Nue­va Re­gión de Ñu­ble abre de­ba­te so­bre per­ti­nen­cia de se­guir sub­di­vi­dien­do el país

La Tercera - - Nacional - X. Ber­tin y co­rres­pon­sa­les Es­te­ban Va­len­zue­la

Es­te miér­co­les el Se­na­do, por 26 vo­tos a fa­vor y dos en con­tra, le dio el vis­to bueno fi­nal a la crea­ción de la nue­va Re­gión de Ñu­ble, que sig­ni­fi­có 20 años de lu­cha por par­te del mo­vi­mien­to re­gio­na­lis­ta lo­cal. Aho­ra, Ñu­ble por fin se­rá una re­gión, la nú­me­ro XVI, des­pren­dién­do­se ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te de Bio­bío y abrien­do el de­ba­te so­bre la per­ti­nen­cia de crear más sub­di­vi­sio­nes te­rri­to­ria­les, y cuá­les se­rían sus efec­tos a ni­vel in­terno y en la re­gión “ma­dre”.

Es­te­ban Va­len­zue­la, ex pre­si­den­te de la Co­mi­sión Ase­so­ra Pre­si­den­cial pa­ra la Des­cen­tra­li­za­ción, des­car­ta una ava­lan­cha de nue­vas re­gio­nes. Sal­vo el ca­so de Ñu­ble o Acon­ca­gua, su­man­do par­te del sur de la IV Re­gión, di­ce Va­len­zue­la, no se jus­ti­fi­ca­ría en nin­gu­na otra par­te del país don­de se oyen vo­ces de se­pa­ra­ción.

“No da pa­ra más, soy par­ti­da­rio de una re­gla cons­ti­tu­cio­nal en que pa­ra crear una nue­va re­gión hay que te­ner 30 mil km cua­dra­dos y me­dio mi­llón de ha­bi­tan­tes. Con esa re­gla no da pa­ra más re­gio­nes en un ci­clo, por­que Pa­le­naChi­loé tie­nen te­rri­to­rio pe­ro no po­bla­ción, y San Antonio con Me­li­pi­lla pue­den te­ner po­bla­ción pe­ro no te­rri­to­rio”, pun­tua­li­za Va­len­zue­la. “Téc­ni­ca­men­te, no es­ta­mos an­te nin­gu­na cas­ca­da de nue­vas re­gio­nes”, acla­ra.

Pa­ra Guillermo Pé­rez, in­ves­ti­ga­dor Fun­da­ción Pien­sa (de­di­ca­da a te­mas de des­cen­tra­li­za­ción), crear nue­vas re­gio­nes es un con­tra­sen­ti­do en el sis­te­ma de ad­mi­nis­tra­ción ac­tual. “Cuan­do se di­vi­de una re­gión, se crea otra más pe­que­ña, con me­nos po­der y me­nos si­me­tría en re­la­ción al po­der cen­tral. Lo esen­cial, por lo tan­to, es for­ta­le­cer las es­truc­tu­ras que ya es­tán, y lue­go de eso em­pe­zar a pen­sar en di­vi­dir o crear nue­vas re­gio­nes. Sa­be­mos que hoy los go­bier­nos re­gio­na­les son in­com­pe­ten­tes, en­ton­ces de qué sir­ve crear más de lo mis­mo”, ad­vier­te Pé­rez.

La dis­cu­sión so­bre la per­ti­nen­cia de nue­vas re­gio­nes se en­mar­ca en un pro­ce­so des­cen­tra­li­za­dor aún in­com­ple­to y que pre­ten­día en­tre­gar ma­yor au­to­no­mía y re­cur­sos fi­nan­cie­ros a ca­da re­gión. Hoy la nue­va Re­gión de Ñu­ble, co­mo el res­to del país, no pue­de ele­gir a su pri­me­ra au­to­ri­dad por la de­mo­ra de es­te y otros pro­yec­tos cla­ves que res­pal­dan el pro­ce­so des­cen­tra­li­za­dor com­pro­me­ti­do por la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción.

“Hay que te­ner cla­ro que el so­lo he­cho de crear nue­vas re­gio­nes no sig­ni­fi­ca ne­ce­sa­ria­men­te avan­zar en des­cen­tra­li­za­ción y en me­jo­res opor­tu­ni­da­des al in­te­rior de even­tua­les nue­vas re­gio­nes”, pre­ci­sa Hein­rich von Baer, pre­si­den­te de la Fun­da­ción Chi­le Des­cen­tra­li­za­do.

“La de­man­da por ma­yor au­to­no­mía en cier­tas lo­ca­li­da­des es con­se­cuen­cia de la po­ca aten­ción y tra­to equi­ta­ti­vo de las ca­pi­ta­les re­gio­na­les. Eso pa­só en Los Ríos con Val­di­via pa­ra no de­pen­der de Pto. Montt, o de Ari­ca y Pa­ri­na­co­ta en re­la­ción a Iqui­que, y lo mis­mo en Ñu­ble ver­sus Con­cep­ción, y lo que quie­re ha­cer Acon­ca­gua con res­pec­to a Val­pa­raí­so”, plan­tea von Baer.

“Es, por lo tan­to, un lla­ma­do de aten­ción pa­ra for­ta­le­cer los mo­de­los de des­cen­tra­li­za­ción in­tra­rre­gio­nal. Y en el ca­so de la re­cién crea­da Ñu­ble, hay que es­for­zar­se en que su ale­gría no se trans­for­me en frus­tra­ción. Pa­ra eso, des­de ya de­be ser una re­gión pi­lo­to de ser­vi­cios des­cen­tra­li­za­dos, pa­ra que en ella no se ha­ga más de lo mis­mo y no sea so­lo un re­di­bu­jo de los lí­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos”, pre­ci­sa Von Baer.

Pa­ra Va­len­tín Vol­ta, ex in­ten­den­te y con­sul­tor de po­lí­ti­cas pu­bli­cas, “la des­cen­tra­li­za­ción por la vía de crear nue­vas y más re­gio­nes no es la fór­mu­la. Lo que se re­quie­re es que las re­gio­nes ten­gan au­to­no­mía po­lí­ti­ca y fi­nan­cie­ra”.

Reac­ción de las re­gio­nes

Ñu­ble se su­ma así a las úl­ti­mas re­gio­nes crea­das en 2007: Ari­ca y Pa­ri­na­co­ta, y Los Ríos. En es­ta úl­ti­ma, si bien hay más pre­su­pues­to dis­po­ni­ble, no to­das las ex­pec­ta­ti­vas se han cum­pli­do se­gún el al­cal­de de Val­di­via, Omar Sa­bat. “El Es­ta­do de­be tra­ba­jar en ni­ve­lar la con­so­li­da­ción de las nue­vas re­gio­nes, lo que va más allá de te­ner más pre­su­pues­to y au­to­ri­da­des”, ad­vier­te el edil an­te el na­ci­mien­to de Ñu­ble.

En Ari­ca y Pa­ri­na­co­ta, Vi­to Al­ber­ti, ge­ren­te (s) de la Cor­po­ra­ción de Desa­rro­llo de Ari­ca y Pa­ri­na­co­ta (Cor­dap) opi­na que se­pa­rar­se de Ta­ra­pa­cá per­mi­tió ba­jar la ce­san­tía “y ge­ne­rar un desa­rro­llo que no ha si­do rá­pi­do, pe­ro que se ha ido vien­do en el tiem­po”. En el ca­so de la co­mu­na de Ge­ne­ral La­gos, la más apar­ta­da de esa re­gión, los cam­bios son re­la­ti­vos. “An­tes to­do es­ta­ba en Iqui­que, aho­ra to­do es­tá en Ari­ca. Igual es­ta­mos le­jos, pe­ro la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta del Go­bierno Re­gio­nal es mu­cho más rá­pi­da. Pe­ro si en­tra­mos a la ín­do­le mu­ni­ci­pal es mu­cho más len­ta, por­que se re­la­cio-

“Téc­ni­ca­men­te, no es­ta­mos an­te nin­gu­na cas­ca­da de nue­vas re­gio­nes”

Ex Pd­te. Com. Des­cen­tra­li­za­ción

re­gio­nes su­ma­rá el país tras la pro­mul­ga­ción de la ley que crea­rá la Re­gión de Ñu­ble fue el año en que se crea­ron las úl­ti­mas re­gio­nes: la XIV Re­gión de Los Ríos y XV Re­gión de Ari­ca y Pa­ri­na­co­ta. na con au­to­no­mía, fi­nan­cia­mien­to y le­yes que se crean”, ex­pli­ca su edil, Alex Castillo,

La apro­ba­ción de Ñu­ble co­mo re­gión fue aplau­di­da por los ha­bi­tan­te de sus tres pro­vin­cias, con ca­pi­tal en Chi­llán, que es­pe­ran me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da. “Era un sueño de 20 años te­ner au­to­no­mía en el uso de los re­cur­sos y tam­bién la pla­ni­fi­ca­ción de 21 co­mu­nas, al­gu­nas en­tre las más po­bre del país. Se dio una lu­cha muy es­pe­cial”, se­ña­la Ser­gio Zar­zar, al­cal­de de Chi­llán.

Ñu­ble tam­bién tie­ne de­trac­to­res, es­pe­cial­men­te en su re­gión “ma­dre”, por la mer­ma en te­mas eco­nó­mi­cos y la po­si­bi­li­dad de que Bio­bío de­je de ser la se­gun­da re­gión más im­por­tan­te del país. “Allá (en Ñu­ble) hay mu­chas em­pre­sas y pro­duc­to­res, ade­más de un gran po­lo tu­rís­ti­co. Creo que al di­vi­dir­nos per­de­mos sol­ven­cia y la po­ten­cia eco­nó­mi­ca que te­ne­mos co­mo una so­la re­gión”, plan­tea Ar­tu­ro De­lla­to­rre, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Con­cep­ción.

Pa­ra Jo­sé Miguel Steg­meier, pre­si­den­te de So­cie­dad Agrí­co­la de Bio­bío, la di­vi­sión es un re­tro­ce­so. “Es­ta­mos ge­ne­ran­do un Es­ta­do más gran­de e inor­gá­ni­co, con me­nos par­la­men­ta­rios re­pre­sen­tán­do­nos en el Bio­bío. El po­der cen­tral va a to­mar una pre­pon­de­ran­cia que jus­ta­men­te los re­gio­na­lis­tas es­ta­mos tra­tan­do de evi­tar”, ad­vier­te Steg­meier.b

FO­TO: AGEN­CIA UNO

►► La ca­pi­tal de Ñu­ble se­rá Chi­llán, y con­ta­rá con tres pro­vin­cias: Di­gui­llín, Pu­ni­lla e Ita­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.