La mu­jer de­trás del bus

[PERFIL] Fue una se­ma­na in­ten­sa pa­ra Mar­ce­la Aran­da, la vo­ce­ra del “Bus de la Li­ber­tad” que cir­cu­ló por San­tia­go y Val­pa­raí­so. In­sul­tos y ame­na­zas de muer­te. Per­so­nas que le agra­de­cían en la ca­lle y apo­yo en re­des so­cia­les. Su fi­gu­ra no ha que­da­do in­di­fer

La Tercera - - Nacional - Por. C. Mar­do­nes y D. As­tu­di­llo

“Le quie­ro dar las gra­cias. Por us­ted pu­de sa­lir del cló­set. De­cir que soy he­te­ro­se­xual y de­fen­der mis de­re­chos y va­lo­res”. Así cuen­ta Mar­ce­la Aran­da, vo­ce­ra del “Bus de la Li­ber­tad”, que uno de sus ad­he­ren­tes le agra­de­ció por rea­li­zar la con­tro­ver­sial ini­cia­ti­va que la dio a co­no­cer es­ta se­ma­na.

Pe­ro, la di­rec­to­ra del Ob­ser­va­to­rio Le­gis­la­ti­vo Cris­tiano tam­bién ha ga­na­do mu­chos de­trac­to­res, in­clu­so ha di­cho que re­ci­bió ame­na­zas de muer­te des­pués de to­da la vi­si­bi­li­dad que ha ad­qui­ri­do.

Slo­ga­nes co­mo “#Con­mis­hi­jos­no­se­me­tan” y “- Es­ta­do + Fa­mi­lia” lu­ció el bus de co­lor na­ran­ja en su pa­so por San­tia­go y Val­pa­raí­so. Pe­ro esos men­sa­jes no sur­gie­ron re­cien­te­men­te, son con­sig­nas que des­de ha­ce años de­fien­den Aran­da, y su ma­ri­do Ch­ris­tian Yun­ge, am­bos evan­gé­li­cos y ac­ti­vis­tas en con­tra de lo que lla­man la “ideo­lo­gía de gé­ne­ro”.

“El Ob­ser­va­to­rio Le­gis­la­ti­vo Cris­tiano na­ció co­mo res­pues­ta a es­ta ba­te­ría de pro­yec­tos de ley, ha­ce cua­tro años. Em­pe­zó en lo in­for­mal a fi­na­les de 2013 y con­ti­nua­mos tra­ba­jan­do has­ta el día de hoy”, ex­pli­ca Aran­da, quien agre­ga que ac­tual­men­te si­guen 61 pro­yec­tos. Tam­bién cuen­ta que el equi­po lo com­po­nen nue­ve per­so­nas, en­tre abo­ga­dos, pro­fe­so­res y psi­có­lo­gos.

A pe­sar de que las ideas que de­fien­den tie­nen ori­gen en sus creen­cias es­pi­ri­tua­les, Aran­da se nie­ga a pro­fun­di­zar en ellas y se­ña­la que la or­ga­ni­za­ción “no na­ció co­mo par­te de un mo­vi­mien­to cris­tiano, ni de una igle­sia, es ab­so­lu­ta­men­te au­tó­no­mo”.

Pe­se a es­to es po­si­ble en­con­trar en la web declaraciones rea­li­za­das al ca­nal de You­tu­be Es­pi­ri­tual Te­le­vi­sion don­de la vo­ce­ra del “bus” afir­ma­ba que “tra­ba­ja­mos con le­yes que tie­nen al­gún ca­rác­ter re­le­van­te pa­ra Dios. La Pa­la­bra di­ce que Dios que vino a des­ha­cer las obras del dia­blo, y bá­si­ca­men­te esa es nues­tra mi­sión”.

Es­te tra­ba­jo la ha he­cho co­no­ci­da en los pa­si­llos del Con­gre­so, don­de se le iden­ti­fi­ca co­mo ase­so­ra le­gis­la­ti­va en te­mas co­mo di­ver­si­dad se­xual, des­pe­na­li­za­ción del abor­to en tres cau­sa­les e iden­ti­dad de gé­ne­ro. Quie­nes la co­no­cen coin­ci­den en que su ca­rác­ter y po­der de per­sua­sión lo­gra en­gan­char has­ta los más es­cép­ti­cos.

“He ase­so­ra­do a mu­chos par­la­men­ta­rios, nin­guno en es­pe­cí­fi­co. Soy muy ami­ga de al­gu­nos de ellos, pe­ro eso es par­te de mi vi­da per­so­nal”, se­ña­la ta­jan­te Aran­da, ne­gán­do­se a men­cio­nar a al­gún le­gis­la­dor.

Al­guien que re­cuer­da a Aran­da en el Con­gre­so es Luis La­rraín, ex pre­si­den­te de Igua­les. “Se acer­ca­ba a mí y me ha­bla­ba con ar­gu­men­tos lle­nos de es­ló­ga­nes. Era muy di­fí­cil con­ver­sar con ella por­que no bus­ca­ba el diá­lo­go, y no que­ría es­cu­char, sino ins­ta­lar frases”, di­ce. Pe­se a que los or­ga­ni­za­do­res ca­li­fi­can la ve­ni­da del bus co­mo un éxi­to, La­rraín opi­na que “fue una se­ma­na tris­te. Sen­tía que es­tá­ba­mos re­tro­ce­dien­do y te­nien­do dis­cu­sio­nes bá­si­cas. Nun­ca an­tes ha­bía re­ci­bi­do tan­tos in­sul­tos”.

Las re­des po­lí­ti­cas que Aran­da lo­gró cons­truir co­mo ase­so­ra en el Con­gre­so son las que ex­pli­ca­rían, se­gún otros ase­so­res le­gis­la­ti­vos, que ha­ya po­di­do tra­ba­jar en el go­bierno re­gio­nal de Val­pa­raí­so y lue­go fue­ra con­tra­ta­da por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud, don­de se desem­pe­ñó en la uni­dad de Ges­tión y Pro­yec­tos, re­ci­bien­do un suel­do de $ 1 mi­llón 300 mil, pe­ro se­gún trans­pa­ren­cia só­lo con­ta­ba con edu­ca­ción me­dia.

Fren­te a las crí­ti­cas que se le­van­ta­ron por ese he­cho, Aran­da, acla­ra que “es­tu­dié Pe­da­go­gía en Edu­ca­ción Bá­si­ca en la U. Ca­tó­li­ca y tam­bién Pe­da­go­gía en Dan­za. Por ra­zo­nes per­so­na­les no ter­mi­né, pe­ro ac­tual­men­te es­tu­dio tra­ba­jo so­cial. Ade­más, fui cer­ti­fi­ca­da por mi ex­per­tiz por or­ga­nis­mos chi­le­nos”.

Res­pec­to a sus pró­xi­mos pa­sos aho­ra que ya con­clu­yó la vi­si­ta del bus, ex­pli­ca que “aho­ra mis­mo, me voy a Puer­to Montt. Nues­tro ob­je­ti­vo es in­for­mar a la gen­te y que se­pan real­men­te có­mo es­tán vo­tan­do sus se­na­do­res y dipu­tados”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.