Ho­yos en­tre­na el cerebro

El fut­bo­lis­ta de­be es­cu­char so­ni­dos y se­guir, al mis­mo tiem­po, las lu­ces que se po­si­cio­nan al fren­te. Ayu­da a me­jo­rar su ca­pa­ci­dad de reac­ción. En un pe­que­ño tra­mo , el fut­bo­lis­ta de­be rea­li­zar ejer­ci­cios de des­pla­za­mien­tos la­te­ra­les si­guien­do las lu­ces q

La Tercera - - Deportes - Ma­tías Par­ker C.

En Ja­pón, el pri­me­ro que lla­mó la aten­ción de la neu­ro­cien­cia fue Ney­mar. Los in­ves­ti­ga­do­res asiá­ti­cos rea­li­za­ron un es­tu­dio del as­tro del Bar­ce­lo­na y lle­ga­ron a la con­clu­sión de que mu­chas de las ju­ga­das que rea­li­za­ba el de­lan­te­ro pau­lis­ta se pro­du­cían por au­to­ma­tis­mo. Es de­cir, que su cerebro ha­bía asi­mi­la­do los mo­vi­mien­tos a la per­fec­ción y no ne­ce­si­ta­ba pen­sar a la ho­ra de rea­li­zar un re­ga­te. Es­to ayu­da­ba a que el ca­pi­tán de Bra­sil tu­vie­ra más neu­ro­nas dis­po­ni­bles pa­ra re­sol­ver si­tua­cio­nes de ries­go du­ran­te el trans­cur­so de un partido.

Así, la neu­ro­cien­cia co­men­zó a to­mar pro­ta­go­nis­mo en el fútbol. En Su­da­mé­ri­ca, por ejem­plo, Mar­ce­lo Ga­llar­do fue uno de los pri­me­ros en im­ple­men­tar­lo en Ri­ver Pla­te. De la mano de doc­to­ra San­dra Ros­si, quien di­ri­gió el pro­yec­to, el club de­jó atrás tem­po­ra­das mar­ca­das por los fra­ca­sos de­por­ti­vos pa­ra con­se­guir la Copa Li­ber­ta­do­res, en 2015.

Hoy, Gui­ller­mo Ho­yos lo em­pie­za a apli­car en la U. En su afán de rein­ven­tar el jue­go del equi­po es­tu­dian­til, si­tua­ción que con­ver­só per­so­nal­men­te con Ro­nald Fuen­tes, ge­ren­te de­por­ti­vo del club, el téc­ni­co so­li­ci­tó a la di­ri­gen­cia pre­pa­rar un sa­lón con los im­ple­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra em­pe­zar a lle­var a ca­bo la neu­ro­cien­cia. Azul Azul acep­tó el re­que­ri­mien­to, que im­pli­có gas­tar cer­ca de $100 mi­llo­nes.

En el CDA se pre­pa­rá un sa­lón con te­le­vi­so­res y di­fe­ren­tes ar­te­fac­tos cla­ves pa­ra me­jo­rar el ren­di­mien­to de ca­da ju­ga­dor. La vis­ta (en su idea de desa­rro­llar una vi­sión pa­no­rá­mi­ca del cam­po de jue­go), el oí­do (pa­ra re­co­no­cer y an­ti­ci­par los mo­vi­mien­tos a tra­vés de los so­ni­dos) y el tac­to (pa­ra man­te­ner el ba­lón cer­ca del pie y así me­jo­rar el drib­bling) aso­man co­mo los prin­ci­pa­les pi­la­res de la nue­va es­tra­te­gia que im­ple­men­ta­rá el úl­ti­mo campeón del fútbol chi­leno.

Pe­ro, ¿có­mo se desa­rro­lla el plan de tra­ba­jo? La idea es lle­var a ca­bo una se­rie de ejer­ci­cios re­la­cio­na­dos con la ob­ser­va­ción, la de­tec­ción y la res­pues­ta rá­pi­da a cier­tos es­tí­mu­los. Ra­di­ca prin­ci­pal­men­te en que el ju­gar al fútbol no tie­ne só­lo re­la­ción con los pies, sino tam­bién con la ca­be­za.

El ma­lo­gra­do Johan Cruyff, pa­ra mu­chos el pa­dre del es­ti­lo del Bar­ce­lo­na, ya an­ti­ci­pa­ba la im­por­tan­cia de desa­rro­llar otros áreas del cuer­po: “To­dos los en­tre­na­do­res ha­blan de mo­vi­mien­to, so­bre co­rrer mu­cho. Yo di­go que no es ne­ce­sa­rio co­rrer tan­to. El fútbol es un jue­go que se jue­ga con el cerebro. De­bes es­tar en el lu­gar ade­cua­do, en el mo­men­to ade­cua­do, ni de­ma­sia­do pron­to ni de­ma­sia­do tar­de”, de­cía, con se­gu­ri­dad.

Pa­ra Víc­tor Hu­go Mon­te­za, pe­ruano que es­tu­dió en de­ta­lle la neu­ro­cien­cia, y cer­cano a Edor­ta Mu­rua, ex je­fe de las se­ries me­no­res de la U, la ju­ga­da só­lo trae­rá ré­di­tos po­si­ti­vos: “Lo im­por­tan­te no es só­lo lo fí­si­co, tam­bién lo men­tal. Los cin­co sen­ti­dos son cla­ve pa­ra me­jo­rar el ren­di­mien­to de ca­da fut­bo­lis­ta”.

Por su par­te, Ro­dri­go Cauas, si­có­lo­go de­por­ti­vo, ex­pli­ca la im­por­tan­cia de su­mar la no­ve­dad a los clu­bes de­por­ti­vos: “La neu­ro­cien­cia em­pie­za ha­ce años en el Mi­lan, en el Mi­la­nLab. Lo que se ha­ce prin­ci­pal­men­te es so­me­ter a los ju­ga­do­res a imá­ge­nes y so­ni­dos, que siem­pre son aso­cia­dos a mo­vi­mien­tos, pa­ra for­ta­le­cer el cerebro”.

La idea de Ho­yos apun­ta a sa­car la me­jor ver­sión de ca­da fut­bo­lis­ta. Sa­be que la neu­ro­cien­cia pue­de ayu­dar a sus di­ri­gi­dos a ga­nar se­gun­dos al mo­men­to de to­mar una de­ci­sión. “To­do lo que el de­por­tis­ta con­su­me va que­dan­do en una zo­na del cerebro que se lla­ma ce­re­be­lo. Cuan­do el de­por­tis­ta eje­cu­ta una ac­ción que reali­zó con an­te­rio­ri­dad, ya no to­ma una de­ci­sión, sino que ba­ja in­for­ma­ción de un tra­ba­jo que ya reali­zó”, di­ce Cauas.

El nue­vo mé­to­do de tra­ba­jo azul, sos­tie­ne Cauas, ayu­da a so­por­tar de me­jor ma­ne­ra la pre­sión: “Tam­bién ayu­da a tra­ba­jar la ten­sión y la con­cen­tra­ción. Tie­ne téc­ni­cas im­por­tan­tes pa­ra man­te­ner­se fo­ca­li­za­do cuan­do estás can­sa­do, o cuan­do hay mo­men­tos de ten­sión que de­bes en­fren­tar. Pa­ra qué ha­blar lo im­por­tan­te que pue­de lle­gar a ser en una se­rie de pe­na­les. El téc­ni­co ten­drá un de­ta­lle de ca­da fut­bo­lis­ta”, cie­rra.

Ho­yos, DT e in­no­va­dor.b

LA FÓR­MU­LA PA­RA HA­CER JU­GA­DO­RES MÁS IN­TE­LI­GEN­TES

so­por­te neu­ro­nal del apren­di­za­je, que fun­cio­na co­mo una ho­ja de ru­ta cuan­do re­ci­be un es­tí­mu­lo.

Po­ten­cian el apren­di­za­je de un ju­ga­dor. A me­di­da que se re­pi­ten ejer­ci­cios, es­tas re­des cre­cen en com­ple­ji­dad y eje­cu­ción

Se con­cen­tra en en for­ta­le­cer ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas y agu­di­zar los sen­ti­dos

desa­rro­llar una vi­sión pa­no­rá­mi­ca del cam­po.

re­co­no­cer y an­ti­ci­par mo­vi­mien­tos a tra­vés de los so­ni­dos.

man­te­ner el ba­lón cer­ca del pie y me­jo­rar el drib­bling.

INFOGRAFIA: He­glar Fle­ming • LA TER­CE­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.