Pa­ra que (no) ga­ne

La Tercera - - Opinión - Ós­car Guillermo Ga­rre­tón Eco­no­mis­ta

AL CO­MIEN­ZO, la ra­zón fue “pa­ra que ga­ne”. Era lo úni­co que im­por­ta­ba, y pa­ra de­ter­mi­nar quién se­ría, el ins­tru­men­to de se­lec­ción no fue­ron sus pro­pues­tas sino las en­cues­tas. ¿Allen­de? No. ¿In­sul­za? No. ¿La­gos? No. No mar­can. ¿Y en­ton­ces quién? El que di­gan las en­cues­tas. Bueno, Gui­llier. Es el úni­co can­di­da­to so­lo ex­pli­ca­do por en­cues­tas. Pi­ñe­ra era co­no­ci­do co­mo op­ción an­tes de la pri­me­ra en­cues­ta; Bea­triz Sán­chez no exis­tía en ellas an­tes de ser no­mi­na­da y Goic fue de­sig­na­da por su par­ti­do desafian­do en­cues­tas.

Mar­car en las en­cues­tas es, ob­vio, un fac­tor a to­mar en cuen­ta. Pe­ro las en­cues­tas le­ja­nas a las elec­cio­nes no mar­can op­ción de vo­to sino atrac­ción ini­cial, no­ve­dad, et­cé­te­ra. El grue­so de­ci­de por quien vo­tar, más cer­ca de las elec­cio­nes, y allí la op­ción es me­nos de “tin­ca­da”. Es so­bre quien me con­vie­ne que ga­ne, quien lo ha­rá me­jor, quien me da más se­gu­ri­da­des. Y por en­de una elec­ción in­te­li­gen­te de can­di­da­to con­si­de­ra, mu­cho más que una en­cues­ta le­ja­na que co­rre ries­gos de ser “par­ti­da de ca­ba­llo in­glés y lle­ga­da de bu­rro”, la ca­pa­ci­dad del can­di­da­to y de quie­nes lo ro­dean pa­ra cons­truir ima­gen de go­ber­na­bi­li­dad en­tre los días de lan­za­mien­to y aque­llos en que el grue­so de la ciu­da­da­nía, an­tes ab­sor­ta en otras preo­cu­pa­cio­nes, con­clu­ye que de­be de­fi­nir su op­ción pre­si­den­cial.

En ese pe­río­do el can­di­da­to se per­fi­la. Se vuel­ve re­pre­sen­tan­te de un to­do que ta­lla su ima­gen día tras día con sus ac­tos, de­cla­ra­cio­nes, pro­pues­tas, cohe­ren­cias o in­cohe­ren­cias. No es so­lo cul­pa de él y de sus atri­bu­tos que las en­cues­tas ha­blan de un de­te­rio­ro del can­di­da­to Gui­llier. Cuan­ta no­ti­cia ema­na de su en­torno son dis­cre­pan- cias, des­au­to­ri­za­cio­nes mu­tuas, ca­ren­cias pro­gra­má­ti­cas, acu­sa­cio­nes cru­za­das, des­plan­tes, de­cla­ra­cio­nes tor­pes lue­go des­men­ti­das. No es pre­ci­sa­men­te go­ber­na­bi­li­dad lo que trans­mi­ten.

Ade­más, mien­tras las pri­ma­rias pro­ba­ron que exis­tía un re­cha­zo de lo exis­ten­te más ma­si­vo y ac­ti­vo de lo pre­vis­to, su can­di­da­tu­ra es la más fá­cil­men­te vis­ta co­mo con­ti­nui­dad de lo ac­tual en un país que quie­re cam­bios. Agre­gue­mos que Gui­llier perdió el ala de cen­tro de la Nue­va Ma­yo­ría y, ate­nién­do­nos a los nú­me­ros, quie­nes quie­ren re­ver­tir lo he­cho son mu­chos más que los que quie­ren ra­di­ca­li­zar­los.

En­ton­ces, cambió el dis­cur­so. Pe­ro igual­men­te re­fe­ri­do a en­cues­tas y ajeno a con­te­ni­dos. Se lla­ma a unir fuer­zas en torno al que pa­se a se­gun­da vuel­ta, sea cual sea, “pa­ra que no ga­ne” el que va pri­me­ro. Es de di­fí­cil éxi­to en des­ti­na­ta­rios que quie­ren cam­bios a lo ac­tual y en­tre los que ha pri­ma­do la dis­cor­dia. Unos, otro­ra uni­dos, aho­ra lle­van dos can­di­da­tos y no pier­den opor­tu­ni­dad de dis­cre­par; otros, de in­fla­ma­do dis­cur­so con­tra el “duo­po­lio neo­li­be­ral”, de­be­rán ex­pli­car a sus va­rio­pin­tos se­gui­do­res por qué uno de los dos es bueno. En­tien­do la in­ten­cio­na­li­dad de ese “pa­ra que no ga­ne”. Pe­ro es­gri­mir aho­ra la uni­dad de la cen­troiz­quier­da, sin pro­pues­ta al­gu­na que la de­fi­na, sue­na po­co creí­ble en boca de los mis­mos ac­to­res que la tor­pe­dea­ron. Fue su per­sis­ten­te des­con­si­de­ra­ción a ella la que los con­du­jo al pun­to don­de hoy se en­cuen­tran.

Es­gri­mir aho­ra la uni­dad de la cen­troiz­quier­da, sin pro­pues­ta que la de­fi­na, sue­na po­co creí­ble en boca de quie­nes la tor­pe­dea­ron.

EL PRO­BLE­MA con el re­cin­to pe­nal de Punta Peu­co no es que las con­di­cio­nes car­ce­la­rias ex­ce­dan los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les, co­mo era el ca­so del Pe­nal Cor­di­lle­ra, que más pa­re­cía una co­lo­nia de va­ca­cio­nes, sino que más del 99% de la po­bla­ción pe­nal es­tá en con­di­cio­nes in­fra­hu­ma­nas.

En es­te sen­ti­do, dis­cri­mi­na en fa­vor de los ahí re­clui­dos. Su cie­rre, por tan­to, es­ta­ría jus­ti­fi­ca­do, aun­que Chi­le de­be avan­zar de­ci­di­da­men­te en me­jo­rar las con­di­cio­nes car­ce­la­rias pa­ra to­dos; una ta­rea pen­dien­te.

Un pa­so im­por­tan­te se­ría fa­ci­li­tar el ejer­ci­cio del de­re­cho a vo­to de quie­nes no es­tén con­de­na­dos a una pe­na aflic­ti­va.

Las nor­mas in­ter­na­cio­na­les apli­ca­bles son las re­glas mí­ni­mas pa­ra el tra­ta­mien­to de los re­clu­sos de las Na­cio­nes Uni­das de 1957, com­ple­men­ta­das por las lla­ma­das re­glas Nel­son Man­de­la de 2015 de las mis­mas Na­cio­nes Uni­das.

En lo que to­ca a Chi­le, un do­cu­men­to del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos di­ce: “La po­si­bi­li­dad de que per­so­nas que pur­gan con­de­nas por es­ta cla­se de de­li­tos pue­dan ac­ce­der a be­ne­fi­cios en la eta­pa de eje­cu­ción de la pe­na, no con­tra­vie­ne la obli­ga­ción a car­go del Es­ta­do, con­sis­ten­te en in­ves­ti­gar y a ga­ran­ti­zar en to­do tiem­po y lu­gar el ac­ce­so a la jus­ti­cia, in­clui­da la de­ter­mi­na­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les y la con­se­cuen­te apli­ca­ción de san­cio­nes efec­ti­vas y pro­por­cio­na­les a la gra­ve­dad de los ilícitos per­pe­tra­dos, que el De­re­cho In­ter­na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos y el De­re­cho Hu­ma­ni­ta­rio re­cla­man res­pec­to de es­tos crí­me­nes”.

Por lo tan­to, la si­tua­ción es la si­guien­te:

La jus­ti­cia no ex­clu­ye me­di­das de hu­ma­ni­dad. Por ejem­plo, las au­to­ri­da­des de la Ale­ma­nia uni­fi­ca­da li­be­ra­ron a Ho­nec­ker, en lu­gar de pro­ce­sar­lo por ha­ber or­de­na­do dis­pa­rar a ma­tar a quie­nes in­ten­ta­ran cru­zar el mu­ro de Ber­lín, pues la opi­nión mé­di­ca era que mo­ri­ría de­bi­do a un cáncer al hí­ga­do an­tes de ter­mi­nar­se el pro­ce­so.

Res­pec­to de per­so­nas re­clui­das que se en­cuen­tran pri­va­das de ra­zón, de­bie­ran cum­plir el res­to de su con­de­na en sus do­mi­ci­lios. Por ejem­plo, una per­so­na afec­ta­da de Alz­hei­mer pue­de no sa­ber quién

ABes ni dón­de es­tá. Es­ta re­gla fa­vo­re­ce más a los fa­mi­lia­res que a los re­clu­sos, pues tie­nen la po­si­bi­li­dad de te­ner al re­clu­so en­fer­mo con ellos.

Los re­clu­sos con en­fer­me­da­des ter­mi­na­les no pier­den por ello su ca­pa­ci­dad de arre­pen­tir­se y de re­ve­lar la ver­dad de lo ocu­rri­do. Plan­tear es­ta exi­gen­cia no es con­tra­ria a de­re­cho, sino que cum­ple con los re­qui­si­tos de la lla­ma­da jus­ti­cia tran­si­cio­nal.

So­bre los re­clu­sos de edad avan­za­da, dis­tin­tos paí­ses han adop­ta­do di­fe­ren­tes so­lu­cio­nes, in­clu­yen­do el cum­pli­mien­to to­tal de su con­de­na en pri­sión. Soy de opi­nión de fi­jar, de­li­be­ra­ti­va­men­te, una edad lí­mi­te.

En nues­tro país, la fa­cul­tad de in­dul­tar es pri­va­ti­va del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. En su­ma, no se tra­ta de ven­gan­za ni de re­ba­jar­se al ni­vel de los au­to­res de crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad, sino de, pre­ci­sa­men­te, ac­tuar con hu­ma­ni­dad.

Por tan­to, las de­cla­ra­cio­nes de la Pre­si­den­ta Ba­che­let en el sen­ti­do de ce­rrar Punta Peu­co y no des­car­tar in­dul­tos, son ajus­ta­das a de­re­cho.

CDE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.