La­na Del Rey vuel­ve con su ál­bum más lu­mi­no­so

► La so­lis­ta lan­za el vier­nes Lust for li­fe, LP de tono op­ti­mis­ta e ins­pi­ra­do en el cli­ma político, con in­vi­ta­dos co­mo The Weeknd y Sean Lennon.

La Tercera - - Sociedad - An­drés del Real

El cam­bio de ac­ti­tud que­da de ma­ni­fies­to in­clu­so an­tes de es­cu­char sus can­cio­nes, en el pri­mer im­pac­to vi­sual. En Lust for li­fe, su cuar­to ál­bum que pre­sen­ta­rá es­te vier­nes, La­na Del Rey es­co­gió co­mo fo­to­gra­fía de ca­rá­tu­la una en que se le ve son­rien­do de ore­ja a ore­ja, una ac­ti­tud po­co ha­bi­tual pa­ra la can­tau­to­ra es­ta­dou­ni­den­se, que ha cons­trui­do su fe­nó­meno en ba­se a imá­ge­nes eté­reas, me­lan­có­li­cas e in­si­nuan­tes, co­mo lo re­fle­ja su rostro en la por­ta­da de sus tres ál­bu­mes an­te­rio­res.

A dos años de Ul­tra­vio­len­ce, de gran aco­gi­da en­tre la crí­ti­ca pe­ro sin los re­sul­ta­dos del mul­ti­ven­tas Born to die (2012), la prin­ce­sa del “pop-noir” re­gre­sa con un dis­co que des­ti­la am­bi­ción co­mer­cial y un cam­bio de ac­ti­tud. Die­ci­séis nue­vas can­cio­nes en las que in­ter­vino un se­lec­to gru­po de ar­tis­tas y pro­duc­to­res, en­tre ellos Benny Blan­co y Max Mar­tin, dos de los ma­yo­res ar­qui­tec­tos de la pri­me­ra lí­nea del pop; pre­ci­sa­men­te el des­tino que pa­re­ce bus­car el LP, don­de tam­bién par­ti­ci­pan Sean Lennon, Ste­vie Nicks (de Fleet­wood Mac) y los ra­pe­ros A$AP Rocky y Play­boi Car­ti, en el de­but en el hip hop de la can­tan­te de 32 años.

No se tra­ta, por cier­to, de un gi­ro ra­di­cal. Pe­ro hay al­go más lu­mi­no­so en es­te ál­bum, re­fle­ja­do en los sin­gles Lo­ve y la pro­pia Lust for li­fe, don­de can­ta a dúo con el ca­na­dien­se The Weeknd. Es­te úl­ti­mo te­ma, si bien per­pe­túa el ima­gi­na­rio oní­ri­co y re­tro-gla­mo­ro­so que la neo­yor­qui­na ha crea­do so­bre Ca­li­for­nia (aquí, des­cri­bien­do una es­ce­na amo­ro­sa con el car­tel de Holly­wood co­mo lo­ca­ción), tie­ne a su vez un men­sa­je más op­ti­mis­ta que el de sus éxi­tos pre­vios, que de­fi­ne el es­pí­ri­tu del dis­co.

Lo que en prin­ci­pio po­dría ver­se co­mo una apo­lo­gía a la fri­vo­li­dad -una de las crí­ti­cas que sue­le re­ci­bir Del Rey- es en reali­dad un ac­to político por par­te de la so­lis­ta, quien se ins­pi­ró en la co­yun­tu­ra glo­bal y por so­bre to­do en el Es­ta­dos Uni­dos de Trump pa­ra dar­le for­ma a can­cio­nes co­mo Coa­che­lla-Woods­tock in my mind, lo más pa­re­ci­do a una canción de pro­tes­ta en la ca­rre­ra de la can­tan­te.

“No voy a men­tir: ten­go sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos so­bre la idea de pa­sar el fin de se­ma­na bai­lan­do mien­tras ve­mos las ten­sio­nes con Co­rea del Nor­te”, de­cla­ró en Ins­ta­gram la can­tan­te, de uno de los úl­ti­mos fe­nó­me­nos de la in­dus­tria en bus­ca de la ma­du­rez ar­tís­ti­ca.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.