En lo sal­va­je ya­ce la pre­ser­va­ción del mun­do

La Tercera - - Portada -

En la pri­me­ra en­tre­vis­ta que Dou­glas Tomp­kins tra­tó el te­ma de su ideo­lo­gía, la eco­lo­gía pro­fun­da, me di­jo que Henry Da­vid Tho­reau re­pre­sen­ta­ba pa­ra él “una fi­gu­ra se­mi­nal”. La ad­mi­sión no te­nía na­da de es­pec­ta­cu­lar, por cier­to, pues­to que en Es­ta­dos Uni­dos Tho­reau es ve­ne­ra­do ha­ce dé­ca­das co­mo el pa­dre del mo­vi­mien­to con­ser­va­cio­nis­ta. El asun­to iba por otro la­do: en Wal­den, el más fa­mo­so de sus li­bros, Tho­reau afir­ma­ba lo si­guien­te: “No hay olor tan fé­ti­do co­mo aquel que ema­na de la bon­dad in­fec­ta­da. Es hu­mano, es di­vino, es pu­tre­fac­to. Si su­pie­ra con cer­te­za que un hom­bre vie­ne a mi ca­sa con la in­ten­ción consciente de ha­cer­me el bien, sal­dría co­rrien­do por mi vi­da”. Tho­reau in­clu­so se mo­fa­ba de un fi­lán­tro­po ima­gi­na­rio que via­ja­ba has­ta la le­ja­na Pa­ta­go­nia pa­ra es­par­cir su bon­dad. Tomp­kins, un ti­po in­te­li­gen­te, se rió con ga­nas y es­qui­vó el gol­pe con as­tu­cia y arro­jo (en el año 2001 su si­tua­ción era tam­ba­lean­te en Chi­le): “Tho­reau era iró­ni­co. Cí­ni­co en su ma­ne­ra de apre­ciar el con­cep­to de ama­bi­li­dad hu­ma­na. Qui­zás ésa sea la ac­ti­tud chi­le­na an­te lo que es­ta­mos ha­cien­do. Pue­de que aquí sean más tho­ro­via­nos de lo que yo pen­sa­ba”.

El miér­co­les se cum­plie­ron 200 años del na­ci­mien­to de Tho­reau. La con­me­mo­ra­ción pa­só bas­tan­te inad­ver­ti­da en­tre no­so­tros. Y co­mo no hay un pen­sa­dor más atra­yen­te que Tho­reau, más pro­vo­ca­dor, más sim­ple, más sa­bio (sus aren­gas en con­tra del tra­ba­jo son no­ta­bles; el en­sa­yo Desobe­dien­cia ci­vil de­bie­ra ser lec­tu­ra obli­ga­to­ria en los li­ceos y co­le­gios), pa­ra mí es evi­den­te que su re­la­ti­va in­vi­si­bi­li­dad se de­be a que ca­si to­dos sus li­bros han si­do pé­si­ma­men­te tra­du­ci­dos. De tan­to en tan­to, las tras­na­cio­na­les de­jan caer ver­sio­nes re­ple­tas de es­pa­ño­lis­mos. Y, cla­ro, na­die aquí tie­ne tiem­po que per­der en una lec­tu­ra que sue­na de­ma­sia­do aje­na. Al­guien de­bie­ra ha­cer al­go, al me­nos con Wal­den, o la vi­da en los bos­ques, esa obra maes­tra que Tho­reau pu­bli­có sin pe­na ni glo­ria en 1854.

En 1845 Tho­reau se re­ti­ró a vi­vir a un bos­que cer­ca de Con­cord, su pue­blo na­tal en Nue­va In­gla­te­rra, a ori­llas de una la­gu­na lla­ma­da Wal­den. El pro­pó­si­to del jo­ven -te­nía 28 años- era me­di­tar acer­ca de la pa­ra­dó­ji­ca si­tua­ción de la hu­ma­ni­dad. Dis­cí­pu­lo y jar­di­ne­ro del fi­ló­so­fo Emer­son, quien siem­pre lo mi­ró a hue­vo, Tho­reau in­ten­ta­ba de­mos­trar en car­ne pro­pia que mien­tras me­nos tra­ba­ja­ra el hom­bre, ma­yo­res se­rían los be­ne­fi­cios pa­ra él y su co­mu­ni­dad. Al bos­que lle­gó con lo pues­to y un ha­cha pres­ta­da, que le sir­vió pa­ra cons­truir la di­mi­nu­ta ca­ba­ña que ha­bi­tó por los si­guien­tes dos años. Du­ran­te ese tiem­po vio a muy po­ca gen­te pe­ro es­cri­bió mu­cho. Sus con­fi­den­tes -así lo ex­pre­só- fue­ron los ár­bo­les, las bes­tias, los pá­ja­ros y los pe­ces. Y si bien hay chis­mo­sos que ase­gu­ran que de vez en cuan­do nues­tro hom­bre ba­ja­ba a pue­blo pa­ra que su ma­má le la­va­ra los cal­zon­ci­llos, lo cier­to es que Wal­den es uno de los más her­mo­sos tra­ta­dos so­bre la con­tem­pla­ción que se han es­cri­to.

Tres años an­tes de pu­bli­car Wal­den, Tho­reau dio una con­fe­ren­cia en el Ly­ceum de Con­cord que hoy en día es fa­mo­sa. El te­ma que tra­tó fue la re­la­ción en­tre Dios, el hom­bre y la na­tu­ra­le­za. Las pa­la­bras con que ce­rró su aren­ga ayu­da­ron a pre­ser­var mi­llo­nes de hec­tá­reas de bos­que nativo en el mun­do. Los ma­ra­vi­llo­sos par­ques na­cio­na­les de Es­ta­dos Uni­dos, por dar un ejem­plo, cons­ti­tu­yen uno de los le­ga­dos más vis­to­sos de nues­tro hom­bre. En Los bos­ques de Mai­ne (1864), Tho­reau ha­bló por pri­me­ra vez de “re­ser­vas na­cio­na­les”. El con­cep­to fue ate­so­ra­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.