Re­for­ma agra­ria

La Tercera - - Opinión - Pa­tri­cio Za­pa­ta Abo­ga­do

HA­CE 50 años, el 16 de ju­lio de 1967, el en­ton­ces Pre­si­den­te Frei Mon­tal­va pro­mul­gó la ley de re­for­ma agra­ria. Fue es­te cuer­po le­gal el que abrió las puer­tas a la más im­por­tan­te trans­for­ma­ción so­cial del cam­po chi­leno. De­sa­pa­re­ce­rían los gran­des la­ti­fun­dios tra­di­cio­na­les, cu­ya es­ca­sa pro­duc­ti­vi­dad (en mu­chos ca­sos) plan­tea­ba se­ve­ros lí­mi­tes al desa­rro­llo eco­nó­mi­co del país. Exi­gen­cias bá­si­cas de la jus­ti­cia, y de la mo­der­ni­dad, co­mo ciu­da­da­nía efec­ti­va, de­re­chos igua­les tu­te­la­dos por la ley, re­mu­ne­ra­cio­nes en di­ne­ro y aso­cia­cio­nis­mo li­bre em­pe­za­rían a re­em­pla­zar re­la­cio­nes so­cia­les fun­da­das en el pa­ter­na­lis­mo y la de­pen­den­cia.

Ten­go cla­ro, por su­pues­to, que exis­ten, le­gí­ti­ma­men­te, di­ver­sas apre­cia­cio­nes so­bre los efec­tos so­cia­les, po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos de la re­for­ma agra­ria. Los crí­ti­cos des- ta­can el he­cho que no se al­can­zó el fin de­cla­ra­do del pro­ce­so, es­to es, la crea­ción de una gran cla­se me­dia cam­pe­si­na, for­ma­da por cien­tos de mi­les de pe­que­ños pro­pie­ta­rios. Se re­pro­cha, ade­más, la au­sen­cia de un su­fi­cien­te apo­yo téc­ni­co y cre­di­ti­cio a los asen­ta­mien­tos y a los asig­na­ta­rios in­di­vi­dua­les. En va­rios ca­sos, los pro­pie­ta­rios y sus fa­mi­lias su­frie­ron vio­len­cia. La mul­ti­pli­ca­ción de to­mas ile­ga­les y los in­ten­tos de la ul­tra­iz­quier­da por des­bor­dar el mar­co le­gal so­lo sir­vie­ron pa­ra acen­tuar una trá­gi­ca po­la­ri­za­ción.

Es mu­cho, sin du­da, lo que po­de­mos apren­der de un pro­ce­so com­ple­jo y pro­fun­do co­mo el re­cor­da­do. To­dos. Quie­nes lo va­lo­ra­mos y quie­nes lo re­cha­zan. Es con sen­ti­do crí­ti­co y au­to­crí­ti­co, en­ton­ces, que, a pro­pó­si­to de es­tos 50 años, rin­do ho­me­na­je a al­gu­nas de las per­so­nas que pu­sie­ron sus me­jo­res es­fuer­zos pa­ra su­pe­rar es­truc­tu­ras so­cia­les que re­ñían con la dig­ni­dad esen­cial de la mu­jer y el hom­bre del cam­po chi­leno.

Co­mien­zo tra­yen­do a la me­mo­ria a Mon­se­ñor Ma­nuel La­rraín Errá­zu­riz, ami­go, com­pa­ñe­ro de es­tu­dios y al­ma ge­me­la de San Al­ber­to Hur­ta­do. Des­de el Obis­pa­do de Tal­ca, que ser­vi­ría des­de 1939 has­ta su muer­te en 1966, La­rraín se­ría un cons­tan­te defensor de los de­re­chos de los cam­pe­si­nos. Y así, cuan­do pa­re­cía que el go­bierno del Ge­ne­ral Iba­ñez iba a re­pri­mir con vio­len­cia la pri­me­ra huelga agrí­co­la, La­rraín no du­dó en po­ner­se del la­do de los di­ri­gen­tes gre­mia­les. Lue­go, a par­tir de 1962, y jun­to al Car­de­nal Sil­va Hen­rí­quez, La­rraín lle­vó ade­lan­te la pri­me­ra de las re­for­mas agra­rias, la que prac­ti­có la Igle­sia Ca­tó­li­ca con va­rios de sus pro­pios fun­dos.

Des­ta­co, en se­gun­do tér­mino, a los cien­tos de lí­de­res so­cia­les y sin­di­ca­les que, co­mo Emi­lio Lo­ren­zi­ni, se ju­ga­ron por or­ga­ni­zar a los tra­ba­ja­do­res del cam­po. Es­pe­cial men­ción me­re­cen aque­llos que, por su com­pro­mi­so gre­mial y so­cial, su­frie­ron per­se­cu­ción, tor­tu­ra y muer­te lue­go del gol­pe de 1973. Me re­mi­to, en es­to, a la nó­mi­na que re­co­ge un li­bro re­cien­te de Jo­sé Ben­goa. Re­cuer­do, lue­go, la con­tri­bu­ción de los in­ge­nie­ros, agró­no­mos, abo­ga­dos y téc­ni­cos del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, la CORA, In­dap e In­proa. Evo­co, co­mo em­ble­ma de ese com­pro­mi­so, el tes­ti­mo­nio de Her­nán Mery, jo­ven agró­no­mo ase­si­na­do cum­plien­do su de­ber. Con­clu­yo con una re­fe­ren­cia in­elu­di­ble a Frei Mon­tal­va: “Pre­si­den­te de los cam­pe­si­nos”, com­pro­me­ti­do a fondo, has­ta su muer­te, con la cons­truc­ción de una so­cie­dad en que el sol bri­lle pa­ra to­dos.

Es mu­cho lo que po­de­mos apren­der de un pro­ce­so com­ple­jo y pro­fun­do co­mo el re­cor­da­do. To­dos. Quie­nes lo va­lo­ra­mos y quie­nes lo re­cha­zan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.