Ca­si 9 mil mu­je­res fue­ron a ur­gen­cias por vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar en 2016

► Se­gún ci­fras del Min­sal, es­te gru­po es par­te de las 24 mil que re­por­tan una agre­sión de gé­ne­ro, ya sea en el ho­gar o en otros con­tex­tos. ► Sa­lud tra­ba­ja en una “vi­gi­lan­cia epi­de­mio­ló­gi­ca” del fe­mi­ci­dio, pa­ra de­tec­tar “bro­tes” y re­gis­trar ca­sos.

La Tercera - - Nacional - Da­vid Agua­yo C. Por ar­ma Ca­ro­li­na Ase­la Jai­me Bu­rrows Clau­dia Di­des

Ca­da vez que una mu­jer lle­gue a un ser­vi­cio de ur­gen­cia pú­bli­co por vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, el mé­di­co tra­tan­te de­be­rá le­van­tar una fi­cha clí­ni­ca a tra­vés de un sis­te­ma in­for­má­ti­co y no­ti­fi­car el ca­so de la pa­cien­te a la Se­re­mi de Sa­lud co­rres­pon­dien­te. Días des­pués, el es­ta­ble­ci­mien­to de sa­lud ci­ta­rá a la mu­jer a una “eva­lua­ción in­te­gral” y le pla­ni­fi­ca­rá una se­rie de ac­ti­vi­da­des, exá­me­nes y con­sul­tas acor­de a la gra­ve­dad de sus le­sio­nes.

Así fun­cio­na el pro­to­co­lo de aten­ción del plan pi­lo­to que, des­de el año pa­sa­do, tra­ba­ja el Mi­nis­te­rio de Sa­lud (Min­sal) pa­ra mo­ni­to­rear la ocu­rren­cia de los fe­mi­ci­dios a ni­vel país.

Se tra­ta de un sis­te­ma de “vi­gi­lan­cia epi­de­mio­ló­gi­ca” que bus­ca de­tec­tar los lu­ga­res don­de se ori­gi­nan los “bro­tes”, de­ri­var a los pa­cien­tes a cen­tros de apo­yo in­ter­sec­to­ria­les, y re­gis­trar los ca­sos de ata­ques de gé­ne­ro, co­mo los que de­nun­ció ha­ce dos se­ma­nas Va­len­ti­na Hen­rí­quez a ma­nos de su ex pa­re­ja, el vo­ca­lis­ta del gru­po Los Te­tas, Ca­mi­lo Cas­tal­di, co­no­ci­do co­mo “Tea Ti­me”.

Se­gún los da­tos del Min­sal, ca­da año cer­ca de 24 mil mu­je­res asis­ten a cen­tros de sa­lud por mo­ti­vos de agre­sio­nes, ya sea al in­te­rior del ho­gar o por asal­tos. De ese gru­po, el año pa­sa­do ca­si nue­ve mil con­fe­sa­ron que fue­ron agre­di­das por al­guien de su en­torno fa­mi­liar, mien­tras que al me­nos cin­co mil di­je­ron que el agre­sor fue su ac­tual o an­te­rior pa­re­ja.

El re­por­te tam­bién arro­jó que 77 em­ba­ra­za­das acu­sa­ron ata­ques de gé­ne­ro y que el gru­po eta­rio que más ca­sos

de vio­len­cia re­gis­tró fue el de mu­je­res en­tre 25 y 34 años: 2.699 di­je­ron ha­ber si­do gol­pea­das por al­gún cer­cano.

Los da­tos del Min­sal tam­bién des­glo­san los ti­pos de le­sio­nes que cons­ta­ta­ron los mé­di­cos. Así, re­sal­ta­ron 9.753 por con­tu­sio­nes, 1.778 trau­má­ti­cas, 76 odon­to­ló­gi­cas y 141 pro­vo­ca­das por ar­mas (ver in­fo­gra­fía).

An­te es­te es­ce­na­rio, la car­te­ra ela­bo­ró un sis­te­ma que emu­la el mo­ni­to­reo que se ha­ce a las en­fer­me­da­des “Lo que pen­sa­mos fue en apli­car un mo­de­lo más sa­ni­ta­rio al pro­ble­ma, en el sen­ti­do de iden­ti­fi­car a las mu­je­res víc­ti­mas de vio­len­cia y po­der­les ha­cer un se­gui­mien­to des­de el pun­to de vis­ta de sa­lud”, di­jo la au­to­ri­dad.

Apun­tó que se pre­ten­de crear un ma­pa de los “lu­ga­res en­dé­mi­cos” don­de se ori­gi­na el fe­mi­ci­dio. Uno de los sec­to­res que es­tá en ob­ser­va­ción es Al­to Hos­pi­cio, Re­gión de Ta­ra­pa­cá, pre­ci­sa­men­te el sec­tor don­de ha­ce 16 años ac­tuó Ju­lio Pé­rez Sil­va, quien ase­si­nó y vio­ló a ca­tor­ce mu­je­res, mu­chas de ellas ado­les­cen­tes. “Allí se ge­ne­ran con­di­cio­nes, por­que hay ma­yor mar­gi­na­li­dad, más vio­len­cia y efec­ti­va­men­te más bro­tes de fe­mi­ci­dio”, agre­gó Bu­rrows.

“La idea es pes­qui­sar a las mu­je­res agre­di­das an­tes de que em­pie­cen los efec­tos más gra­ves”.

“Lo que pen­sa­mos fue en apli­car un mo­de­lo más sa­ni­ta­rio al pro­ble­ma. Iden­ti­fi­car y ha­cer se­gui­mien­to”.

“Co­mo to­da fi­cha clí­ni­ca tie­ne que ser tra­ta­da con con­fi­den­cia­li­dad, so­bre to­do en tri­bu­na­les”.

Sis­te­ma in­for­má­ti­co

Ca­ro­li­na Ase­la, je­fa del pro­gra­ma Ci­clo Vi­tal del Min­sal, ex­pli­có que el me­ca­nis­mo bus­ca “iden­ti­fi­car las ca­rac­te­rís­ti­cas de las mu­je­res que con­sul­tan en los es­ta­ble­ci­mien­tos de sa­lud en re­la­ción a vio­len­cia de gé­ne­ro. La idea es pes­qui­sar­las an­tes de que em­pie­cen los efec­tos más gra­ves”.

El prin­ci­pal ade­lan­to de es­te mo­de­lo pi­lo­to, di­jo, es la ela­bo­ra­ción de un sis­te­ma in­for­má­ti­co de re­gis­tro de las fi­chas clí­ni­cas y aña­dió que la vi­gi­lan­cia bus­ca fi­jar una “ru­ta de ofer­tas de ac­ti­vi­da­des pa­ra las mu­je­res que su­fren vio­len­cia de gé­ne­ro”. Es así co­mo la pa­cien­te po­drá ser de­ri­va­da a uno de los 103 Cen­tros de la Mu­jer o a las Ca­sas de Aco­gi­da a ni­vel nacional, de­pen­dien­do del diag­nós­ti­co.

Ase­gu­ró tam­bién que el sis­te­ma ten­drá un dis­po­si­ti­vo de aler­tas de in­asis­ten­cias, a car­go del ges­tor de ca­sos de la Se­re­mi. “Se ha­rá un se­gui­mien­to pa­ra ver si efec­ti­va­men­te la mu­jer es­tá asis­tien­do a esas ac­ti­vi­da­des. En ca­so de que no su­ce­da es­to, el equi­po mé­di­co rea­li­za­rá una vi­si­ta do­mi­ci­lia­ria pa­ra con­sul­tar”, acla­ró.

Si bien el cir­cui­to de aler­tas es­tá aún en pla­ni­fi­ca­ción, se con­tem­pla no­ti­fi­car a las po­li­cías cuan­do una mu­jer no se en­cuen­tre en su do­mi­ci­lio en reite­ra­das oca­sio­nes. Eso sí, Ase­la sos­tu­vo que el en­fo­que de es­ta vi­gi­lan­cia es sa­ni­ta­rio, por eso las vi­si­tas bus­ca­rán, prin­ci­pal­men­te, re­in­ser­tar a la mu­jer en los pro­gra­mas de aco­gi­da.

In­su­mo ju­di­cial

Ase­la de­cla­ró que es­tos da­tos, al ser in­for­ma­ción pro­ve­nien­te de or­ga­nis­mos pú­bli­cos, “de­be­ría es­tar dis­po­ni­ble” co­mo un in­su­mo ju­di­cial pa­ra los tri­bu­na­les, en ca­sos de for­ma­li­za­cio­nes o jui­cios por vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar.

Clau­dia Di­des, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la agru­pa­ción Mi­les, apro­bó la ini­cia­ti­va de Sa­lud, pe­ro ad­vir­tió que “co­mo to­da fi­cha clí­ni­ca tie­ne que ser tra­ta­da con con­fi­den­cia­li­dad, so­bre to­do en los tri­bu­na­les. Pue­de ser una bue­na po­lí­ti­ca, en la me­di­da que es­té coor­di­na­da con otros or­ga­nis­mos”.

Apun­tó que el desafío que res­ta por re­sol­ver es la de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca­men­te de la víc­ti­ma con el agre­sor. “No existe po­lí­ti­ca pú­bli­ca que lo ha­ya re­suel­to. Ese es el gran pro­ble­ma de la mu­jer que es­tá en el círcu­lo de vio­len­cia: sa­lir de la ca­sa y en­con­trar tra­ba­jo”, di­jo.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.