Oli­ver Twist

La Tercera - - Opinión - Ma­nuel Mar­fán

LA NO­VE­LA de Dic­kens cuen­ta la vi­da de un ni­ño sin fa­mi­lia en la In­gla­te­rra de los 1830s. Oli­ver pa­sa su pri­me­ra in­fan­cia en un or­fa­na­to ne­gli­gen­te. A los nue­ve in­gre­sa a un re­for­ma­to­rio que pro­mue­ve el tra­ba­jo infantil y don­de su­fre el “bull­ying” de sus pa­res. Tras otras pe­ri­pe­cias se con­vier­te en un “ni­ño de la ca­lle” y es in­du­ci­do al cri­men por un de­lin­cuen­te adul­to y ex­plo­ta­dor. Re­cién allí Dic­kens nos da un respiro in­tro­du­cien­do per­so­na­jes bon­da­do­sos y otros ma­los (muy ma­los) pa­ra cul­mi­nar en un fi­nal fe­liz. La no­ve­la trans­cu­rre en una In­gla­te­rra que se con­so­li­da­ba co­mo la prin­ci­pal po­ten­cia po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y mi­li­tar del pla­ne­ta. Pe­ro el po­de­río bri­tá­ni­co co­exis­tía con una mi­se­ria ma­si­va y per­se­gui­da (la va­gan­cia se con­si­de­ra­ba un cri­men). Dic­kens, a tra­vés de sus no­ve­las, fue un ac­ti­vis­ta de la de­nun­cia so­cial, co­mo tam­bién lo fue­ron sus con­tem­po­rá- neos Víc­tor Hu­go y Bal­zac en Fran­cia.

Trai­go es­te te­ma a co­la­ción a pro­pó­si­to del Se­na­me y los más de 1.300 jó­ve­nes muer­tos ba­jo su tu­te­la. La co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra de la Cá­ma­ra de Dipu­tados in­ten­tó bus­car un (o una) cul­pa­ble. ¿Fue ne­gli­gen­te en es­te te­ma el go­bierno? Sí, y mu­cho. ¿Fue tam­bién ne­gli­gen­te el go­bierno an­te­rior? Tam­bién, pe­ro no for­ma­ba par­te de la in­ves­ti­ga­ción. ¿Y los an­te­rio­res? Pro­ba­ble­men­te tam­bién. Pa­ra ubi­car a los res­pon­sa­bles se­ría ne­ce­sa­ria una “sel­fie” que in­clu­ye­ra a la cla­se po­lí­ti­ca y a los que han (hemos) te­ni­do car­gos de responsabilidad pú­bli­ca, in­clu­yén­do­me. ¿Por qué? Por­que Chi­le ya no es el país de 1990, don­de el pro­gre­so vi­go­ro­so co­exis­tía con una mi­se­ria ma­si­va y mal­tra­ta­da. La ex­ten­sión de la po­bre­za ha­cía im­po­si­ble re­sol­ver con ra­pi­dez las ca­ren­cias he­re­da­das. Así, ha­bía una edu­ca­ción de bue­na ca­li­dad pa­ra los que po­dían pa­gar­la, y otra ma­si­va y de ma­la ca­li-

En Chi­le el pro­gre­so eco­nó­mi­co de­jó de ser prio­ri­dad y la agen­da so­cial la fi­ja la pu­ja cor­po­ra­ti­va. El Se­na­me no for­ma par­te de esa pu­ja.

dad pa­ra el res­to. Lo mis­mo en sa­lud, pen­sio­nes, y así. El Se­na­me, en tan­to, se­guía esa ló­gi­ca, con un cui­da­do de los ado­les­cen­tes a su car­go masivo, ba­ra­to y ma­lo.

Pe­ro el Chi­le de hoy ya no es el de la mi­se­ria ma­si­va sino el de una cla­se me­dia ma­yo­ri­ta­ria y exi­gen­te, y el de una cla­se po­lí­ti­ca incapaz de or­de­nar la agen­da. ¿Aca­so los jó­ve­nes del Se­na­me mar­chan? ¿Es­tán or­ga­ni­za­dos cor­po­ra­ti­va­men­te pa­ra exi­gir sus de­re­chos más bá­si­cos? ¿Aca­so par­ti­ci­pa­ron cor­po­ra­ti­va­men­te en los “ca­bil­dos ciu­da­da­nos”? ¿Cuál es el po­der elec­to­ral de esos jó­ve­nes? Nues­tra cla­se po­lí­ti­ca actual no tie­ne ese “plus” que se ne­ce­si­ta pa­ra re­co­no­cer y re­sol­ver las prio­ri­da­des de la so­cie­dad que no se ex­pre­sa cor­po­ra­ti­va­men­te.

In­gla­te­rra y Fran­cia si­guie­ron pro­gre­san­do a lo lar­go del si­glo 19, y al en­trar al si­glo 20 ya con­ta­ban con sis­te­mas de sa­lud pú­bli­ca, pen­sio­nes, edu­ca­ción y cui­da­do de jó­ve­nes y adul­tos acor­des con su ni­vel de desa­rro­llo. O, pa­ra de­cir­lo en len­gua­je de iz­quier­da, el pro­gre­so sur­ge co­mo res­pues­ta a las con­tra­dic­cio­nes en­tre el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, por una par­te, y la de­nun­cia so­cial y las de­man­das de una so­cie­dad ca­da más com­ple­ja, por otra. Acá, en cam­bio, el pro­gre­so eco­nó­mi­co de­jó de ser prio­ri­dad y la agen­da so­cial la de­ter­mi­na la pu­ja cor­po­ra­ti­va. El Se­na­me no for­ma par­te de esa pu­ja y re­sul­ta di­fí­cil de prio­ri­zar por una cla­se po­lí­ti­ca cor­po­ra­ti­vis­ta. Así, no me ex­tra­ña que lo im­por­tan­te sea en­con­trar al (la) cul­pa­ble en vez de ser proac­ti­vos en so­lu­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.