Gau­tier Ca­puçon, la jo­ven es­tre­lla del che­lo lle­ga a Fru­ti­llar

► El mú­si­co fran­cés, que ha to­ca­do con Ab­ba­do y Bou­lez, es­ta­rá el sá­ba­do en el Tea­tro del La­go.

La Tercera - - Sociedad - Ro­dri­go Gon­zá­lez M.

Pa­ra el mú­si­co fran­cés Gau­tier Ca­puçon, to­car el che­lo es una cues­tión ca­si fi­sio­ló­gi­ca. Cuan­do ha­bla del gran ins­tru­men­to de cuer­das, pa­re­ce que se es­tu­vie­ra re­fi­rien­do a una per­so­na, y al dar de­ta­lles es fá­cil ad­ver­tir que su che­lo pue­de ser tan mu­si­cal como eró­ti­co. Su ins­tru­men­to, un vio­lon­che­lo del 1701 crea­do por el lut­hier ve­ne­ciano Mat­teo Gof­fri­ller, es una ca­ja de sor­pre­sas, don­de “to­dos los días se des­cu­bre al­go nue­vo”.

Na­ci­do ha­ce 35 años en Cham­béry, Gau­tier Ca­puçon es la úl­ti­ma vi­si­ta del Fes­ti­val de In­vierno, una ini­cia­ti­va que ha te­ni­do du­ran­te dos se­ma­nas a la Or­ques­ta de las Amé­ri­cas y a sus pro­fe­so­res ins­ta­la­dos en Fru­ti­llar. Jun­to a es­ta agru­pa­ción y ba­jo la di­rec­ción del me­xi­cano Car­los Mi­guel Prie­to, Ca­puçon to­ca­rá en el Tea­tro del La­go el Con­cier­to pa­ra che­lo “Re­flet d’un temps dis­pa­ru”, del com­po­si­tor chino Qi­gang Chen (1951). Las otras obras que se in­ter­pre­ta­rán el sá­ba­do a las 19 ho­ras son el ba­llet Jeu de car­tes de Stra­vinsky, Gue­rre­ro an­dino del pe­ruano Juan José Chu­qui­sen­go y El som­bre­ro de tres pi­cos, del es­pa­ñol Ma­nuel de Fa­lla.

Alumno del che­lis­ta aus­tría­co Hein­rich Schiff y es­tre­lla del se­llo Warner Clas­sics (con una dis­co­gra­fía de 25 dis­cos), Ca­puçon ha ga­na­do dos premios Echo Klas­sik en Ale­ma­nia y fue di­ri­gi­do en­tre otros por Clau­dio Ab­ba­do, Pie­rre Bou­lez y Ben­rard Hai­tink. Con el pri­me­ro fu­mó el pri­mer ci­ga­rro de su vi­da a los 16 años después de un con­cier­to con la Fi­lar­mó­ni­ca de Vie­na, con el se­gun­do apren­dió a res­pe­tar a los com­po­si­to­res mo­der­nos y con el ter­ce­ro res­pi­ró la tra­di­ción de los clá­si­cos y ro­mán­ti­cos.

“Qi­gang Chen es jus­ta­men­te un mú­si­co de nues­tra épo­ca, re­per­to­rio al que yo le doy mu­cha im­por­tan­cia”, di­ce Ca­puçon al te­lé­fono des­de Bei­jing, una de las pa­ra­das de su gi­ra mun­dial. ”Su Con­cier­to pa­ra che­lo es una obra ma­ra­vi­llo­sa, una mez­cla de an­ti­guas tra­di­cio­na­les mu­si­ca­les de Chi­na e ins­pi­ra­cio­nes de Fran­cia. Fue crea­do pa­ra YoYo Ma, quien lo es­tre­nó en 1996 jun­to a la Or­ques­ta Na­cio­nal de Fran­cia”, agre­ga. So­bre las di­fi­cul­ta­des de la com­po­si­ción, ex­pli­ca: “Es desafian­te pa­ra cual­quie­ra, en par­ti­cu­lar por­que se uti­li­zan ins­tru­men­tos tra­di­cio­na­les chi­nos como el er­hu, y el che­lo de­be lo­grar pul­sio­nes mu­si­ca­les si­mi­la­res”.

Par­te de una fa­mi­lia de mú­si­cos in­te­gra­da ade­más por su her­mano ma­yor, el des­ta­ca­do vio­li­nis­ta Re­naud Ca­puçon, el che­lis­ta ga­lo es tam­bién pia­nis­ta afi­cio­na­do. Aún así, el cor­pu­len­to ins­tru­men­to de cuer­das su­pera las com­pa­ra­cio­nes: “El che­lo es­tá en mi san­gre, en mi cuer­po y en mi co­ra­zón. Es ca­si como si fue­ra una ex­ten­sión de mi cuer­po”. Tam­bién, a su ma­ne­ra, aven­tu­ra su opi­nión so­bre su so­no­ri­dad: “Creo que es el ins­tru­men­to más cer­cano a la voz hu­ma­na en tér­mi­nos de so­ni­do. Tam­bién es lo más pa­re­ci­do a un cuer­po: lo abra­zas, lo su­je­tas con tus pro­pias pier­nas y de cier­ta for­ma lo ha­ces par­te de ti”.b

►► Gau­tier Ca­puçon to­ca el sá­ba­do en el Tea­tro del La­go. o ha pa­sa­do un mes del es­treno lo­cal de Frantz, la en­co­mia­ble pe­lí­cu­la de Fra­nçois Ozon, y lle­ga otra cin­ta fran­ce­sa que, no muy en­co­mia­ble, tie­ne en co­mún al ac­tor pro­ta­gó­ni­co: Pie­rre Ni­ney. Eso sí, mien­tras en la de Ozon la as­cen­den­te es­tre­lla apor­ta ma­ti­ces y mis­te­rio, acá se ha­ce par­te de una má­qui­na que fue­ra de an­dar de­re­chi­to has­ta el fi­nal, no da ra­zo­nes pa­ra el en­tu­sias­mo.

Autor de un pe­que­ño hit del ho­rror (Les cap­ti­ves), el guio­nis­ta y rea­li­za­dor Yann Goz­lan ins­ta­ló a Ni­ney como un neo Alain De­lon, el De­lon de A pleno sol, en el cen­tro de una men­ti­ra que cre­ce. Pe­ro el tono ín­ti­mo y pre­ci­so de Pa­tri­cia Highs­mith, to­do lo que sub­sis­tía en la adap­ta­ción de Re­né Clé­ment, se ex­tra­vía acá.

El arran­que, sin em­bar­go, pro­me­te: se ha­bla po­co y se mues­tra har­to. Mat­hieu Vas­seur, ope­ra­rio de una em­pre­sa de trans­por­tes, ha es­cri­to una no­ve­la. La en­vía a un edi­tor que la re­cha­za sin mu­cha ex­pli­ca­ción. Frus­tra­do como es­tá, da por ac­ci­den­te con el dia­rio de un com­ba­tien­te en Ar­ge­lia que aca­ba de mo­rir sin fa­mi­lia. Y no de­mo­ra mu­cho en en­ten­der que ahí es­tá la ma­dre del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.