Ch­ris­top­her No­lan ate­rri­za con la épi­ca Dun­ker­que

► La pri­me­ra cin­ta bé­li­ca del acla­ma­do di­rec­tor se es­tre­na el jue­ves en Chi­le. ► Es el pri­mer pro­yec­to del bri­tá­ni­co ale­ja­do de la fan­ta­sía en más de una dé­ca­da.

La Tercera - - Sociedad - M. de la Ma­za

En más de una for­ma, Dun­ker­que, lo nue­vo de Ch­ris­top­her No­lan, evo­ca a los pri­me­ros años en la ca­rre­ra del rea­li­za­dor bri­tá­ni­co, an­tes que hom­bres mur­cié­la­gos, ma­gos ven­ga­ti­vos, via­je­ros de los sue­ños y as­tro­nau­tas exis­ten­cia­les se to­ma­ran su fil­mo­gra­fía. Co­mo Fo­llo­wing (1998) y Me­men­to (2000) –con esta úl­ti­ma com­par­te so­bre to­do una na­rra­ti­va com­ple­ja y no li­neal-, Dun­ker­que pre­sen­ta al No­lan más vis­ce­ral, uno que pri­vi­le­gia la in­ten­si­dad y evo­ca­ción a tra­vés de imá­ge­nes por so­bre los diá­lo­gos. El es­pa­cio pa­ra la emo­ti­vi­dad es re­du­ci­do. La pe­lí­cu­la es, por so­bre to­do, un cal­cu­la­do es­tu­dio de es­ce­nas y per­so­na­jes. Tam­bién es la pri­me­ra his­to­ria di­ri­gi­da por No­lan ale­ja­da de la fan­ta­sía des­de In­som­nia (2002), en más de 15 años.

Pe­ro por más que el bri­tá­ni­co re­gre­se a sus ini­cios, Dun­ker­que es tam­bién par­te del mun­do del No­lan mo­derno: una gran su­per­pro­duc­ción que con un abul­ta­do pre­su­pues­to –por lo ba­jo $ 150 mi­llo­nes de dó­la­res­bus­ca ge­ne­rar el ma­yor es­pec­tácu­lo a ni­vel téc­ni­co po­si­ble. El re­sul­ta­do es, se­gún bue­na par­te de la pren­sa es­pe­cia­li­za­da, la me­jor pe­lí­cu­la en la ca­rre­ra del ci­neas­ta.

La idea de la pe­lí­cu­la so­bre las con­se­cuen­cias de la ba­ta­lla de Dun­ker­que, uno de los ma­yo­res desas­tres mi­li­ta­res pa­ra los Alia­dos en la II Gue­rra Mun­dial, se ha­bía trans­for­ma­do en un pro­yec­to pa­sio­nal de No­lan des­de co­mien­zos de su ca­rre­ra, pe­ro el ci­neas­ta no veía po­si­ble rea­li­zar­la has­ta que tu­vie­ra la ex­pe­rien­cia su­fi­cien­te en cin­tas de al­to pre­su­pues­to.

La apro­xi­ma­ción de No­lan a la his­to­ria no es una pe­lí­cu­la bé­li­ca tra­di­cio­nal. La pe­lí­cu­la co­mien­za des­pués de la ba­ta­lla en sí, con un mí­ni­mo con­tex­to en­tre­ga­do por un tex­to ini­cial, en­fo­cán­do­se en lo pos­te­rior, con cien­tos de mi­les de sol­da­dos Alia­dos va­ra­dos en las pla­yas de Dun­ker­que en Fran­cia, a mer­ced de un enemi­go in­vi­si­ble: nun­ca se ve a un sol­da­do alemán más allá de si­lue­tas. Lo que sí se ven son sus bom­bas y torpe­dos, que trans­for­man la su­per­vi­ven­cia de los bri­tá­ni­cos en una claus­tro­fó­bi­ca pe­sa­di­lla.

La pe­lí­cu­la es un ex­ten­so clí­max di­vi­di­do en tres pun­tos de vis­ta: la tie­rra; con los sol­da­dos (entre ellos el ex One Di­rec­tion Harry Sty­les) va­ra­dos en la pla­ya; el mar con los bo­tes ci­vi­les que acu­die­ron al rescate de las tro­pas -y con un Mark Ry­lan­ce en su me­jor mo­men­to- y el ai­re; con los avio­nes que apo­ya­ron la ope­ra­ción.

En sus 107 mi­nu­tos de du- ra­ción Dun­ker­que mues­tra más de lo que di­ce, con ape­nas un pu­ña­do de diá­lo­gos No­lan la ha des­cri­to co­mo una pe­lí­cu­la “ca­si mu­da”-. Pe­ro las in­quie­tu­des clá­si­cas del di­rec­tor si­guen allí: la na­tu­ra­le­za del he­roís­mo, la per­cep­ción del tiem­po y la com­pli­ca­da psi­co­lo­gía del ser hu­mano apa­re­cen en dis­tin­tos mo­men­tos de la cin­ta. Una nue­va reinvención de un di­rec­tor que ha de­di­ca­do su ca­rre­ra a reivin­di­car las su­per­pro­duc­cio­nes co­mo una pro­fun­da for­ma de ar­te.b

FO­TO: PRO­MO­CIO­NAL

►► Fionn Whi­tehead, uno de los pro­ta­go­nis­tas de Dun­ker­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.