En seis me­ses Trump ha de­sig­na­do so­lo el 24% de los car­gos cla­ve

► De los 564 pues­tos cla­ve, la Ca­sa Blan­ca ha no­mi­na­do a 139 y so­lo 49 es­tán con­fir­ma­dos. ► Se­gún ex­per­tos, el atra­so es­tá di­fi­cul­tan­do el cum­pli­mien­to de la agen­da del Man­da­ta­rio.

La Tercera - - Mundo - Cons­tan­za Cruz D.

Cuan­do el Pre­si­den­te Do­nald Trump des­pi­dió al di­rec­tor del FBI, Ja­mes Co­mey, en ma­yo, pro­me­tió que se mo­ve­ría rá­pi­do pa­ra en­con­trar un re­em­pla­zo. Me­nos de un mes des­pués, el nom­bre del sus­ti­tu­to de Co­mey se dio a co­no­cer: Ch­ris­top­her Wray. Pe­ro no fue has­ta el miér­co­les de es­ta se­ma­na que Wray se sen­tó fren­te al Se­na­do pa­ra su au­dien­cia de con­fir­ma­ción.

Su de­mo­ra en lle­gar al car­go no ha si­do la úni­ca que se ha desa­rro­lla­do de es­ta ma­ne­ra des­de que el Man­da­ta­rio lle­gó al Sa­lón Oval. A so­lo cua­tro días de que se cum­plan seis me­ses de la lle­ga­da de Trump a la Pre­si­den­cia el 20 de enero, una se­rie de pues­tos cla­ve de su ad­mi­nis­tra­ción aún per­ma­ne­cen va­cíos. El go­ber­nan­te se en­cuen­tra re­tra­sa­do con res­pec­to a sus an­te­ce­so­res, quie­nes a es­ta al­tu­ra ya te­nían con­fir­ma­dos a más del do­ble de car­gos esen­cia­les. Mu­chos ex­per­tos se­ña­lan que es­to ha pro­vo­ca­do que su ad­mi­nis­tra­ción es­té re­tra­sa­da en su agen­da.

A pe­sar de que el Pre­si­den­te ha cul­pa­do a los de­mó­cra­tas de de­mo­rar las con­fir­ma­cio­nes, se­gún el se­gui­mien­to que rea­li­za The Was­hing­ton Post en co­la­bo­ra­ción con el Part­ners­hip for Pu­blic Ser­vi­ce, has­ta el 13 de ju­lio, de 564 po­si­cio­nes cla­ves en la Ca­sa Blan­ca, 370 no te­nían no­mi­na­do for­mal. Se­gún el re­cuen­to, 139 per­so­nas ha­bían si­do for­mal­men­te no­mi­na­das -es de­cir, un 24,6%- pe­ro so­lo 49 han si­do con­fir­ma­das -un 8,6%. A es­te pun­to, Ba­rack Oba­ma ha­bía no­mi­na­do, y el Se­na­do con­fir­ma­do, a 200 per­so­nas.

Ade­más de que la Ca­sa Blan­ca es­tá du­ra­men­te gol­pea­da por la “tra­ma ru­sa” y por la re­cien­te re­ve­la­ción de que el hi­jo ma­yor del Pre­si­den­te, Do­nald Jr., tu­vo con­tac­tos con una abo­ga­da ru­sa du­ran­te la cam­pa­ña pre­si­den­cial pa­ra que es­ta le en­tre­ga­ra in­for­ma­ción per­ju­di­cial so­bre Hi­llary Clin­ton, uno de los ma­yo­res pro- ble­mas de Trump es la con­for­ma­ción de su equi­po. A pe­sar de que, se­gún Max Stier, pre­si­den­te y di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Part­ners­hip for Pu­blic Ser­vi­ce, du­ran­te el úl­ti­mo mes el Pre­si­den­te ha “au­men­ta­do el rit­mo de no­mi­na­cio­nes” aún exis­ten “cien­tos de po­si­cio­nes de vi­tal im­por­tan­cia que que­dan por lle­nar”

Trump co­rre el ries­go de de­jar pues­tos va­cíos, dan­do “aún más obli­ga­cio­nes a los je­fes de las agen­cias”, se­ña­la The Was­hing­ton Post.

Asi­mis­mo, el pe­rió­di­co ex­pli­ca que la Ca­sa Blan­ca se en­cuen­tra frus­tra­da con el se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Rex Ti­ller­son, y su círcu­lo cer­cano de ase­so­res, por el len­to rit­mo de con­tra­ta­ción en ese de­par­ta­men­to. Un son­deo en­tre 35.000 tra­ba­ja­do­res re­ve­ló que la ma­yo­ría es­ti­ma que esa car­te­ra es ma­ne­ja­da “sin ti­món” . Has­ta el vier­nes en esa re­par­ti­ción, cla­ve pa­ra el go­bierno, ha­bían si­do con­fir­ma­dos so­lo 11 de 125 car­gos que re­quie­ren ra­ti­fi­ca­ción.

(ver en­tre­vis­ta).

A pe­sar de que aún fal­ta una se­rie de con­fir­ma­cio­nes en va­rios de­par­ta­men­tos del go­bierno, eso no sig­ni­fi­ca que los pues­tos es­tén va­cíos: exis­ten per­so­nas o miem­bros de la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior que se man­tie­nen, pe­ro tem­po­ral­men­te. No obs­tan­te, el atra­so es­tá di­fi­cul­tan­do el cum­pli­mien­to de otras prio­ri­da­des del go­bierno. Gran­des pro­me­sas que hi­zo Trump du­ran­te la cam­pa­ña, co­mo el mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co o la de­ro­ga­ción del Oba­ma­ca­re, aún no han si­do con­cre­ta­das.

Se­gún el Post, el he­cho de que Trump es­té no­mi­nan­do a per­so­nas con me­nos ex­pe­rien­cia en car­gos pú­bli­cos, con “com­ple­jos an­te­ce­den­tes fi­nan­cie­ros”, y que no lo ha­yan cri­ti­ca­do du­ran­te la cam­pa­ña, ha com­pli­ca­do la la­bor de con­fir­mar can­di­da­tos. Ade­más, ha he­cho más ar­dua la ta­rea de en­con­trar a per­so­nas que pue­dan apro­bar los re­que­ri­mien­tos de éti­ca del go­bierno, es de­cir, que se se­pa­ren fi­nan­cie­ra­men­te de lo que es­tán su­per­vi­san­do. “Mu­chos no­mi­na­dos han te­ni­do que re­ti­rar­se an­tes de ser con­fir­ma­dos por­que fa­lla­ron en de­mos­trar eso”, se­ña­la el pe­rió­di­co.

Pa­ra Da­rrel West, di­rec­tor de go­bierno en el think thank Broo­kings Ins­ti­tu­tion, gran par­te de la de­mo­ra pro­vie­ne del he­cho de que Trump no ha nom­bra­do a na­die. “Hay desacuer­dos den­tro de la ad­mi­nis­tra­ción con res­pec­to al ti­po de per­so­na que trae Trump. No le gus­ta con­tra­tar a los re­pu­bli­ca­nos que lo cri­ti­ca­ron du­ran­te el pro­ce­so de no­mi­na­ción, lo que eli­mi­na la ma­yo­ría de los miem­bros del Par­ti­do Re­pu­bli­cano”, di­ce a

El ex­per­to se­ña­la que mien­tras el es­cán­da­lo ru­so se ex­pan­de, es aún más di­fí­cil lle­nar los car­gos, por­que “las per­so­nas de al­to ni­vel es­tán preo­cu­pa­das por sus ho­no­ra­rios le­ga­les y por­que es­ta­rán in­gre­san­do a una ad­mi­nis­tra­ción que es­tá ba­jo in­ves­ti­ga­ción”. “Es­tos pro­ble­mas pue­den po­ner­se peor en los pró­xi­mos me­ses”, aña­de.b

La Ter­ce­ra.

FOTO: REUTERS

►► El Pre­si­den­te Do­nald Trump y la pri­me­ra da­ma, Me­la­nia Trump, jun­to a la ban­de­ra de EE.UU. en el Día de la Bas­ti­lla, en Pa­rís, el vier­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.