¿Va­lió la pe­na?

La Tercera - - Opinión - Jor­ge Na­va­rre­te Abo­ga­do

ES UN lu­gar co­mún uti­li­zar la ex­pre­sión “pa­to co­jo” pa­ra re­fe­rir­se a la pér­di­da de re­le­van­cia que ex­pe­ri­men­tan las ad­mi­nis­tra­cio­nes el úl­ti­mo año de su man­da­to. Y es­te go­bierno no ha si­do la ex­cep­ción. Más to­da­vía, des­pués de un lar­go y sos­te­ni­do pe­río­do de ba­ja ad­he­sión ciu­da­da­na en las en­cues­tas, su­ma­do al evi­den­te de­te­rio­ro y des­com­po­si­ción que tam­bién ex­pe­ri­men­tan los par­ti­dos ofi­cia­lis­tas.

“No se­rá fá­cil”, de­cía Mi­che­lle Ba­che­let en su pri­mer dis­cur­so co­mo can­di­da­ta elec­ta. Y va­ya que no lo fue. A la pre­vi­si­ble re­sis­ten­cia que ge­ne­ra­rían un con­jun­to de re­for­mas que cues­tio­na­ban po­de­ro­sos in­tere­ses, lar­ga­men­te arrai­ga­dos por cier­to, se su­mó un equi­vo­ca­do di­se­ño po­lí­ti­co, cu­ya tar­dan­za en re­em­pla­zar a sus prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas qui­zás con­tri­bu­yó a que el da­ño fue­ra irre­pa­ra­ble. Más to­da­vía, fui­mos tes­ti­gos de de­ma­sia­das y cruen­tas tra­ge­dias na­tu­ra­les, a las que de­bi­mos su­mar los te­rre­mo­tos po­lí­ti­cos, sien­do el ca­so Ca­val una da­ga que de­jó una pro­fun­da he­ri­da en es­te go­bierno, pe­ro muy es­pe­cial­men­te en la pri­me­ra Pre­si­den­ta mu­jer de nues­tra his­to­ria.

Y jus­ta­men­te com­pa­ran­do el pri­mer y se­gun­do pe­río­do de Ba­che­let, es que siem­pre me he pre­gun­ta­do có­mo con­tes­ta­ría ella a la pre­gun­ta de si va­lió la pe­na. En el re­la­to ofi­cial, sus co­la­bo­ra­do­res han in­sis­ti­do en la idea de que se co­rrió el cer­co, ini­cian­do un pro­ce­so que cues­tio­nó y mo­di­fi­có su­pues­tos que an­tes pa­re­cían ver­da­des irre­fu­ta­bles, pa­ra tran­si­tar aho­ra y de ma­ne­ra irre­ver­si­ble ha­cia una so­cie­dad más jus­ta y so­li­da­ria. E in­clu­so ha­cien­do mía esa afir­ma­ción, pe­se a que mu­chas ve­ces he si­do un du­ro crí­ti­co de es­te go­bierno, me pa­re­ce que la res­pues­ta a di­cha pre­gun­ta si­gue sien­do “de­pen­de”.

En efec­to, de­pen­de de si es­te go­bierno lo­gra apro­bar tres le­yes que es­tán en el co­ra­zón de lo que Ba­che­let in­ten­tó re­pre­sen­tar. Pri­me­ro, el pro­yec­to don­de se con­sa­gra la gra­tui­dad en la edu­ca­ción su­pe­rior, pues sim­bo­li­za la esen­cia de la igual­dad de opor­tu­ni­da­des; y la pro­me­sa de que el mé­ri­to, el es­fuer­zo y el ta­len­to –y no la cu­na- se­rán lo re­le­van­te pa­ra un fu­tu­ro de pro­gre­so in­di­vi­dual y co­lec­ti­vo. Se­gun­do, el pro­yec­to de edu­ca­ción pú­bli­ca, qui­zás la ini­cia­ti­va con la que tu­vo que ha­ber de­bu­ta­do es­te go­bierno, ha­cien­do car­ne el com­pro­mi­so de un país y sus ins­ti­tu­cio­nes por una real al­ter­na­ti­va pa­ra to­dos esos jó­ve­nes y fa­mi­lias que no han po­di­do pa­gar el al­to pre­cio pa­ra ac­ce­der a la ca­li­dad. Por úl­ti­mo, el pro­yec­to de abor­to en tres cau­sa­les, pues no so­lo es un re­fle­jo de los pro­fun­dos cam­bios que ha ex­pe­ri­men­ta­do nues­tra so­cie­dad; sino que, tal co­mo es­tá des­cri­to y aco­ta­do, re­fle­ja la com­pren­sión y com­pa­sión que una co­mu­ni­dad de­be te­ner fren­te a la dra­má­ti­ca reali­dad que mu­chas mu­je­res en­fren­tan.

No sé si es­te go­bierno y su coa­li­ción to­da­vía tie­nen la fuer­za y una ma­yo­ría pa­ra apro­bar es­tas ini­cia­ti­vas. Pe­ro sí sé que es el mo­men­to de to­mar una de­ci­sión, aho­ra y no des­pués de las elec­cio­nes, dan­do la ca­ra y fi­jan­do una pú­bli­ca po­si­ción. Ahí sa­bre­mos si real­men­te va­lió la pe­na.

No sé si a es­te go­bierno y su coa­li­ción le que­da fuer­za o ma­yo­ría. Pe­ro es el mo­men­to de sa­ber si to­do es­to va­lió la pe­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.