El kar­ma de Gui­llier

La Tercera - - La Otra Mirada - Max Co­lo­dro Fi­ló­so­fo y ana­lis­ta po­lí­ti­co

AVECES pa­re­cie­ra que el se­na­dor in­de­pen­dien­te es­tá des­ple­gan­do su can­di­da­tu­ra so­lo acom­pa­ña­do de su som­bra, co­mo un náu­fra­go en una is­la le­ja­na, bus­can­do de­ses­pe­ra­da­men­te la for­ma de arran­car de ahí y re­tor­nar al mundo. Pe­ro no hay sa­li­da; por más que se ins­ta­len ru­mo­res so­bre una im­pro­ba­ble ba­ja­da o desis­ti­mien­to, so­ñan­do con en­con­trar a úl­ti­ma ho­ra una al­ter­na­ti­va de rem­pla­zo, pa­ra la Nue­va Ma­yo­ría las car­tas es­tán echa­das: sim­ple­men­te no existe po­si­bi­li­dad de re­nun­ciar a Gui­llier por­que, en­tre otras co­sas, es has­ta aho­ra la úni­ca, ¡la úni­ca! can­di­da­tu­ra que se­gún las en­cues­tas tie­ne al­gu­na op­ción de no per­der con Se­bas­tián Pi­ñe­ra en se­gun­da vuel­ta.

Pe­ro el áni­mo sui­ci­da del ofi­cia­lis­mo es inob­je­ta­ble: Gui­do Gi­rar­di in­ten­tó con­ven­cer a los chi­le­nos que vo­tar por su can­di­da­to era en reali­dad un ‘cas­ti- go’; la se­na­do­ra Adria­na Mu­ñoz tu­vo que de­jar su idea del ge­ne­ra­lí­si­mo en un ca­jón des­pués que la lla­ma­ron al or­den por el dia­rio; a Juan Pa­blo Le­te­lier, el par­la­men­ta­rio en­car­ga­do de jun­tar las fir­mas, lo con­mi­na­ron tam­bién en pú­bli­co a ter­mi­nar la pe­lea con los no­ta­rios; Os­val­do An­dra­de pi­dió de­re­cha­men­te ter­mi­nar con las ‘pen­de­je­rías’ y a Gui­llier, trans­for­mar­se de una vez en can­di­da­to; y por úl­ti­mo, los par­ti­dos fue­ron no­ti­fi­ca­dos que si que­rían un ‘mi­li­tan­te’ dis­pues­to a se­guir ins­truc­cio­nes, me­jor se bus­ca­ran a otro.

Pa­re­ce un guión de los lo­cos Adams, pe­ro no lo es. En ri­gor, el des­equi­li­brio que ro­dea la can­di­da­tu­ra de Gui­llier no di­fie­re mu­cho del que afec­ta a la Nue­va Ma­yo­ría y al pro­pio go­bierno; uno cu­yos ras­gos de­ve­lan un pro­yec­to po­lí­ti­co en fa­se ter­mi­nal, se­cue­la en­tre otras co­sas de ni­ve­les de re­cha­zo y des­apro­ba­ción iné­di­tos, que se han man­te­ni­do es­ta­bles por ca­si tres años. Así, el efec­to de la al­ta do­sis de desafec­ción y de­sen­can­to que hoy em­bar­gan a la cen- troiz­quier­da, no po­día ser otro que vol­ver ca­da día más di­fí­cil coor­di­nar, or­ga­ni­zar y des­ple­gar el tra­ba­jo pro­pio de una cam­pa­ña pre­si­den­cial.

Con to­do, la fa­lla geo­ló­gi­ca que des­de el ini­cio vie­ne agrie­tan­do los ci­mien­tos de la Nue­va Ma­yo­ría es to­da­vía más pro­fun­da; una frac­tu­ra aso­cia­da a su in­con­sis­ten­cia es­tra­té­gi­ca, al des­co­mu­nal error de diag­nós­ti­co que la ex­pli­có en su ori­gen, a las desa­cer­ta­das po­lí­ti­cas pú­bli­cas que mar­ca­ron y de­fi­nie­ron su ges­tión, y a la enor­me des­con­fian­za e in­cer­ti­dum­bre que ter­mi­nó ex­ten­dien­do en la po­bla­ción. Su ac­tual di­vor­cio en dos candidaturas pre­si­den­cia­les fue, al fi­nal, el des­tino inevi­ta­ble de to­do es­te en­tuer­to, con­se­cuen­cia ló­gi­ca del opor­tu­nis­mo que la lle­vó a or­de­nar­se tras la po­pu­la­ri­dad de Ba­che­let, y del de­li­rio ado­les­cen­te de una ge­ne­ra­ción que, en su ho­ra no­na, real­men­te pen­só que po­día cam­biar el mundo.

En re­su­men, Ale­jan­dro Gui­llier no es ni el cul­pa­ble ni el cas­ti­go de es­ta lar­ga tra­ve­sía de erro­res con­su­ma­dos. El kar­ma de su can­di­da­tu­ra fue más bien ter­mi­nar trans­for­mán­do­se en un ver­da­de­ro sím­bo­lo, en la en­car­na­ción ca­si per­fec­ta del cas­ti­go y la cul­pa de to­dos los de­más; los mis­mos que lo me­tie­ron en es­to so­lo en fun­ción de las en­cues­tas que aho­ra cues­tio­nan y que, en no­viem­bre pró­xi­mo, de­be­rán con­cu­rrir re­sig­na­dos a vo­tar por él.

El kar­ma de la can­di­da­tu­ra de Ale­jan­dro Gui­llier fue ter­mi­nar trans­for­mán­do­se en la en­car­na­ción del cas­ti­go y la cul­pa de los que lo me­tie­ron en es­to so­lo en fun­ción de las en­cues­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.