se la foto con Gui­llier le ase­gu­ra al­go? Es que la sen­sa­ción de de­rro­ta pa­re­ce ya ins­ta­la­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.