Ca­li­fi­ca­ción de ries­go de Chi­le

La Tercera - - Correo -

Se­ñor di­rec­tor:

La ca­li­fi­ca­ción de ries­go es un pro­ce­so ri­gu­ro­so y com­ple­jo, que con­si­de­ra un am­plio es­pec­tro de fac­to­res cua­li­ta­ti­vos. El aná­li­sis de­bi­da­men­te pon­de­ra­do de va­ria­bles cuan­ti­ta­ti­vas y cua­li­ta­ti­vas lle­va al Co­mi­té de Cla­si­fi­ca­ción a en­tre­gar una ca­li­fi­ca­ción. Lue­go, los nú­me­ros per se no ex­pli­can la de­ci­sión de Stan­dard & Poor’s.

Un país pue­de pre­sen­tar va­ria­bles cuan­ti­ta­ti­vas de ex­ce­len­cia, com­pa­ti­bles con una ca­li­fi­ca­ción muy bue­na. Pe­ro esa ca­li­fi­ca­ción pre­li­mi­nar de­be ser equi­li­bra­da con un cui­da­do­so aná­li­sis cua­li­ta­ti­vo que in­cor­po­ra fac­to­res co­mo el per­fil ins­ti­tu­cio­nal y eco­nó­mi­co del país, la re­si­lien­cia de la eco­no­mía, la for­ta­le­za y es­ta­bi­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes, la efi­cien­cia de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, gra­do de com­pro­mi­so de sos­te­ni­bi­li­dad del equi­li­brio fis­cal, cer­te­zas ju­rí­di­cas y tri­bu­ta­rias, es­ta­bi­li­dad de los mar­cos re­gu­la­to­rios, cohe­ren­cia y con­sis­ten­cia en el ma­ne­jo político eco­nó­mi­co, con­trol de la co­rrup­ción, etc. Si el aná­li­sis de va­ria­bles cua­li­ta­ti­vas in­di­ca que hay de­bi­li­da­des que com­pro­me­ten la efec­ti­vi­dad ins­ti­tu­cio­nal, que ama­gan la cer­ti­dum­bre de me­diano y lar­go pla­zo, que mues­tran fa­len­cias en la ca­li­dad e in­de­pen­den­cia de or­ga­nis­mos cla­ves, que hay ame­na­za de ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y so­cial, ese país no pue­de as­pi­rar a man­te­ner el buen ni­vel de ries­go so­lo ins­pi­ra­do en ci­fras.

La his­to­ria eco­nó­mi­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na mues­tra que el ma­ne­jo po­pu­lis­ta y po­co pro­fe­sio­nal de las fi­nan­zas pú­bli­cas, la pre­ca­ria ins­ti­tu­cio­na­li­dad, la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, el inade­cua­do ma­ne­jo de expectativas, la fal­ta de com­pro­mi­so con el me­diano y lar­go pla­zo, ex­pli­can de ma­ne­ra re­cu­rren­te la ba­ja cla­si­fi­ca­ción de ries­go de nues­tros paí­ses, con po­cas ex­cep­cio­nes. Y esas hay que cui­dar­las, apli­can­do una ad­mi­nis­tra­ción sen­sa­ta, pru­den­te y pro­fe­sio­nal. lo man­tie­ne vi­vo de­ja de ope­rar por fal­ta de su­mi­nis­tro eléc­tri­co? ¿Es eso lo que es­pe­ra­mos pa­ra hin­car el dien­te sin te­mo­res a las ac­cio­nes le­ga­les?

Ro­dri­go Re­ve­co G. Se­ñor di­rec­tor:

Sien­do me­dio­día del lu­nes 17 de ju­lio, en nues­tro edi­fi­cio si­tua­do en Man­quehue Nor­te aún es­ta­mos sin ener­gía eléc­tri­ca. Lla­mar a Enel es im­po­si­ble por­que los te­lé­fo­nos pa­re­cen es­tar des­co­nec­ta­dos y no hay po­si­bi­li­dad de sa­ber cuán­do re­cu­pe­ra­re­mos la nor­ma­li­dad. Tres días sin ener­gía es inacep­ta­ble. Y más la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción de Enel con sus clien­tes, pa­ra al me­nos dar una ex­pli­ca­ción. Es una ver­güen­za que por una llu­via, y aho­ra por una ne­va­da, mi­les de ho­ga­res que­den sin ener­gía du­ran­te días. Si ya se sa­be que es­to po­dría ocu­rrir se de­be exi­gir que con­tra­ten el per­so­nal ne­ce­sa­rio pa­ra re­pa­rar las lí­neas de transmisión. sen­ten­cia pri­va­ti­va de li­ber­tad (no se sa­be por qué de­li­to), al­gu­nos fue­ron en­via­dos a una co­lo­nia de tra­ba­jo lla­ma­da “El Do­ra­do”, en Gua­ya­na, y otros a la cárcel 26 de Ju­lio en el Es­ta­do Guá­ri­co.

El cha­vis­mo y el ma­du­ris­mo si­guen vio­lan­do la dig­ni­dad hu­ma­na y la au­to­no­mía uni­ver­si­ta­ria. Si sub­sis­ten las uni­ver­si­da­des es por el co­ra­je de los uni­ver­si­ta­rios. Vo­to por­que lle­gue pron­to la li­be­ra­ción de mi pa­tria na­tal.

Car­los A. Ca­sa­no­va Los dipu­tados de­ben po­ner por de­lan­te los in­tere­ses de es­tu­dian­tes y del pro­fe­so­ra­do, con quie­nes de­be­mos dis­cu­tir po­si­cio­nes. Las fuer­zas so­cia­les son la ba­se de cual­quier pro­yec­to político al­ter­na­ti­vo.

Di­cen que con las bo­tas pues­tas las co­sas cam­bian. Sin du­da po­drían cam­biar si va­ci­la­mos an­te la pre­sión de ha­cer cam­bios en la me­di­da de lo po­si­ble, y no per­fi­la­mos po­si­cio­nes pro­pias, que aho­ra tie­nen por brú­ju­la a las fuer­zas so­cia­les y en el con­te­ni­do a la edu­ca­ción pú­bli­ca.

Ca­mi­la Ro­jas V.

Con­sul­tor en ma­ne­jo de emer­gen­cias, ca­tás­tro­fes y de­sas­tres

Pro­fe­sor Fa­cul­tad de De­re­cho PUC

Ex­pre­si­den­ta FECh

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.