Cor­tes de luz

La Tercera - - Correo -

Se­ñor di­rec­tor:

Du­ran­te sie­te años he te­ni­do que vi­vir en co­mu­nas ru­ra­les, sin in­fra­es­truc­tu­ra que mu­chos con­si­de­ran bá­si­ca. En pue­blos que son ca­be­ce­ra co­mu­nal y no tie­nen al­can­ta­ri­lla­do y va­rias co­mu­nas sin fi­bra óp­ti­ca, que de­pen­den de en­la­ces mi­cro­on­das que de­jan de fun­cio­nar bien cuan­do llue­ve.

Ca­da in­vierno, ade­más del frío, es una pe­sa­di­lla el es­ta­do de los ca­mi­nos, con ba­rro y ho­yos que ha­cen po­co se­gu­ro ma­ne­jar. Pe­ro lo peor es el su­mi­nis­tro eléc­tri­co frá­gil y con vol­ta­je muy va­ria­ble; prue­ba de ello es que a me­nos de 300 kms. de San­tia­go, va­rias co­mu­nas han te­ni­do cor­tes de una se­ma­na y más los úl­ti­mos tres años. Es­ta­mos ha­blan­do de mi­les de clien­tes que vi­ven le­jos de cual­quier ciu­dad, por tan­to de­pen­den de te­ner vi­tua­llas con­ge­la­das en sus re­fri­ge­ra­do­res. Ca­da año han per­di­do sus ví­ve­res y equi­pa­mien­to sin que nadie res­pon­da. La opi­nión pú­bli­ca no los con­si­de­ra y la pren­sa no ha he­cho lo ne­ce­sa­rio pa­ra re­sal­tar es­ta vul­ne­ra­ble reali­dad.

La amar­ga ex­pe­rien­cia sin su­mi­nis­tro eléc­tri­co que han su­fri­do los san­tia­gui­nos es más le­ve que la que ya han su­fri­do y se­gui­rán su­frien­do nues­tros com­pa­trio­tas que vi­ven en co­mu­nas ru­ra­les.

La so­lu­ción es im­ple­men­tar un ten­di­do so­te­rra­do, acor­de a las re­glas de ca­da mu­ni­ci­pio, y que per­mi­ta en­tre­gar elec­tri­ci­dad e In­ter­net a ca­da do­mi­ci­lio de for­ma re­si­lien­te. Se­rá ca­ro cons­truir­lo y su ope­ra­ción ten­drá un cos­to per­ma­nen­te, pe­ro el país lo ne­ce­si­ta y de­be­mos ha­cer el es­fuer­zo de rea­li­zar­lo lo antes po­si­ble. del universo es­tu­dian­til, in­vir­tién­do­se en alum­nos que en un apre­cia­ble por­cen­ta­je si­guen ca­rre­ras no acre­di­ta­das, lo cual im­pli­ca mal­gas­to de re­cur­sos.

Fi­nal­men­te, el úni­co or­ga­nis­mo acre­di­ta­dor es vul­ne­ra­ble a la in­fluen­cia del go­bierno, el cual ya apa­re­ce con exa­ge­ra­do po­der de con­trol en ele­men­tos del pro­yec­to, lo que dis­mi­nu­ye la au­to­no­mía. Qui­zás los dipu­tados pien­sen que los pro­ble­mas se arre­gla­rán en el ca­mino. Pe­ro el ca­mino del “par­che” y la in­cer­ti­dum­bre no es de ma­ne­ra al­gu­na el ade­cua­do. Moi­sés Sil­va Tri­vi­ño

Ph.D. Con­sul­tor Aca­dé­mi­co Uni­ver­si­dad San Sebastián

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.