30 años des­pués: La dis­to­pía se­gún Paul Ver­hoe­ven

La Tercera - - Sociedad - Http://www.la­ter­ce­ra.com/no­ti­cia/car­te­le­ra-de-ci­ne/

el éxi­to de la pri­me­ra. Si bien se man­te­nía la ac­ción de la pri­me­ra par­te, al per­der a su prin­ci­pal ce­re­bro, la sa­ga tam­bién perdió su hu­mor.

Y es que en 1987, era fá­cil ob­viar que, en el fon­do, pa­ra Ver­hoe­ven Ro­boCop era un chis­te. La his­to­ria so­bre una ciu­dad de De­troit dis­tó­pi­ca, en unos EE.UU. do­mi­na­dos por las cor­po­ra­cio­nes y la tec­no­lo­gía, don­de has­ta la fuer­za po­li­cial es­tá pri­va­ti­za­da, fue una for­ma del ho­lan­dés de ha­cer una sá­ti­ra so­bre un país al que re­cién es­ta­ba co­no­cien­do, y que lo te­nía sor­pren­di­do, pa­ra bien o pa­ra mal.

“La so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na me te­nía al­go abru­ma­do. Era to­do muy dis­tin­to a Ho­lan­da. Mu­cha de mi fas­ci­na­ción con EE.UU. es­tá den­tro de Ro­boCop;

los co­mer­cia­les, las no­ti­cias que apa­re­cen”, di­jo el cineasta es­te año en el por­tal Den of the Geek. La grá­fi­ca y has­ta exa­ge­ra­da for­ma en la que Ver­hoe­ven pre­sen­ta­ba la vio­len­cia fue su for­ma de re­tra­tar a un país al que ob­ser­va­ba co­mo na­tu­ral­men­te agre­si­vo, des­de sus me­dios de co­mu­ni­ca­ción has­ta su sis­te­ma eco­nó­mi­co y su po­li­cía par­ti­cu­lar­men­te pro­pen­sa a so­bre­pa­sar­se con las mi­no­rías. Las se­cue­las pro­cu­ra­ron man­te­ner só­lo la es­té­ti­ca, sin el sub­tex­to.

El per­so­na­je in­ten­tó ser re­vi­vi­do por Holly­wood en 2014, con un re­ma­ke que nue­va­men­te fa­lló en re­su­ci­tar la fran­qui­cia en la pan­ta­lla gran­de, con los prin­ci­pa­les dar­dos de la crí­ti­ca apun­ta­dos a su én­fa­sis en la ac­ción por so­bre el men­sa­je. El mis­mo Ver­hoe­ven cri­ti­có la cin­ta un año des­pués: “No es bue­na, por su­pues­to. Se tie­ne que ha­cer con es­ti­lo, al­go que un di­rec­tor eu­ro­peo siem­pre tie­ne en cuen­ta. Las se­cue­las tam­po­co en­ten­die­ron nun­ca el es­ti­lo. Es­ta his­to­ria no fun­cio­na­ba sin sus mo­men­tos có­mi­cos, sin su ex­tra­ñe­za ge­ne­ral, lo hi­per­bó­li­co de to­do”.

Pe­se a no ha­ber tra­ba­ja­do nun­ca en cien­cia fic­ción an­tes de Ro­boCop, Ver­hoe­ven se hi­zo un nom­bre en la dé­ca­da pos­te­rior con dos sá­ti­ras más en ese gé­ne­ro: To­tal re­call (1990) y Stars­hip troo­pers (1997) –du­ra­men­te cri­ti­ca­da en su es­treno, pa­ra lue­go al­can­zar es­ta­tus de cul­to en las dé­ca­das si­guien­tes-, ade­más de su pro­yec­to más ta­qui­lle­ro, Ba­jos ins­tin­tos (1992). Pe­ro su ro­man­ce con Nor­tea­mé­ri­ca ter­mi­nó de for­ma abrup­ta a co­mien­zos del nue­vo mi­le­nio, con El hom­bre sin som­bra (2000), que a pe­sar de una acep­ta­ble re­cau­da­ción, fue in­sa­tis­fac­to­ria in­clu­so pa­ra su crea­dor. Años des­pués de­cla­ra­ría; “fue la pri­me­ra vez que sen­tí que hi­ce una pe­lí­cu­la que po­dría ha­ber he­cho al­guien más.”. Des­de ese mo­men­to, el ho­lan­dés se des­pi­dió de Holly­wood y nun­ca dio pie atrás. Su ca­rre­ra la ha desa­rro­lla­do en Eu­ro­pa, don­de re­cien­te­men­te se volvió a en­con­trar con las au­dien­cias in­ter­na­cio­na­les gra­cias a Elle, la pe­lí­cu­la fran­ce­sa con la que ga­nó el Glo­bo de Oro en enero.

Tres dé­ca­das des­pués, el di­rec­tor no ol­vi­da la cin­ta que lo lan­zó a la fa­ma, ni có­mo, de for­ma ex­tra­ña, lo­gró pre­de­cir un fu­tu­ro os­cu­ro en Es­ta­dos Uni­dos. “No me creo pro­fe­ta”, de­cla­ró.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.