Ma­tar a los po­bres

La Tercera - - La Otra Mirada - Pa­blo Or­tú­zar An­tro­pó­lo­go so­cial

“MA­TAR A LOS po­bres” es una can­ción del gru­po Dead Ken­nedys en la que, en­car­nan­do iró­ni­ca­men­te a las eli­tes de iz­quier­da y de­re­cha, fan­ta­sean con bo­rrar a los po­bres me­dian­te bom­bas de neu­tro­nes. Y mien­tras los ba­rrios mar­gi­na­les “des­apa­re­cen ba­jo una luz bri­llan­te”, los aco­mo­da­dos de to­dos los ban­dos ha­cen una fies­ta, bai­lan y brin­dan con cham­pa­ña.

En Chi­le he­mos ele­gi­do mé­to­dos me­nos ele­gan­tes. A la ma­yo­ría de los po­bres no los ma­ta­mos: los si­len­cia­mos, los apar­ta­mos y los des­pre­cia­mos. No les qui­ta­mos el vo­to (so­lo a los pre­sos), pe­ro po­ne­mos to­dos los in­cen­ti­vos pa­ra que no vo­ten. A ve­ces apa­re­cen en la te­le­vi­sión, y nos reí­mos de ellos. De “esos lo­cos po­bres”.

A los más dé­bi­les en­tre los po­bres, eso sí, los ma­ta­mos. O los de­ja­mos mo­rir, que es a ve­ces más fá­cil. Una bue­na he­la­da en in­vierno. Una que otra pa­sa­da de mano en el Se­na­me. O no me­ter- nos cuan­do se ma­tan en­tre ellos. Co­mo se van yen­do por go­teo, pa­sa pio­la. Ade­más, es “cul­pa de to­dos”. Sus muer­tes no im­por­tan más que a la cró­ni­ca ro­ja, co­mo la de Ser­gio

Lands­kron, a me­nos que se vin­cu­len a al­gu­na agen­da de eli­te. Tie­nen que te­ner al­gún cuen­to ex­tra, co­mo Da­niel Za­mu­dio, pa­ra ge­ne­rar em­pa­tía.

Co­mo los po­bres reales son de­ma­sia­do po­bres y, en to­do ca­so, ne­ce­si­ta­mos al­go de cul­tu­ra po­pu­lar pa­ra en­tre­te­ner­nos, la in­ven­ta­mos. O “res­ca­ta­mos”. Su cue­ca bra­va, su ca­ñi­ta de vino a pre­cio de bo­te­lla. “Fir­me jun­to al pue­blo”. Al­go gua­cha­ca. Qui­zás unos blogs mo­ra­li­zan­tes que idea­li­cen a Fru­na o que su­pon­gan que to­dos los po­bres son de iz­quier­da (o de­be­rían ser­lo). Ah, y los blocks de Vi­lla San Luis. Por­que es más fá­cil ha­cer un mu­seo de la in­te­gra­ción so­cial don­de no hay po­bres a 20 ki­ló­me­tros a la re­don­da, que tra­tar de pen­sar po­lí­ti­cas pú­bli­cas que la po­si­bi­li­ten hoy en día.

Tam­bién es im­por­tan­te, al pa­re­cer, que los po­bres reales a los que les per­do­na­mos la vi­da no se suban por el cho­rro. No de­be­rían creer que tie­nen de­re­cho a opi­nar so­bre lo que no en­tien­den. O a cues­tio­nar lo que le en­se­ñan a sus hi­jos. O a ven­der co­sas en la ca­lle. O al de­bi­do pro­ce­so si car­te­rean. Y me­nos a ven­ti­lar por las ca­lles tan­ta xe­no­fo­bia, trans­fo­bia, ho­mo­fo­bia, ma­chis­mo y evan­ge­lis­mo. Si el de­bi­do pro­ce­so no fue in­ven­ta­do pa­ra los po­bres, mu­cho me­nos la li­ber­tad de ex­pre­sión. O la edu­ca­cio­nal, la de cul­to y la de co­mer­cio. El Ni­co Ey­za­gui­rre di­jo la pu­ra ver­dad: los pa­ti­nes pa­ra los que sa­ben pa­ti­nar.

Tan­to des­pre­cio, cla­ro, qui­zás ten­ga una reac­ción. Pue­de que to­da la in­co­rrec­ción po­lí­ti­ca po­pu­lar re­pri­mi­da en pro de con­sen­sos cul­tu­ra­les cos­mo­po­li­tas, va­ya acu­mu­lán­do­se en al­gún la­do. Pue­de que los muer­tos qui­zás ten­gan se­res que­ri­dos que no per­do­nen tan fá­cil. Pue­de que un día los hu­mi­lla­dos se le­van­ten a vo­tar y ter­mi­ne­mos con las fron­te­ras ce­rra­das a la mi­gra­ción, con un po­pu­lis­ta de pre­si­den­te y con al­gún lí­der re­li­gio­so de mi­nis­tro de Edu­ca­ción. Qui­zás ahí nos arre­pin­ta­mos de no ha­ber­los to­ma­do en se­rio y de creer que po­día­mos lle­gar e im­po­ner­les lo que nos die­ra la ga­na, sin ex­pli­ca­cio­nes ni me­dia­cio­nes po­lí­ti­cas. De ha­ber pre­fe­ri­do reír­nos de ellos en vez de tra­tar de en­ten­der lo que que­rían de­cir. O de ha­ber­los de­ja­do mo­rir en­tre in­for­me e in­for­me que ex­pli­ca­ba que se es­ta­ban mu­rien­do, pe­ro que na­die te­nía la cul­pa.

Tan­to des­pre­cio, qui­zás ten­ga una reac­ción. Qui­zás ahí nos arre­pin­ta­mos de ha­ber­los de­ja­do mo­rir en­tre in­for­me e in­for­me que ex­pli­ca­ba que se es­ta­ban mu­rien­do, pe­ro que na­die te­nía la cul­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.