Trump lan­za crí­ti­cas al fis­cal ge­ne­ral y abre nue­vo fren­te den­tro de su ga­bi­ne­te

► El Pre­si­den­te afir­mó que se arre­pien­te de ha­ber nom­bra­do a Jeff Ses­sions co­mo je­fe del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia. ► En mar­zo, Ses­sions se mar­gi­nó de cual­quier in­ves­ti­ga­ción so­bre la in­je­ren­cia de Ru­sia en los co­mi­cios, lo que ha­bría en­fu­re­ci­do a Trump. ►

La Tercera - - Mundo - Cons­tan­za Cruz D.

“Es el ma­yor fan de Do­nald Trump”, es­cri­bió en 2016 el dia­rio The Washington Post. Jeff Ses­sions, el actual fis­cal ge­ne­ral, se con­vir­tió el 28 de fe­bre­ro del año pa­sa­do en el pri­mer se­na­dor en dar­le su apo­yo al re­pu­bli­cano, jus­to en mo­men­tos en que Trump ga­na­ba vo­tos en las pri­ma­rias con­ser­va­do­ras pa­ra de­fi­nir quién com­pe­ti­ría por el si­llón pre­si­den­cial. Des­de en­ton­ces, la re­la­ción en­tre Ses­sions y Trump fue cre­cien­do. Pa­ra pre­miar su fi­de­li­dad, al lle­gar a la Ca­sa Blan­ca, Trump no­mb­ró fis­cal ge­ne­ral al en­ton­ces se­na­dor de Ala­ba­ma.

Pe­ro la alian­za “in­que­bran­ta­ble”, co­mo la des­cri­bió el Post, dio un gi­ro en mar­zo, me­nos de dos me­ses des­pués de que Trump lle­ga­ra al Sa­lón Oval. Ese mes, Ses­sions se mar­gi­nó de “cual­quier in­ves­ti­ga­ción exis­ten­te o fu­tu­ra” del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia so­bre la in­tro­mi­sión ru­sa en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2016. Eso lue­go de que se re­ve­la­ra que el pro­pio Ses­sions man­tu­vo con­tac­tos du­ran­te la cam­pa­ña con el em­ba­ja­dor ru­so en Washington, Ser­gey Kisl­yak cuan­do era ase­sor de la cam­pa­ña. Esa de­ci­sión ha­bría en­fu­re­ci­do al Pre­si­den­te. Se­gún pu­bli­có la pren­sa en ju­nio, el fis­cal le ha­bría ofre­ci­do su re­nun­cia, pe­ro Trump se ne­gó.

Des­de ese mo­men­to, la re­la­ción se ten­só. Se­gún The New York Ti­mes, Ses­sions se ha man­te­ni­do ale­ja­do del man­da­ta­rio en el úl­ti­mo tiem­po. Y Trump no ha­ce na­da por ocul­tar­lo. Así, en una en­tre­vis­ta de apro­xi­ma­da­men­te 50 mi­nu­tos con The New York Ti­mes pu­bli­ca­da ayer, el man­da­ta­rio se­ña­ló que nun­ca ha­bría no­mi­na­do a Jeff Ses­sions si hu­bie­ra sa­bi­do que se apar­ta­ría de la in­ves­ti­ga­ción so­bre Ru­sia.

Es una de­ci­sión “muy injusta pa­ra un Pre­si­den­te”, afir­mó. En un vi­si­ble quie­bre, Trump in­sis­tió en que el fis­cal no se de­be­ría ha­ber ais­la­do de la in­ves­ti­ga­ción y que si lo iba a ha­cer “me lo de­be­ría ha­ber di­cho an­tes de to­mar el tra­ba­jo y yo ha­bría ele­gi­do a otra per­so­na”, se­ña­ló. “¿Có­mo to­mas el tra­ba­jo y des­pués te re­cu­sas?”, di­jo.

Ade­más, cri­ti­có la au­dien­cia de con­fir­ma­ción de Ses­sions an­te el Se­na­do, cuan­do el fis­cal ocul­tó que ha­bía te­ni­do co­mu­ni­ca­cio­nes con los ru­sos. “Jeff Ses­sions dio ma­las res­pues­tas. Dio res­pues­tas a pre­gun­tas sim­ples que de­be­rían ha­ber si­do sim­ples res­pues­tas, pe­ro no lo fue­ron”, di­jo.

Con es­to Trump abrió un nue­vo fren­te, es­ta vez den­tro de su ga­bi­ne­te. An­te la po­lé­mi­ca que ge­ne­ra­ron sus de­cla­ra­cio­nes, ayer el fis­cal ge­ne­ral des­car­tó di­mi­tir. Ses­sions afir­mó en una rue­da de pren­sa que le en­can­ta­ba el tra­ba­jo y que tenía “pre­vis­to con­ti­nuar has­ta que sea apro­pia­do”. “Es­ta­mos tra­ba­jan­do hoy. Ten­go to­tal con­fian­za de que so­mos ca­pa­ces de ges­tio­nar es­ta ofi­ci­na de una ma­ne­ra efec­ti­va”.

Es la pri­me­ra vez que Trump se en­fren­ta abier­ta­men­te con al­gún miem­bro de su equi­po. En ca­so de que Ses­sions re­nun­cie, el car­go lo to­ma­ría tem­po­ral­men­te Rod Ro­sens­tein, a quien el go­ber­nan­te tam­bién ha cri­ti­ca­do ya que fue él quien de­sig­nó a un fis­cal es­pe­cial pa­ra in­ves­ti­gar la in­tro­mi­sión ru­sa en los co­mi­cios. En la en­tre­vis­ta pu­so en du­da si Ro­sens­tein era un re­pu­bli­cano de ver­dad.

Con es­to el man­da­ta­rio po­dría per­der a uno de sus miem­bros más fie­les. Trump y Ses­sions se co­no­cie­ron en 2005, cuan­do el aho­ra go­ber­nan­te cri­ti­có el plan de Na­cio­nes Uni­das de re­no­var su se­de en Man­hat­tan por US$ 1.200 mi­llo­nes. Pa­ra el due­ño del im­pe­rio in­mo­bi­lia­rio era un pre­cio ex­ce­si­va­men­te al­to. “Na­cio­nes Uni­das son un desas­tre”, di­jo en esa fe­cha al dia­rio New York Sun. “Gas­tan cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res in­ne­ce­sa­ria­men­te en es­te pro­yec­to”, con­clu­yó. Ses­sions se en­te­ró de las opi­nio­nes de Trump po­co des­pués y lo in­vi­tó a Washington pa­ra hablar so­bre la re­no­va­ción de edi­fi­cios y di­fun­dir las crí­ti­cas al pro­yec­to de la ONU en una au­dien­cia fren­te a un sub­co­mi­té del Se­na­do. Ses­sions di­jo que el tes­ti­mo­nio de Trump fue el me­jor que ha­bía es­cu­cha­do.

On­ce años han pa­sa­do des­de en­ton­ces. Des­pués de esa au­dien­cia, am­bos no man­tu­vie­ron con­tac­to has­ta ju­nio de 2016, cuan­do ha­bla­ron so­bre in­mi­gra­ción. A fi­nes de

año, Ses­sions de­fen­dió a Trump des­pués de pe­dir que se prohi­bie­ra el in­gre­so tem­po­ral a EE.UU. de in­mi­gran­tes musulmanes y ase­gu­ró que la con­ver­sa­ción era “apro­pia­da” pa­ra man­te­ner la se­gu­ri­dad del país. “¡Mí­ren­lo!”, di­jo Trump en un mi­tin en agos­to del año pa­sa­do. “¡Pa­re­ce de 20 años! Un hom­bre in­creí­ble”, aña­dió re­fi­rién­do­se a Ses­sions.

La re­la­ción en­tre am­bos se vio aún más for­ta­le­ci­da lue­go de que Ses­sions lo res­pal­dó en su can­di­da­tu­ra y en la es­tric­ta po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción.

Du­ran­te la en­tre­vis­ta, Trump no per­dió la opor­tu­ni­dad de apun­tar tam­bién al ex di­rec­tor del FBI, Ja­mes Co­mey. El man­da­ta­rio acu­só a Co­mey de crear un ex­pe­dien­te con in­for­ma­ción com­pro­me­te­do­ra so­bre el man­da­ta­rio pa­ra in­ten­tar man­te­ner su tra­ba­jo en la po­li­cía fe­de­ral.b

FO­TO: AFP

►► Do­nald Trump jun­to a Jeff Ses­sions en el Ca­pi­to­lio, en Washington, el 15 de ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.