PAG. 49

La Tercera - - Sociedad - VIE­NE DE

en­sa­yo y las to­ca­tas. En ese sen­ti­do, su es­ti­lo de vi­da era bien di­fe­ren­te al nues­tro. Y en la vi­da per­so­nal uno tam­po­co se me­te, lo que ha­ga ca­da uno con sus pa­re­jas es pri­va­do. C: Por lo mis­mo nos man­te­nía­mos bas­tan­te ale­ja­dos el uno del otro. Te­nía­mos re­la­cio­nes en nues­tra sa­la de en­sa­yo, en los shows y en las reunio­nes. Pe­ro el fin de se­ma­na ca­da uno es­ta­ba en la su­ya, yo sa­co a pa­sear a mi hi­ja, ten­go que lle­var el pe­rro a la pla­za, es­ta­mos en otra y te­ne­mos es­ti­los de vi­da muy dis­tin­tos. En­ton­ces eso nos ale­ja­ba. Y qui­zás esa le­ja­nía no nos per­mi­tió ver lo que pa­sa­ba. Qui­zás es­tá­ba­mos muy le­jos in­ter­na­men­te co­mo pa­ra ver to­do. Cuan­do éra­mos chi­cos an­dá­ba­mos jun­tos pa­ra arri­ba y pa­ra aba­jo, pe­ro aho­ra no. Des­de que vol­vi­mos en 2011 pu­si­mos nor­mas que in­cluían ni dro­gas ni al­cohol cuan­do tra­ba­já­ba­mos, por­que ya es­ta­mos en otra. Pue­do en­ten­der que la gen­te ten­ga ese cli­ché de que un gru­po só­lo lo pa­sa bien, pe­ro la­men­to de­cep­cio­nar­los que no es así.

¿Po­dían tra­ba­jar con nor­ma­li­dad con él?

R: Cla­ra­men­te ha­bía un des­gas­te y una si­tua­ción di­fí­cil de lle­var. Pe­ro ja­más nos ima­gi­na­mos que pu­die­ra lle­gar a es­to. De al­gu­na u otra ma­ne­ra, siem­pre fun­cio­na­ba.

C: Y no­so­tros pu­si­mos mu­cho de nues­tra par­te, hi­ci­mos mu­cho es­fuer­zo pa­ra que to­do es­to fun­cio­ne. Fue des­gas­tan­te ha­cer har­to es­fuer­zo, to­mar de­ci­sio­nes, ayu­dar, apa­ñar­nos en­tre to­dos, pe­ro nun­ca vi­mos que al­go tan gra­ve po­día ocu­rrir. Nun­ca se me pa­só por la ca­be­za que den­tro de la ban­da exis­tía al­gún gol­pea­dor de mu­je­res. Si no­so­tros ve­mos al­gu­na se­ñal de que una per­so­na tie­ne ese ti­po de ac­ti­tu­des, lo des­vin­cu­la­mos de una. To­da­vía lo pien­so y es co­mo su­rrea­lis­ta: ¿có­mo lle­ga­mos a es­to?

¿Qué era lo más des­gas­tan­te?

C: Por ejem­plo, se le ol­vi­da­ban las le­tras al Ca­mi­lo. Es sa­bi­do que te­nía­mos pro­ble­mas por­que ha­bía dra­ma con las le­tras en los shows. Y ha­cía­mos un es­fuer­zo pa­ra que en­sa­ya­ra, pa­ra apo­yar a un com­pa­ñe­ro que se le ol­vi­da­ban las le­tras. Pe­ro era ago­ta­dor.

¿Pen­sa­ron en mar­gi­nar­lo an­tes?

R: En un pro­yec­to tan his­tó­ri­co, era muy di­fí­cil ima­gi­nar­nos Los Te­tas sin la voz de él. Era al­go que qui­zás po­día­mos ha­ber ima­gi­na­do, pe­ro sen­tía­mos que no éra­mos ca­pa­ces de ha­cer­lo real­men­te. Al fi­nal, su­man­do y res­tan­do, los shows sa­lían bien den­tro de to­do. En­ton­ces, des­pués al ver­nos en­fren­ta­dos a es­ta si­tua­ción, era des­per­tar a al­go mu­cho más gran­de y com­pli­ca­do.

Otro pun­to de la car­ta era el re­la­to de una gui­ta­rra ro­ba­da a Ja­vie­ra Me­na que Tea Ti­me ha­bría com­pra­do. ¿Qué pen­sa­ron al res­pec­to?

C: Sen­tí ra­bia, me pon­go en el lu­gar del Ru­lo, ha­ce unas se­ma­nas le ro­ba­ron los ins­tru­men­tos a él. Lo en­cuen­tro ho­rri­ble, por­que nos cues­ta mu­cho en Chi­le ad­qui­rir ins­tru­men­tos de ca­li­dad, apar­te del va­lor sen­ti­men­tal. Es in­de­fen­di­ble, yo lla­mé a la Ja­vie­ra pa­ra de­cir­le que yo no te­nía idea.

Ape­nas un par de ho­ras des­pués de la pu­bli­ca­ción de Hen­rí­quez, el con­jun­to emi­tió un co­mu­ni­ca­do don­de re­pu­dia­ban el he­cho, aun­que re­cal­ca­ban que aún no con­ta­ban con ma­yo­res an­te­ce­den­tes. En su Fa­ce­book, arre­cia­ron las crí­ti­cas que ca­li­fi­ca­ban el do­cu­men­to de po­co con­clu­yen­te, dé­bil y, por so­bre to­do, de mi­rar con

►►

cier­ta dis­tan­cia la ver­sión de la víc­ti­ma. “Fue un error”, re­co­no­ce aho­ra Mo­ra­ga en torno al tono del tex­to.

Su com­pa­ñe­ro si­gue: “Ese co­mu­ni­ca­do lo hi­ci­mos en es­ta­do de shock. Ob­via­men­te no sa­bía­mos có­mo reac­cio­nar y es­tá­ba­mos pa­ra aden­tro. Fue al­go ‘co­rrec­to’, pe­ro nos su­peró”.

“No era lo es­pe­ra­do por la gen­te”, se su­ma C-Funk. “Pe­ro si hay que ha­cer un mea cul­pa, es que ja­más hu­bié­ra­mos que­ri­do ese ti­po de reac­ción, lo que el co­mu­ni­ca­do di­ce es que es­tá­ba­mos ave­ri­guan­do qué pa­sa­ba. Qui­zás no de­be­ría­mos ha­ber di­cho na­da in­me­dia­ta­men­te, nos de­be­ría­mos ha­ber to­ma­do un tiem­po”.

En par­te, Ru­lo re­ve­la que fue­ron em­pu­ja­dos a ex­pre­sar su opi­nión de­bi­do a la pre­sión ex­ter­na: “Nos es­ta­ban exi­gien­do de ma­ne­ra sú­per vio­len­ta que te­nía­mos que de­cir al­go in­me­dia­ta­men­te. Pe­ro al mis­mo tiem­po, ahí es­tá plan­tea­do lo que más nos in­tere­sa re­cal­car y es que es­ta­mos en con­tra de la vio­len­cia con­tra la mu­jer. Na­die es­tá pre­pa­ra­do pa­ra al­go así. Me do­lió mu­cho ver­me ca­li­fi­ca­do de en­cu­bri­dor, por­que apo­yo esa lu­cha y voy a las mar­chas Ni una me­nos. Tam­bién cre­cí ro­dea­do de mu­je­res”.

¿Se des­vió el fo­co al ata­car­los a us­te­des?

C: Siem­pre he si­do un ad­mi­ra­dor del gé­ne­ro mu­jer, pa­ra mí es al­go sa­gra­do. Mi abue­lo siem­pre de­cía: ‘a una mu­jer no se le to­ca ni con el pé­ta­lo de una ro­sa’. Por eso me in­co­mo­dó que el te­ma ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te se vie­ra dis­mi­nui­do por un ata­que ha­cia no­so­tros. La gen­te tie­ne de­re­cho a sen­tir lo que sin­tió, no cul­po a na­die. Pe­ro aho­ra es­ta­mos ha­blan­do pa­ra de­cir­le a la gen­te que no so­mos así, que tam­bién es­ta­mos en es­ta lu­cha por la igual­dad. Que­re­mos po­ner bien fuer­te ese men­sa­je, que no­so­tros no so­mos ni se­ría­mos ja­más cóm­pli­ces de la vio­len­cia con­tra la mu­jer. R: Hay otra co­sa im­por­tan­te: no po­de­mos ha­cer­nos res­pon­sa­bles por la vi­da per­so­nal de un com­pa­ñe­ro. Nos ha­ce­mos res­pon­sa­bles de lo que ten­ga que ver con la ban­da. Pe­ro es muy in­jus­to que nos pi­dan ha­cer­nos car­go de la vi­da de un com­pa­ñe­ro.

Den­tro de los dar­dos más re­cu­rren­tes al gru­po du­ran­te esos días, al­gu­nas voces en­jui­cia­ron su nom­bre y las le­tras de sus te­mas, ca­li­fi­cán­do­las de mi­só­gi­nas. “Siem­pre le he­mos da­do har­to sen­ti­do y sig­ni­fi­ca­do a lla­mar­nos Los Te­tas. Lo di­go tam­bién re­fi­rién­do­me a la gen­te que ha ha­bla­do que es mi­só­gino, me pa­re­ce que es sú­per le­jano a lo que siem­pre ha sig­ni­fi­ca­do pa­ra no­so­tros. Es una lec­tu­ra erró­nea, por­que Los Te­tas na­ció de al­go que sim­bo­li­za la fuen­te de la vi­da. Y siem­pre he­mos he­cho le­tras de amor”, pun­tua­li­za Ei­dels­tein.

C-Funk ad­hie­re: “Nos cau­só mu­cho do­lor que nos di­gan un gru­po mi­só­gino. Hay mu­cho de opor­tu­nis­mo. El mis­mo día que es­to ocu­rrió sa­lió gen­te di­cien­do que no nos iba a acep­tar más en sus lo­ca­les. O que no­so­tros so­mos ma­chis­tas. O sea, ¿des­pués de 20 años se te vie­ne a ocu­rrir eso? Si co­mo lo­cal de mú­si­ca no nos quie­res, sim­ple­men­te no nos lla­mas”.

La Fon­da Per­ma­nen­te, uno de los si­tios don­de siem­pre to­can, anun­ció que can­ce­la­ba to­dos sus shows.

C: No quie­ro ha­blar de ellos, sien­to que es opor­tu­nis­mo. La mú­si­ca no se man­cha, Los Te­tas no se man­chan. ¿Por qué tie­nes que ha­cer alar­de de que no nos quie­res lle­var más? Por­que hay otro in­te­rés de­trás. Es un re­cur­so ba­ra­to, es des­viar el fo­co, pa­ra sa­car un po­co más de li­kes o ven­der más en­tra­das. Lo en­cuen­tro muy ba­jo.

En esa lí­nea, Alex An­wand­ter, ca­li­fi­có el co­mu­ni­ca­do de “un as­co”.

R: No te­ne­mos mu­chas ga­nas de re­fe­rir­nos a él. Sen­ti­mos que no va­le mu­cho la pe­na men­cio­nar­lo. Ob­via­men­te nos do­lió y a mí me do­lió, so­bre to­do por­que sim­pa­ti­zo mu­cho con su dis­cur­so, en­ton­ces sen­tí que fue muy po­co pru­den­te me­ter­nos en el mis­mo sa­co y acu­sar­nos.

C: Creo que en­tra den­tro del mis­mo opor­tu­nis­mo, sin qui­zás que­rer­lo. Sí pue­do ha­blar con to­tal con­fian­za de que el 99% de los co­le­gas nos ha man­da­do men­sa­jes de apo­yo en las úl­ti­mas se­ma­nas. Son gen­te que nos co­no­ce. Jus­ta­men­te a uno de los po­cos que no co­noz­co es a él. Nun­ca tu­vi­mos re­la­ción. Ha­bla sin sa­ber y qui­zás él mis­mo se va a dar cuen­ta có­mo son las co­sas. Yo soy fan y se en­tien­de que pue­da te­ner bue­na in­ten­ción, pe­ro sien­to que hay mu­cho opor­tu­nis­mo.

El ba­jis­ta ad­mi­te que el cues­tio­na­do co­mu­ni­ca­do lo en­via­ron sin ha­ber con­ver­sa­do con Cas­tal­di. Por eso, tras esa su­ce­sión de he­chos de esa jor­na­da, pu­die­ron con­ver­sar con él re­cién en la tar­de pa­ra in­for­mar­le que ha­bían de­ci­di­do mar­gi­nar­lo de la agru­pa­ción. “Fue una con­ver­sa­ción fuer­te. Sú­per ex­tre­mo to­do”, cuen­ta.

“No sé si pue­do de­cir que cos­tó, pe­ro sí es una de­ci­sión di­fí­cil. Es di­fí­cil echar a al­guien con el que has es­ta­do por 20 años. Es di­fí­cil dar­te cuen­ta que al­guien que co­no­cis­te por 20 años pue­da ser así. Nos de­mo­ra­mos cin­co ho­ras en mar­gi­nar a al­guien con el que tra­ba­ja­mos 22 años”, re­su­me C-Funk, quien ha vuel­to a ha­blar de mo­do pun­tual con su ex com­pa­ñe­ro, só­lo pa­ra re­cal­car­le que se ha­ga res­pon­sa­ble de lo su­ce­di­do.

¿Des­car­tan vol­ver a to­car con él?

C: Yo per­so­nal­men­te, sí. Sien­to que es un pa­so que no tie­ne vuel­ta. La his­to­ria de nues­tra ban­da cam­bió pa­ra siem­pre. Yo no po­dría vi­vir con co­mo han pa­sa­do las co­sas es­ta se­ma­na y me­dia. No po­dría vol­ver a tra­ba­jar con Ca­mi­lo, es de­ma­sia­do fuer­te lo que me tra­jo a mi vi­da, in­de­pen­dien­te de lo que pa­se, co­mo pa­ra po­der vol­ver a te­ner al­gún ti­po de tra­ba­jo jun­tos. Se­ría fal­tar­me el res­pe­to a mí y a mi fa­mi­lia. Que­dó una grie­ta de­ma­sia­do gran­de co­mo pa­ra sal­tar­la.

R: Con to­do el ca­ri­ño que le ten­go, sien­to que nues­tra re­la­ción de tra­ba­jo se ha des­gas­ta­do mu­cho y es­te epi­so­dio lo su­peró to­do. Da mie­do ser tan ro­tun­do y de­cir “nun­ca más”. Pe­ro en es­tos mo­men­tos, no sien­to que pue­da ser una po­si­bi­li­dad.

¿Qué es­pe­ra­rían de él?

R: Me gus­ta­ría que lo­gre en­con­trar un lu­gar de sa­lud fí­si­ca, men­tal, emo­cio­nal, sien­to que tie­ne mu­chas co­sas que sa­nar en to­do ám­bi­to. Lo que más me gus­ta­ría es que lo­gra­ra en­con­trar su cen­tro, en­con­trar­se con él mis­mo, sa­nar mu­chas he­ri­das.

C: Lo que desea­ría es que se ha­ga res­pon­sa­ble de lo que sea que ha­ya he­cho. De­seo que es­to ter­mi­ne de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble pa­ra to­dos. Y si uno desea el bien, tam­bién el otro de­be ser ca­paz de ha­cer­se res­pon­sa­ble de los ac­tos que ha­ce.

¿Có­mo ima­gi­nan el fu­tu­ro del gru­po? Us­te­des tie­nen un nue­vo dis­co gra­ba­do, don­de apa­re­ce Tea Ti­me.

R: Ha­bría si­do muy pen­ca que Los Te­tas mu­rie­ran por al­go co­mo es­to. Na­die es im­pres­cin­di­ble, ya he­mos can­ta­do sin al­guno de no­so­tros. No te­ne­mos idea có­mo va­mos a con­ti­nuar, sí va­mos a bus­car otro can­tan­te o sí lo ha­re­mos no­so­tros. Y si Los Te­tas co­mo era ya no va a ser, ese dis­co co­mo era tam­po­co va a ser.

C: Lo reite­ro: sen­tía­mos que es­to era una pe­sa­di­lla de la que pron­to des­per­ta­ría­mos. En­tien­do que mu­chos di­gan “no voy a es­cu­char más a Los Te­tas”, pe­ro la gen­te es­tá di­cién­do­nos que no nos va a aban­do­nar. Nues­tra mú­si­ca ya no nos per­te­ne­ce, le per­te­ne­ce a los fans. Y ellos sa­ben có­mo so­mos. Va­mos a se­guir con to­do. Hay una mú­si­ca que hay que de­fen­der. Hay una his­to­ria que hay que se­guir de­fen­dien­do.b

FOTO: JAI­ME VA­LEN­ZUE­LA

Los dos mú­si­cos que hoy se­gui­rán a bor­do de Los Te­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.