Com­ple­jo mo­men­to pa­ra can­di­da­tu­ra de Gui­llier

La Tercera - - Opinión -

A la in­de­fi­ni­ción so­bre si iz­quier­di­zar el pro­gra­ma o ten­der ha­cia el

cen­tro, se su­ma la fal­ta de cla­ri­dad so­bre el cre­ci­mien­to.

LA CAN­DI­DA­TU­RA del se­na­dor in­de­pen­dien­te Ale­jan­dro Gui­llier -uno de los aban­de­ra­dos de la Nue­va Ma­yo­ría, jun­to con Ca­ro­li­na Goic- no pa­re­ce es­tar atra­ve­san­do por un mo­men­to fá­cil. Las crí­ti­cas des­de sus pro­pias fi­las han si­do de es­pe­cial du­re­za -un se­na­dor del PPD in­clu­so lo ca­li­fi­có co­mo “un cas­ti­go”- en tan­to la ma­yo­ría de los es­tu­dios de opi­nión coin­ci­den en que en las úl­ti­mas se­ma­nas ha ten­di­do a es­tan­car­se, fe­nó­meno que no de­ja de ser lla­ma­ti­vo con­si­de­ran­do que fue pre­ci­sa­men­te su al­ta po­pu­la­ri­dad en los son­deos la que en­cum­bró su pos­tu­la­ción pre­si­den­cial.

Es pro­ba­ble que la au­sen­cia del ofi­cia­lis­mo del pro­ce­so de pri­ma­rias ex­pli­que en par­te es­te apa­ren­te de­cai­mien­to, pe­ro pro­ba­ble­men­te las ra­zo­nes más de fon­do ten­gan que ver con la in­de­fi­ni­ción en ma­te­ria de con­te­ni­dos pro­gra­má­ti­cos y la fal­ta de una pla­ta­for­ma más es­truc­tu­ra­da en torno a su can­di­da­tu­ra. Fal­tan­do ape­nas unos me­ses pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, lla­ma la aten­ción que di­chas de­fi­ni­cio­nes si­gan aún pen­dien­tes, exis­tien­do se­ña­les con­tra­dic­to­rias en cuan­to a lo que di­cha can­di­da­tu­ra pre­ten­de pro­yec­tar. El pro­pio se­na­dor ha trans­mi­ti­do su vo­ca­ción de con­ti­nui­dad con las re­for­mas de la Nue­va Ma­yo­ría y la ne­ce­si­dad de pro­fun­di­zar­las, bus­can­do con­quis­tar el vo­to más de iz­quier­da y ale­ján­do­se del cen­tro.

Sin em­bar­go, tras las elec­cio­nes pri­ma­rias, quedó de ma­ni­fies­to que una op­ción fuer­te­men­te iz­quier­di­za­da no pa­re­ce cau­ti­var de­ma­sia­do a los vo­tan­tes, tal co­mo quedó de­mos­tra­do con la dis­cre­ta vo­ta­ción que ob­tu­vo el Fren­te Am­plio, co­mo tam­bién por la inusi­ta­da fuer­za que ex­hi­bió la cen­tro­de­re­cha. Al des­va­ne­cer­se la ame­na­za por el flan­co iz­quier­do, ca­bría es­pe­rar que la can­di­da­tu­ra de Gui­llier die­ra se­ña­les de bus­car orien­tar­se más ha­cia el cen­tro, en par­ti­cu­lar ha­cia la con­quis­ta del vo­to de los sec­to­res más iden­ti­fi­ca­dos con la De­mo­cra­cia Cris­tia­na, lo que no ha ocu­rri­do.

En es­te mar­co, lla­ma la aten­ción que tan­to el se­na­dor co­mo las fuer­zas que lo res­pal­dan si­gan sos­la­yan­do te­mas de es­pe­cial re­le­van­cia pa­ra el fu­tu­ro del país, en par­ti­cu­lar en lo que to­ca al cre­ci­mien­to y crea­ción de em­pleo, dos va­ria­bles que se han de­te­rio­ra­do en bue­na me­di­da pro­duc­to de la in­cer­ti­dum­bre que ha ge­ne­ra­do el ac­tual pro­gra­ma de re­for­mas, y que ha co­bra­do es­pe­cial no­to­rie­dad lue­go de la re­ba­ja en la cla­si­fi­ca­ción de ries­go de la deu­da so­be­ra­na chi­le­na.

Las pre­ten­sio­nes de Gui­llier se ve­rán afec­ta­das en la me­di­da que su can­di­da­tu­ra sea aso­cia­da por los vo­tan­tes al con­ti­nuis­mo de aque­llo que ha ter­mi­na­do da­ñan­do el apa­ra­to pro­duc­ti­vo del país. Por lo mis­mo, lla­ma la aten­ción que el can­di­da­to con­ti­núe ajeno a es­ta reali­dad, y sus pro­pues­tas in­sis­tan en au­men­tar fuer­te­men­te el gas­to pú­bli­co, sin ha­cer­se car­go de dón­de sal­drán los re­cur­sos pa­ra ello. Su je­fe pro­gra­má­ti­co, el eco­no­mis­ta Os­val­do Ro­sa­les, pa­re­ce ha­ber in­tui­do los ries­gos de no reac­ti­var la eco­no­mía, y con des­car­na­da fran­que­za ha plan­tea­do que otros cua­tro años de ba­jo cre­ci­mien­to “ge­ne­ra­rían un es­ce­na­rio de in­go­ber­na­bi­li­dad po­lí­ti­ca de mar­ca ma­yor”. Iró­ni­ca­men­te, sus pa­la­bras pu­die­ron ha­ber­le ju­ga­do en con­tra, ya que es la op­ción de Chi­le Va­mos la que ha pues­to es­pe­cial én­fa­sis en ma­te­ria de for­ta­le­cer el cre­ci­mien­to. No ca­be du­da de que la crea­ción de em­pleo y la reac­ti­va­ción del cre­ci­mien­to se han vuel­to va­ria­bles crí­ti­cas de ca­ra a es­tas elec­cio­nes, y por lo mis­mo in­elu­di­bles pa­ra cual­quier can­di­da­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.