Con­tro­ver­ti­do Ri­go­let­to

La Tercera - - Sociedad - Clau­dia Ra­mí­rez Hein Pe­rio­dis­ta

mo­men­tos su­bli­mes (Gil­da ca­mi­nan­do con sus ase­si­nos o el bu­fón mar­chán­do­se tras la muer­te de su hi­ja). La re­crea­ción de los dis­tin­tos am­bien­tes ten­dió a la feal­dad, aun­que fue un acier­to en la de­ca­den­cia de la ca­sa de Spa­ra­fu­ci­le.

Con una par­ti­tu­ra cu­ya me­lo­día es­tá al ser­vi­cio del tea­tro y cu­yas par­tes es­tán tre­men­da­men­te des­cri­tas, Max Val­dés con­du­jo a la Fi­lar­mó­ni­ca con co­rrec­ción, sen­ci­llez y con cui­da­do­so acom­pa­ña­mien­to a los can­tan­tes, que, en de­fi­ni­ti­va, fue­ron los que ele­va­ron la fun­ción.

Aun­que se anun­ció que Se­bas­tián Ca­ta­na es­ta­ba con un cua­dro alér­gi­co, ese im­pas­se po­co se per­ci­bió, pues en­ca­ró a su Ri­go­let­to con to­da la con­tra­dic­ción y com­ple­ji­dad que ro­dea al per­so­na­je. El ba­rí­tono, de tim­bre os­cu­ro y re­so­nan­te, dio un emo­ti­vo Cor­ti­gia­ni, vil raz­za dan­na­ta y fue des­ga­rra­dor has­ta su Ma­le­di­zio­ne fi­nal. La tran­si­ción de ni­ña a mu­jer de Gil­da se re­fle­jó en las bue­nas ma­nos de Sa­bi­na Puér­to­las. Su pro­pia fra­gi­li­dad fí­si­ca, que la hi­zo aún más creí­ble, es­tu­vo acom­pa­ña­da de cua­li­da­des vo­ca­les ex­pre­si­vas y de una emi­sión cu­rio­sa, pe­ro in­ter­pre­ta­ti­va­men­te efec­ti­va.El gran des­cu­bri­mien­to fue el de Ju­dit Ku­ta­si (aun­que Mad­da­le­na le que­da chi­ca). Im­pre­sio­nan­te el Mon­te­ro­ne de Ri­car­do Se­guel, que can­tó con vo­lu­men y so­lem­ni­dad. Muy bien se su­ma­ron Ja­vier Wei­bel, Clau­dio Cer­da, Ro­dri­go Na­va­rre­te, Pa­me­la Flo­res y el Co­ro , que es­tu­vo ma­gis­tral

Ri­go­let­to

De Ver­di. Dir. es­ce­na: W. Sut­clif­fe. Dir. mu­si­cal: M. Val­dés. T. Municipal. Agus­ti­nas 794, San­tia­go.

Ma a ju 19.00. Vi. 17.00.

ifias al fi­nal de la fun­ción mar­ca­ron el es­treno de Ri­go­let­to en el Municipal de San­tia­go el pa­sa­do vier­nes. El di­rec­tor de es­ce­na, el es­ce­nó­gra­fo y el ves­tua­ris­ta fue­ron re­ci­bi­dos con abu­cheos que, hay que de­cir­lo, es­ta vez no tu­vie­ron ma­yor jus­ti­fi­ca­ción: pa­ga­ron jus­tos por pe­ca­do­res.

El mal re­ci­bi­mien­to a la pro­pues­ta só­lo se pue­de ex­pli­car co­mo can­san­cio an­te las ini­cia­ti­vas que lle­va­mos has­ta la fe­cha y que, aun con al­gu­nas bon­da­des, han ex­hi­bi­do fal­ta de una vi­sión in­no­va­do­ra e in­te­li­gen­te. Es­ta vez, aun­que hu­bo par­tes dis­cu­ti­bles, no era pa­ra tan­to. Eso sí, es una pe­na que en es­te ti­po de ini­cia­ti­vas se pier­da de vis­ta la música, la dra­ma­tur­gia y sus in­tér­pre­tes. Por­que en es­te Ri­go­let­to, es­tos úl­ti­mos fue­ron más que so­bre­sa­lien­tes, con can­tan­tes-ac­to­res que su­pie­ron dar con la pro­fun­di­dad de sus ca­rac­te­res, la elo­cuen­cia del can­to y la au­ten­ti­ci­dad de la pa­la­bra. Pe­ro el rei­na­do de los di­rec­to­res es­cé­ni­cos es el que man­da en los úl­ti­mos tiem­pos.

Es cier­to que el so­so ves­tua­rio, que só­lo se jus­ti­fi­có pa­ra Gil­da, pre­sen­ta­da co­mo una preado­les­cen­te en pi­ja­ma y que ter­mi­na co­mo una jo­ven dis­pues­ta a mo­rir por amor, ves­ti­da con jeans, acre­cen­tó la po­ca be­lle­za vi­sual de una pues­ta mo­der­na – a car­go de Kas­par Glar­ner- que for­mó par­te de la idea in­te­gral del di­rec­tor de es­ce­na, Wal­ter Sut­clif­fe. De gran pers­pi­ca­cia y sen­ti­do dra­má­ti­co fue re­cu­brir el es­ce­na­rio de pa­re­des ne­gras con alas mó­vi­les que die­ron cuen­ta de los dis­tin­tos sec­to­res por los que se mue­ve Ri­go­let­to y de esa oscuridad que re­vis­te a la ópe­ra de Ver­di, lo que dio

►► Los can­tan­tes Se­ba­tián Ca­ta­na y Sa­bi­na Puér­to­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.