MATRIX

La Tercera - - Deportes - Juan Cris­tó­bal Gua­re­llo Pe­rio­dis­ta

car­te­li­to de “re­ser­va­do” y no po­días me­ter­te ahí. Só­lo tres o cua­tro ele­gi­dos con­su­mían sus ma­ña­nas, y sus vi­das por des­car­te, in­ten­tan­do su­mar bo­las ex­tras, pun­tos y jue­gos.

Me fui del te­ma. La co­sa es que he vi­vi­do, co­mo mu­chos pre di­gi­ta­les, en un uni­ver­so pa­ra­le­lo al de los jue­gos di­gi­ta­les. Así co­mo la nue­va tem­po­ra­da de Ga­mes of Th­ro­nes no me sig­ni­fi­ca na­da (¿to­da­vía hay un enano que se pa­re­ce a Pe­ter Rock?), las ver­sio­nes del jue­go FIFA (o Pes), son ape­nas rui­do. No sé cuán­do sa­len a la ven­ta, ni qué ac­tua­li­za­cio­nes tie­nen, ni cuál es el úl­ti­mo y tre­me­bun­do ni­vel de rea­lis­mo de la úl­ti­ma edi­ción.

Es­ta des­in­for­ma­ción es pe­li­gro­sa. Los jue­gos de Play no só­lo se han trans­for­ma­do en un ti­po de ar­te nue­vo o es­tán con­vir­tien­do una reali­dad dis­tin­ta, don­de mi­llo­nes de per­so­nas vi­ven su­mi­das has­ta el pun­to de aban­do­nar sus vi­das con­cre­tas. Co­mo los hi­ki­ko­mo­ri

ja­po­ne­ses, que se en­cie­rran en sus pie­zas por años, es­con­di­dos en las pan­ta­llas de sus compu­tado­res, su­mer­gi­dos en las re­des so­cia­les y los jue­gos en lí­nea. Ya no son los cua­tro va­gos del Dia­na, es ca­si una na­ción di­gi­tal y glo­bal. Los que ol­vi­da­ron la luz del sol y el so­ni­do del vien­to.

Pa­ra ellos el fútbol es lo que los jue­gos FIFA o PES les en­tre­gan. Lo pre­fie­ren al real, tal vez por­que el con­trol so­bre el jue­go es ma­yor o por­que la can­ti­dad de es­tí­mu­los vi­sua­les es irre­sis­ti­ble. Re­cuer­do que en la fi­nal del Mun­dial 2014 vi a un ni­ño en la tri­bu­na. Mien­tras Ar­gen­ti­na y Ale­ma­nia se sa­ca­ban los ojos en la can­cha del Ma­ra­ca­ná, él ju­ga­ba en su Ta­blet la fi­nal en­tre Ar­gen­ti­na y Ale­ma­nia. Pre­fe­ría al Mes­si di­gi­tal al Mes­si de car­ne, el que te­nía a po­cos me­tros y de se­gu­ro nun­ca más po­dría vol­ver a dis­fru­tar en di­rec­to.

To­do lo an­te­rior vie­ne por­que en la nue­va ver­sión del jue­go FIFA 2018, Ale­xis Sán­chez apa­re­ce­ría con la ca­mi­se­ta del Man­ches­ter City. Lo que en la reali­dad aún no se de­fi­ne, en el uni­ver­so pa­ra­le­lo ya lo tie­nen re­suel­to. Y no nos ex­tra­ñe­mos que den­tro de po­co Sán­chez efec­ti­va­men­te apa­rez­ca con la ce­les­te del City. Si lo di­ce el jue­go, tie­ne que ser así. La Matrix ha ha­bla­do. Yo me voy a ju­gar al lu­do me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.