El ex­tra­ño vi­deo de co­no­ci­da de­ser­to­ra que vol­vió a Co­rea del Nor­te

► Lim Ji Hyun lle­gó a Seúl en 2014 y lo­gró al­go de fa­ma gra­cias a sus apa­ri­cio­nes en TV. ► La mujer, que no se sa­be si re­gre­só en for­ma vo­lun­ta­ria, cri­ti­có la vi­da en Co­rea del Sur.

La Tercera - - Mundo - X. Font­de­glo­ria (El País) Bei­jing

Los se­gui­do­res sur­co­rea­nos de Lim Ji Hyun, una de­ser­to­ra de Co­rea del Nor­te que se ha­bía he­cho un lu­gar en te­le­vi­sión ex­pli­can­do so­bre to­do mi­se­rias de su vi­da en su país de ori­gen, se lle­va­ron es­ta se­ma­na una de­silu­sión. La mujer, de 26 años, apa­re­ció el do­min­go en un vi­deo emi­ti­do por un por­tal de pro­pa­gan­da del ré­gi­men nor­co­reano arre­me­tien­do con­tra Co­rea del Sur y ex­pli­can­do lo “te­rri­ble” que ha si­do su vi­da des­de que aban­do­nó la ma­dre pa­tria.

Seúl ya ha abier­to una in­ves­ti­ga­ción pa­ra de­ter­mi­nar có­mo ha vuel­to al nor­te y si se tra­ta de una de­ci­sión vo­lun­ta­ria o si aca­so fue se­cues­tra­da.

En la gra­ba­ción la mujer se pre­sen­ta como Jeon Hye Sung, su nom­bre ori­gi­nal en Co­rea del Nor­te. Ata­via­da con un tra­je tí­pi­co nor­co­reano y un pin en la so­la­pa con la ima­gen de los fa­lle­ci­dos Kim Il Sung y Kim Jong Il, se so­me­tió a una en­tre­vis­ta jun­to a otro de­ser­tor que re­tor­nó ha­ce unos años.

Lim cuen­ta que de­ci­dió es­ca­par a Co­rea del Sur, don­de lle­gó a prin­ci­pios de 2014, “guia­da por la fan­ta­sía de que allí po­dría co­mer bien y ga­nar mu­cho di­ne­ro”. Pe­ro, se­gún su re­la­to, pron­to se arre­pin­tió de re­si­dir “en un país don­de to­do se juz­ga por el di­ne­ro” y don­de es­tu­vo “ator­men­ta­da por el do­lor fí­si­co y psi­co­ló­gi­co”. Tras tra­ba­jar “en ba­res y otros si­tios”, ex­pli­có, de­ci­dió vol­ver vo­lun­ta­ria­men­te a Co­rea del Nor­te por­que echa­ba de me­nos a sus pa­dres, con los que se re­en­con­tró el pa­sa­do ju­nio. “Ca­da día en Co­rea del Sur era un in­fierno”, di­ce, con los ojos llo­ro­sos. En el ví­deo no ex­pli­ca có­mo lo­gró vol­ver a su país de ori­gen.

La en­tre­vis­ta­do­ra la in­quie­re ade­más so­bre su par­ti­ci­pa­ción en va­rios pro­gra­mas de te­le­vi­sión en Co­rea del Sur. Lim ha­bía si­do in­vi­ta­da va­rias ve­ces en Club Mo­ran­bong, don­de co­men­ta­ba có­mo fue su in­fan­cia y ado­les­cen­cia du­ran­te la gran ham­bru­na en el país, mos­tra­ba al­gu­nos de sus do­tes apren­di­dos por el en­tre­na­mien­to cas­tren­se en el Nor­te y ha­bla­ba, en­tre el hu­mor y el dra­ma, de la di­nas­tía de los Kim. Tam­bién se la vio en un pro­gra­ma de ci­tas en­tre hom­bres sur­co­rea­nos y mu­je­res del país ve­cino.

“Ca­lum­nié y ha­blé mal de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar De­mo­crá­ti­ca de Co­rea (nom­bre ofi­cial de Co­rea del Nor­te) por­que así me lo or­de­nó la ca­de­na de te­le­vi­sión”, di­jo la jo­ven en es­te úl­ti­mo vi­deo. En­tre lá­gri­mas, ala­bó al ac­tual lí­der del país, Kim Jong Un, y le agra­de­ció es­ta se­gun­da opor­tu­ni­dad.

Las au­to­ri­da­des sur­co­rea­nas anun­cia­ron ayer una in­ves­ti­ga­ción ofi­cial so­bre el ca­so, in­for­mó la agen­cia sur­co­rea­na Yon­hap. La po­li­cía ha em­pe­za­do a in­te­rro­gar a al­gu­nos de sus co­no­ci­dos en Seúl y tie­ne pre­vis­to re­gis­trar sus mo­vi­mien­tos ban­ca­rios así como su his­to­rial de lla­ma­das pa­ra en­con­trar pis­tas so­bre si de­ci­dió vol­ver de for­ma vo­lun­ta­ria, fue coac­cio­na­da a ha­cer­lo o di­rec­ta­men­te se­cues­tra­da. Se­gún el pe­rió­di­co Ko­rea Ti­mes, otros de­ser­to­res nor­co­rea­nos en el sur es­pe­cu­lan con que Lim fue se­cues­tra­da por agen­tes nor­co­rea­nos cer­ca de la fron­te­ra en­tre Co­rea del Nor­te y Chi­na, adon­de ha­bría ido pa­ra tra­tar de ayu­dar a sus fa­mi­lia­res a huir.

El nú­me­ro de nor­co­rea­nos que han es­ca­pa­do del país en las úl­ti­mas tres dé­ca­das y se han ins­ta­la­do en el sur se cuen­ta por mi­les, aun­que el rit­mo de de­ser­cio­nes ha ido dis­mi­nu­yen­do. Su adap­ta­ción es com­pli­ca­da por­que tie­nen que asu­mir que di­fí­cil­men­te vol­ve­rán a ver a sus fa­mi­lia­res y se en­cuen­tran con una reali­dad com­ple­ta­men­te dis­tin­ta de la que es­ta­ban acos­tum­bra­dos. ●

FO­TO: EFE

►► Una mujer ob­ser­va ayer las no­ti­cias en TV so­bre Lim Ji Hyun, en Seúl.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.