Nue­va Re­gión de Ñu­ble

La Tercera - - Opinión - Co­men­te en

EL CON­GRE­SO Na­cio­nal fi­nal­men­te des­pa­chó el pro­yec­to de ley que crea la Re­gión de Ñu­ble, una nue­va uni­dad te­rri­to­rial que co­men­za­rá a fun­cio­nar co­mo tal un año des­pués. La nue­va re­gión –que se es­cin­de de la ac­tual Bio­bío- pa­sa­rá a ser ofi­cial­men­te la nú­me­ro XVI, su ca­pi­tal se­rá Chi­llán, con­ta­rá con tres pro­vin­cias -Di­gui­llín, Pu­ni­lla e Ita­ta- y con­gre­ga­rá a po­co más de 430 mil ha­bi­tan­tes.

Aun cuan­do des­de el pun­to de vis­ta de los in­tere­ses de la po­bla­ción lo­cal la con­cre­ción de una nue­va re­gión apa­rez­ca co­mo un sen­ti­do an­he­lo, es dis­cu­ti­ble que me­dian­te la crea­ción de nue­vas uni­da­des te­rri­to­ria­les ca­da vez más ato­mi­za­das, se lo­gre avan­zar en una efec­ti­va des­cen­tra­li­za­ción del po­der y un for­ta­le­ci­mien­to del desa­rro­llo lo­cal. A me­dia­dos de la dé­ca­da de los 50, cuan­do co­men­za­ron a tra­zar­se los es­bo­zos de lo que se­ría la fu­tu­ra di­vi­sión ad­mi­nis­tra­ti­va del país –en re­gio­nes y pro­vin­cias- se apun­ta­ba a la crea­ción de “ma­cro re­gio­nes”. A me­dia­dos de los 70 se dio for­ma fi­nal a es­ta es­truc­tu­ra –con más re­gio­nes, aun­que me­no­res en ta­ma­ño-, pe­ro con­ser­van­do la no­ción de que abar­ca­ran una zo­na te­rri­to­rial, po­bla­cio­nal y pro­duc­ti­va de cier­ta re­le­van­cia.

Es­te con­cep­to de re­gio­nes fuer­tes, ca­pa­ces de ha­cer al­gún con­tra­pe­so al cen­tra­lis­mo, se ha ido des­di­bu­jan­do en fa­vor de cri­te­rios que apun­tan a pri­vi­le­giar la “iden­ti­dad cul­tu­ral” que, si bien le­gí­ti­ma, es dis­cu­ti­ble que bas­te pa­ra jus­ti­fi­car la exis­ten­cia de más re­gio­nes. Su crea­ción es des­de lue­go one­ro­sa en cuan­to a la bu­ro­cra­cia que re­quie­re –la de Ñu­ble im­pli­ca­rá un gas­to fis­cal per­ma­nen­te de unos US$ 24 mi­llo­nes anua­les-, y a la luz de la es­ca­sa re­so­nan­cia de otras re­gio­nes de re­cien­te crea­ción, co­mo Los Ríos y Ari­ca-Pa­ri­na­co­ta, su jus­ti­fi­ca­ción no re­sul­ta evi­den­te. En car­pe­ta si­guen los es­tu­dios pa­ra crear la re­gión de Acon­ca­gua y se­pa­rar El Mau­le en Nor­te y Sur. A ellas se irán su­man­do otros pe­ti­to­rios. Es po­co acon­se­ja­ble se­guir ato­mi­zan­do el te­rri­to­rio sin an­tes avan­zar ha­cia una po­lí­ti­ca in­te­gral de re­gio­na­li­za­ción, que no so­lo abar­que la elec­ción de au­to­ri­da­des, sino tam­bién tras­pa­so de com­pe­ten­cias y re­cur­sos.

Es un in­for­me (el del Se­na­me) que no da cuen­ta de las cues­tio­nes que de ver­dad se han he­cho y pa­re­cie­re ser que más bien ha­bía un pre­juz­ga­mien­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.