Le­ga­do de Liu Xiao­bo

La Tercera - - Opinión - Co­men­te en

EL IN­TE­LEC­TUAL y No­bel de la Paz chino, Liu Xiao­bo, fa­lle­ció el pa­sa­do jueves en un hos­pi­tal en el nor­te de ese país, don­de re­ci­bía tra­ta­mien­to ba­jo vi­gi­lan­cia por un cán­cer de hí­ga­do en fa­se ter­mi­nal. De­bi­do a su en­fer­me­dad, las au­to­ri­da­des chi­nas lo ha­bían tras­la­da­do allí en ju­nio, des­de la pri­sión en la que cum­plía una pe­na de 11 años acu­sa­do de “so­ca­var el po­der del Es­ta­do”.

Es­te he­cho cons­ti­tu­ye una la­men­ta­ble no­ti­cia tan­to pa­ra el mun­do como pa­ra Chi­na. Liu Xiao­bo fue un cla­ro ejem­plo de com­pro­mi­so con los va­lo­res de la li­ber­tad y de­mo­cra­cia en Chi­na. Una prue­ba de ello fue su cons­tan­te lu­cha en fa­vor de los de­re­chos hu­ma­nos y la de­mo­cra­ti­za­ción de ese país, lo que le per­mi­tió re­ci­bir el No­bel de la Paz en 2010. De he­cho, como lo de­fi­ne el propio co­mi­té del No­bel, es­te pre­mio “se le otor­ga a la per­so­na que ha­ya tra­ba­ja­do más o me­jor en fa­vor de la fra­ter­ni­dad en­tre las na­cio­nes, la abo­li­ción o re­duc­ción de los ejér­ci­tos exis­ten­tes y la ce­le­bra­ción y pro­mo­ción de pro­ce­sos de paz”. In­clu­so en 1989, du­ran­te las pro­tes­tas de Tia­nan­men, no du­dó en re­gre­sar a Chi­na des­de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra apo­yar a los es­tu­dian­tes.

No obs­tan­te, su lu­cha es­tu­vo mar­ca­da por reite­ra­das de­ten­cio­nes. Fue con­de­na­do en 2009 a 11 años de re­clu­sión por in­ci­tar a la sub­ver­sión tras ayu­dar a re­dac­tar la lla­ma­da “Car­ta 08”, un ma­ni­fies­to po­lí­ti­co que pe­día la apli­ca­ción de de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les como la se­pa­ra­ción de po­de­res o la li­ber­tad de ex­pre­sión.

En ese sen­ti­do, a pe­sar de que la ma­yo­ría de las na­cio­nes oc­ci­den­ta­les la­men­ta­ron su muer­te, la ac­ti­tud del go­bierno chino ha si­do de to­tal in­tran­si­gen­cia. Des­de que se hi­zo pú­bli­ca la en­fer­me­dad del di­si­den­te, Bei­jing ha reite­ra­do que su sa­lud era un “asun­to in­terno”, lo que ha si­do mo­ti­vo de fuer­te cues­tio­na­mien­to por el re­tro­ce­so que im­pli­ca pa­ra la aper­tu­ra y las li­ber­ta­des en ese país.

Es una ma­ña­na his­tó­ri­ca (…)más allá de que ca­da cual pue­da te­ner una opi­nión per­so­nal, lo que per­mi­te es­ta ley es que sea­mos un país don­de las mu­je­res (...) pue­dan to­mar la me­jor de­ci­sión po­si­ble

(por apro­ba­ción de abor­to)”

Mi­che­lle Ba­che­let LaTer­ce­ra.com | 19 | 07 | 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.