Cui­dar a nues­tros ni­ños

La Tercera - - Correo -

Se­ñor di­rec­tor:

Los paí­ses de­mues­tran su cul­tu­ra y ma­du­rez en la for­ma que cui­dan a sus ni­ños y a los más vul­ne­ra­bles de su so­cie­dad. Des­de ha­ce años, en Chi­le no he­mos es­ta­do a la al­tu­ra de las ne­ce­si­da­des de los ni­ños del Se­na­me, ni co­mo Es­ta­do, ni tam­po­co co­mo so­cie­dad ci­vil.

En el Con­gre­so se han dis­cu­ti­do las res­pon­sa­bi­li­da­des de los di­fe­ren­tes ac­to­res, con mi­ra­das que no de­jan de plan­tear opor­tu­nis­mo con de­fen­sas cor­po­ra­ti­vas y po­lí­ti­cas. Por otra par­te, gru­pos de ex­per­tos han pro­pues­to di­fe­ren­tes lí­neas de ac­ción en los ám­bi­tos del cui­da­do de la sa­lud, ca­li­dad de la edu­ca­ción, me­jor in­fra­es­truc­tu­ra, ma­yo­res re­cur­sos y fu­tu­ro desa­rro­llo del sis­te­ma.

Re­cien­te­men­te la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal hi­zo un im­por­tan­te lla­ma­do a abor­dar con ur­gen­cia las ne­ce­si­da­des de los ni­ños del Se­na­me. Es­ta so­li­ci­tud ya es­tu­vo pre­sen­te ha­ce más de tres años, sin que se co­rri­gie­ran las gra­ves fa­len­cias en el tra­to a los ni­ños aban­do­na­dos. Los obis­pos han in­sis­ti­do en la ur­gen­cia que es­to ame­ri­ta, por tra­tar­se de la vul­ne­ra­ción de de­re­chos esen­cia­les de los ni­ños, que de­bie­ran ser los más pre­cia­dos de nues­tra so­cie­dad.

Des­de la UC pen­sa­mos que es­ta si­tua­ción ame­ri­ta un es­fuer­zo adi­cio­nal del Es­ta­do, es de­cir re­quie­re po­ner re­cur­sos de emer­gen­cia, del ti­po de los que se po­nen cuan­do hay un te­rre­mo­to u otra ca­tás­tro­fe na­cio­nal. Por­que no hay peor dra­ma que el que aque­ja a es­tos ni­ños, que na­cie­ron en una fa­mi­lia que no los pu­do aco­ger, y que lue­go tie­nen una se­gun­da opor­tu­ni­dad en un ho­gar, en don­de en­cuen­tran mal­tra­to, do­lor y an­gus­tia.

Nos de­be­mos pre­gun­tar, ¿pue­de ha­ber un te­rre­mo­to so­cial más gran­de?, ¿aca­so no es pa­ra po­ner fon­dos de emer­gen­cia? ¿Es más im­por­tan­te que se cai­gan puen­tes, que se de­te­rio­re una ca­rre­te­ra o que se frac­tu­re la con­fian­za y el tra­to del Es­ta­do pa­ra pro­te­ger a sus me­no­res?

A ve­ces nos preo­cu­pa­mos más de lo ma­te­rial que de lo que más im­por­ta, que son las per­so­nas. En es­pe­cial los ni­ños, que son nues­tro pre­sen­te y fu­tu­ro. Ellos no pue­den es­pe­rar, por lo que hoy de­be­mos te­ner un sen­ti­do de ur­gen­cia. Ig­na­cio Sán­chez D. a nues­tros so­cios co­mer­cia­les, sín­to­mas que atri­buían a la des­con­fian­za ge­ne­ra­da por las pre­ten­sio­nes re­fun­da­cio­na­les del go­bierno.

En es­te ca­so la su­ma de me­di­cio­nes y fac­to­res que se han es­tan­ca­do, o han ido a la ba­ja, han ge­ne­ra­do un pun­to de in­fle­xión en la ima­gen in­ter­na­cio­nal de Chi­le. Es­tos fac­to­res son pa­rá­me­tros ob­je­ti­vos, co­mo el ba­jo cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sos­te­ni­do, la ba­ja in­ver­sión, el dé­fi­cit fis­cal y la deu­da pú­bli­ca.

A su vez, el de­te­rio­ro de ca­da uno de los ele­men­tos men­cio­na­dos ha si­do con­se­cuen­cia de una su­ma de fac­to­res y ma­las de­ci­sio­nes que ha efec­tua­do es­ta ad­mi­nis­tra­ción, al im­po­ner re­for­mas in­ne­ce­sa­rias y apu­ra­das, po­bre­men­te di­se­ña­das y mal im­ple­men­ta­das.

En los pri­me­ros dos años de es­te go­bierno el gas­to pú­bli­co au­men­tó 3 ve­ces lo que cre­ció el PIB, su so­bre­ex­pan­sión es­tá ca­yen­do por su pro­pio pe­so.

Al cie­rre de 2016 la deu­da pú­bli­ca al­can­zó un 21,7% del PIB, la ci­fra más al­ta des­de 1994, y la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción de­be­rá asu­mir una deu­da en­torno a 26% del PIB, jun­to a un fi­nan­cia­mien­to com­pro­me­ti­do que ha­rá lle­gar la deu­da has­ta los 30 pun­tos pa­ra 2019.

Pa­ra re­cu­pe­rar la con­fian­za y rec­ti­fi­car el rum­bo del país se re­quie­re un cam­bio de­fi­ni­ti­vo en ma­te­ria eco­nó­mi­ca. De mo­men­to, las ma­las po­lí­ti­cas im­ple­men­ta­das las pa­ga­mos to­dos, es­pe­cial­men­te los más ne­ce­si­ta­dos.

Jo­sé Gar­cía Ru­mi­not de las mul­ti­pli­ci­da­des de for­mas y es­tra­te­gias res­pec­to de có­mo la vi­da se ajus­ta a un me­dio am­bien­te en per­ma­nen­te cam­bio. Pre­ten­der pon­ti­fi­car so­bre la inamo­vi­li­dad de las co­sas y pro­ce­sos vi­ta­les del cos­mos, es qui­zás un atri­bu­to úni­co y ca­rac­te­rís­ti­co de se­res hu­ma­nos que se desen­vuel­ven en un do­mi­nio dis­tin­to del sa­ber y del co­no­ci­mien­to.

Por eso re­sul­ta cu­rio­so, irri­tan­te a ra­tos, el re­co­rri­do que ini­ció ha­ce al­gu­nos días el au­to­de­no­mi­na­do “Bus de la Li­ber­tad”, con sus men­sa­jes de inamo­vi­li­dad y pseu­do-axio­mas me­siá­ni­cos so­bre al­gu­nos as­pec­tos pun­tua­les de la vi­da.

Co­mo bien ma­ni­fes­tó un ex pre­can­di­da­to pre­si­den­cial, los que pro­mue­ven el iti­ne­ra­rio del men­cio­na­do vehícu­lo “no han en­ten­di­do na­da” so­bre lo que sig­ni­fi­ca la vi­da en es­ta tie­rra. Sig­ni­fi­ca­do que, por cier­to, va mu­chí­si­mo más allá de los pe­nes y va­gi­nas que col­man el ima­gi­na­rio cul­po­so y es­tre­cho de los pro­mo­to­res de di­cha ini­cia­ti­va. Marcelo Saa­ve­dra Pé­rez crea­do en torno a la obra del ar­qui­tec­to, pe­ro en es­te ba­rrio de Vi­ta­cu­ra ni si­quie­ra una pla­za lle­va su nom­bre. Un mu­ni­ci­pio con re­cur­sos es­tá en buen pie pa­ra re­co­no­cer va­lo­res cul­tu­ra­les en su co­mu­na y avan­zar en ac­cio­nes ur­ba­nís­ti­cas que pro­pi­cien su con­ser­va­ción, en sin­to­nía con los fundamentos que ofre­ce la Ley Ge­ne­ral de Ur­ba­nis­mo.

Rec­tor, Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Chi­le

Se­na­dor por La Arau­ca­nía

Bió­lo­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.