12 años pa­ra la cen­tro­de­re­cha

So­lo el go­bierno de una coa­li­ción que se pro­yec­te va­rios pe­río­dos po­drá es­tar en con­di­cio­nes de efec­tuar una ta­rea de tan­tos al­can­ces.

La Tercera - - Política -

No es in­sen­sa­to pen­sar en un pe­río­do lar­go, de tres go­bier­nos, pa­ra la cen­tro­de­re­cha. No se tra­ta de una ex­ten­sión des­co­mu­nal: coin­ci­de, por ejem­plo, con la su­ma de los pe­río­dos de Frei y La­gos; no hay que ol­vi­dar que la Con­cer­ta­ción tu­vo cua­tro go­bier­nos con­ti­nuos, que du­ra­ron, en su con­jun­to, dos dé­ca­das.

En la cen­tro­de­re­cha hay quie­nes es­tán pen­san­do en ocho años, dos go­bier­nos. Es un avan­ce res­pec­to de la fal­ta de vi­sión que se tu­vo en el pa­sa­do so­bre la im­por­tan­cia de dar­le con­ti­nui­dad a la ta­rea. Pe­ro aún pue­de ser po­co. Los años pa­san rá­pi­do y el pri­mer pe­río­do, si ha de ser exi­to­so, se­rá ne­ce­sa­ria­men­te de tran­si­ción: des­de el es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co a un cre­ci­mien­to ra­zo­na­ble; des­de la co­rrec­ción de re­for­mas mal for­mu­la­das y eje­cu­ta­das a su nor­ma­li­za­ción; des­de una cen­tro­de­re­cha don­de aún hay re­sa­bios de au­to­ri­ta­ris­mo, eco­no­mi­cis­mo y a ve­ces fal­ta de con­cien­cia po­lí­ti­ca a un sec­tor re­no­va­do en la ideo­lo­gía y las prác­ti­cas (so­lo es­ta fal­ta de re­no­va­ción pue­de ex­pli­car aún la se­pa­ra­ción de la DC y gru­pos li­be­ra­les re­le­van­tes, co­mo el de Ve­las­co, y la cen­tro­de­re­cha); des­de li­de­raz­gos con­so­li­da­dos a la con­so­li­da­ción de los in­ci­pien­tes con­duc­to­res del fu­tu­ro. Pen­sar a más de una dé­ca­da per­mi­te atar a la po­lí­ti­ca de ma­ne­ra más pe­ren­ne a los pe­re­gri­nos del ser­vi­cio pú­bli­co, a los que dan un bre­ve pa­so por el go­bierno, obli­gán­do­les a pen­sar y ac­tuar co­mo si sus des­ti­nos es­tu­vie­ran vin­cu­la­dos al de­rro­te­ro de su po­lis.

Do­ce años, ni cua­tro ni ocho, son los que se ne­ce­si­tan pa­ra que el even­tual triun­fo de no­viem­bre o di­ciem­bre ten­ga un ta­lan­te sig­ni­fi­ca­ti­vo, deje hue­lla, mar­que el rum­bo. Ocu­rre que se ne­ce­si­tan gran­des re­for­mas, al­te­ra­cio­nes es­truc­tu­ra­les pa­ra gra­ves pro­ble­mas pen­dien­tes. Ellas re­quie­ren de pre­pa­ra­ción, ma­du­ra­ción, jus­ti­fi­ca­ción ideo­ló­gi­ca, ca­pa­ci­dad per­sua­si­va, pro­duc­ción de con­sen­sos. El éxi­to de esas ta­reas de me­diano y lar­go pla­zo de­pen­de de que las coa­li­cio­nes que las con­ci­ban y pon­gan en obra que­den en si­tua­ción de ver sus fru­tos y asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad por ellos.

Pién­se­se, por ejem­plo, en el asun­to del aban­dono in­ve­te­ra­do de las pro­vin­cias, que coin­ci­de con el ha­ci­na­mien­to de gran par­te de la po­bla­ción en la ca­pi­tal nacional, fa­ci­li­ta­dor de la se­gre­ga­ción, la po­lu­ción, la de­lin­cuen­cia, pro­ble­mas de trans­por­te, la pér­di­da de na­tu­ra­li­dad de la exis­ten­cia. Dar­le una so­lu­ción a es­ta cues­tión exi­ge de un tra­ba­jo in­ten­so y di­fi­cul­to­so, que ha de in­vo­lu­crar a in­ge­nie­ros, his­to­ria­do­res, mi­li­ta­res, geó­gra­fos. Se re­quie­re vol­ver a di­bu­jar el ma­pa del país, agru­par las pro­vin­cias en uni­da­des re­gio­na­les gran­des y via­bles (¿cua­tro, cin­co?); trans­fe­rir pau­la­ti­na­men­te com­pe­ten­cias po­lí­ti­cas a esas nue­vas uni­da­des; pro­veer­las de ins­ti­tu­cio­na­li­da­des ade­cua­das. So­lo el go­bierno de una coa­li­ción que se pro­yec­te va­rios pe­río­dos po­drá es­tar en con­di­cio­nes de efec­tuar una ta­rea de tan­tos al­can­ces y com­ple­ji­dad, y te­ner el in­te­rés pues­to en ella. Al­go si­mi­lar ca­be de­cir res­pec­to del pro­ble­ma de la pér­di­da de pro­duc­ti­vi­dad de nues­tra eco­no­mía, de la po­li­ti­za­ción y an­qui­lo­sa­mien­to del apa­ra­to es­ta­tal, de la edu­ca­ción en to­dos sus ni­ve­les, de la cues­tión de la in­te­gra­ción de los in­mi­gran­tes, del asun­to ma­pu­che.

So­lo una cen­tro­de­re­cha que asu­ma esos desafíos de me­diano y lar­go pla­zo y se pre­pa­re pa­ra ellos, con tra­ba­jo po­lí­ti­co y de re­fle­xión ideo­ló­gi­ca su­fi­cien­tes, lle­ga­rá a es­tar a la al­tu­ra de su ta­rea y evi­ta­rá vol­ver a ser un in­ter­lu­dio en un lar­go ci­clo que re­ma­ta en una Nue­va Ma­yo­ría en fran­co de­te­rio­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.