Nue­vo li­bro re­ve­la el la­do más hu­mano de Ode­brecht

► El em­pre­sa­rio, pro­ta­go­nis­ta del es­cán­da­lo de co­rrup­ción que sa­cu­de Bra­sil, te­nía un ba­jo per­fil. ► En ju­nio de 2015, Ode­brecht fue te­ni­do y en 2016 fir­mó acuer­do de de­la­ción com­pen­sa­da.

La Tercera - - Mundo - Wald­heim Gar­cía M. (Efe) O Prín­ci­pe

El la­do más hu­mano y des­co­no­ci­do del em­pre­sa­rio Marcelo Ode­brecht, uno de los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas del es­cán­da­lo de co­rrup­ción que sa­cu­de Bra­sil, es abor­da­do en el li­bro O Prín­ci­pe, lan­za­do el jue­ves pa­sa­do en Sao Pau­lo y en el que los au­to­res Re­gia­ne Oli­vei­ra y Marcelo Ca­bral tra­zan un per­fil del mag­na­te. O Prín­ci­pe, Uma bio­gra­fia não au­to­ri­za­da de Marcelo Ode­brecht re­ve­la los por­me­no­res de la asun­ción y caí­da del lí­der del ma­yor gru­po cons­truc­tor de Bra­sil.

Con am­plias ra­mi­fi­ca­cio­nes de sus ope­ra­cio­nes en el país y en el ex­te­rior, el gru­po Ode­brecht se con­so­li­dó co­mo uno de los re­fe­ren­tes de los sec­to­res de in­ge­nie­ría e in­fra­es­truc­tu­ra en La­ti­noa­mé­ri­ca y Afri­ca y lue­go am­plió su es­pec­tro a otras áreas, co­mo la agri­cul­tu­ra o la pe­tro­quí­mi­ca, en­tre otros di­ver­sos ne­go­cios.

A me­di­da que el im­pe­rio Ode­brecht, con Marcelo a la ca­be­za, se ha­cía más gran­de, un es­cán­da­lo de co­rrup­ción des­cu­bier­to en la pe­tro­le­ra es­ta­tal Pe­tro­bras, que sa­cu­dió a la po­lí­ti­ca del país, des­ve­ló la otra ca­ra de Marcelo, un per­so­na­je que se man­tu­vo Edi­to­rial: As­tral Cul­tu­ral Pá­gi­nas: 416

Pre­cio: 49,9 reales

siem­pre con ba­jo per­fil y del que po­co se sa­bía de su vi­da par­ti­cu­lar.

El 19 de ju­nio de 2015, cuan­do su ru­ti­na ma­ti­nal fue in­te­rrum­pi­da por los agen­tes de la Po­li­cía Fe­de­ral que irrum­pie­ron en su re­si­den­cia, la vi­da de Marcelo tomó otro rum­bo y aho­ra, dos años des­pués y to­da­vía en pri­sión, es una de las fi­chas cla­ves de la Ope­ra­ción “La­va Ja­to”, co­mo se co­no­ce el ca­so Pe­tro­bras.

En 2016, ya con la de­la­ción com­pen­sa­da en­ca­mi­na­da pa­ra bus­car re­du­cir su con­de­na, el se­llo edi­to­rial As­tral Cul­tu­ral bus­có a los pe­rio­dis­tas Ca­bral y Oli­vei­ra, de am­plia tra­yec­to- ria en el área eco­nó­mi­ca, pa­ra es­cri­bir la bio­gra­fía no au­to­ri­za­da de Marcelo, per­so­na­je que nun­ca acos­tum­bró ex­po­ner­se pú­bli­ca­men­te.

“El (Marcelo) ne­go­cia­ba la de­la­ción y com­pro­ba­mos que los ru­mo­res eran ver­da­de­ros. El era el per­so­na­je cla­ve de la La­va Ja­to”, co­men­tó a la agen­cia Efe Ca­bral, coau­tor de la pu­bli­ca­ción jun­to a la pe­rio­dis­ta en Bra­sil del dia­rio es­pa­ñol El País. El au­tor de­fi­nió al nie­to de Norberto Ode­brecht fun­da­dor del gru­po- co­mo un “an­ti Ei­ke Ba­tis­ta”, en re­fe­ren­cia al em­pre­sa­rio ca­rio­ca, en­vuel­to en la “La­va Ja­to” y que res­pon­de an­te la jus­ti­cia en pri­sión do­mi­ci­lia­ria.

Marcelo, que cum­pli­rá 49 años en oc­tu­bre, “era lo opues­to a Ei­ke, odia­ba apa­re­cer. Po­día ha­ber­se com­pra­do un Lam­borg­hi­ni, pe­ro has­ta el día de su pri­sión siem­pre con­du­jo un Me­ri­va (un au­to­mó­vil de lí­nea po­pu­lar)”, re­la­tó Ca­bral.

“Esa ac­ti­tud de no ex­po­ner la fa­mi­lia fue he­re­da­da de Norberto, su ído­lo. Marcelo, in­clu­so, era más pró­xi­mo del abue­lo que su pro­pio pa­dre, Emi­lio”, apun­tó el pe­rio­dis­ta, quien re­co­no­ció que “fue di­fí­cil el ac­ce­so a las fuen­tes. En el li­bro, aña­dió Ca­bral, “des­cri­bi­mos ese tra­ba­jo, por­que él (Marcelo) es­con­de mu­cho la vi­da per­so­nal y eso crea mi­tos y le­yen­das”.

La “TEO” (tec­no­lo­gía em­pre­sa­rial Ode­brecht), co­mo es co­no­ci­do el mé­to­do de tra­ba­jo im­plan­tan­do por el abue­lo en 1940, “es am­pa­ra­da más en lo cul­tu­ral y en lo fi­lo­só­fi­co”, de­ta­lló Ca­bral. En ese es­ce­na­rio, el im­pac­to de los es­cán­da­los de co­rrup­ción “ge­ne­ró una de­cep­ción ca­si que re­li­gio­sa” en los em­plea­dos, agre­gó.

La fa­mi­lia Ode­brecht, de ori­gen mo­des­to, lle­gó de Ale­ma­nia y se ins­ta­la­ron a co­mien­zos del si­glo XX en el nor­te del es­ta­do de San­ta Ca­ta­ri­na y fi­nal­men­te lle­ga­ron a Salvador, ca­pi­tal de Bahía, don­de co­men­zó la cons­truc­to­ra.

La fa­mi­lia de­ci­dió no par­ti­ci­par en el li­bro. “La au­to­ri­za­ción del juez Ser­gio Mo­ro pa­ra de­jar ha­blar a Marcelo era com­pli­ca­da y de­mo­ra­ría mu­cho, por eso tu­vi­mos que re­cu­rrir a los re­gis­tros de su de­la­ción y a vo­ces en ‘off’”, com­ple­tó Ca­bral. “Aho­ra tam­po­co sa­be­mos qué se­rá de la vi­da de Marcelo. En 2018 sal­drá de la cár­cel pa­ra cum­plir arres­to do­mi­ci­lia­rio y su pe­na se pue­de re­du­cir pa­ra en sie­te años y me­dio, re­co­brar su li­ber­tad ple­na y vol­ver co­mo con­sul­tor o em­pre­sa­rio”, di­jo.b

LA FI­CHA [MARCELO CA­BRAL, RE­GIA­NE OLI­VEI­RA]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.