SEC de­tec­ta fa­llas en 8 mil ki­ló­me­tros de ca­bles eléc­tri­cos

Ca­bles im­por­ta­dos des­de Es­pa­ña no cum­plen las nor­mas exi­gi­das, en es­pe­cial en lo re­la­ti­vo a no pro­pa­gar in­cen­dios.

La Tercera - - PORTADA - Fe­li­pe Díaz y Car­los Re­yes

Una se­ñal de aler­ta se en­cen­dió en­tre al­gu­nos ac­to­res del sec­tor eléc­tri­co. Es­to, por­que la Su­pe­rin­ten­den­cia de Elec­tri­ci­dad y Com­bus­ti­bles (SEC) de­tec­tó par­ti­das de ca­bles im­por­ta­dos des­de Es­pa­ña que no cuen­tan con to­das las me­di­das de se­gu­ri­dad exi­gi­das en Chi­le. En to­tal, se­gún el en­te fis­ca­li­za­dor, en el país hay más de 8.000 km de es­tos con­duc­to­res a los cua­les se les re­vo­có la cer­ti­fi­ca­ción, que ase­gu­ra, en­tre otras ma­te­rias, que es­tos pro­duc­tos no pro­pa­guen los in­cen­dios.

Se tra­ta de los ca­bles de la fa­mi­lia RZ1-K, li­bre de ha­ló­ge­nos. Es­tos con­duc­to­res, se­gún la nor­ma­ti­va na­cio­nal, se de­ben ins­ta­lar en los lu­ga­res que con­cen­tren a más de 25 per­so­nas por más de 15 mi­nu­tos. En­tre los si­tios que tie­nen que con­tar con es­te pro­duc­to se en­cuen­tran malls, hos­pi­ta­les, ci­nes, dis­co­te­cas, ca­si­nos y edi­fi­cios re­si­den­cia­les.

El con­cep­to li­bre de ha­ló­geno in­clu­ye una se­rie de pro­pie­da­des (ver infografía).

San­dra Ro­drí­guez, ge­ren­ta ge­ne­ral del or­ga­nis­mo cer­ti­fi­ca­dor Ing­cer, in­di­có que se exi­ge que es­tos ca­bles “fren­te a un in­cen­dio de­cla­ra­do no lo pro­pa­guen, no emi­tan ga­ses tó­xi­cos ni hu­mos de al­ta opa­ci­dad. Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas son fun­da­men­ta­les pa­ra el tra­ba­jo de bom­be­ros en la ex­tin­ción del fue­go”.

Res­pec­to de la no pro­pa­ga­ción, la nor­ma exi­ge que si el con­duc­tor en­tra en con­tac­to con fue­go, la lla­ma de­be ex­tin­guir­se so­la a los 2,5 me­tros. Y fue jus­ta­men­te es­ta pro­pie­dad la que no cum­plían los ca­bles que al­can­za­ron a in­gre­sar y a co­mer­cia­li­zar­se en el país.

¿Có­mo ocu­rrió es­ta si­tua­ción? En la in­dus­tria ex­pli­ca­ron que los con­duc­to­res eléc­tri­cos que in­gre­san a Chi­le des­de Es­pa­ña vie­nen con un cer­ti­fi­ca­do de se­gu­ri­dad, el que es va­li­da­do en el país. En abril, un la­bo­ra­to­rio reali­zó prue­bas a es­tos pro­duc­tos y, en el test del fue­go, de­tec­ta­ron que los re­cu­bri­mien­tos pro­pa­ga­ban las lla­mas.

El su­per­in­ten­den­te de Elec­tri­ci­dad y Com­bus­ti­bles, Luis Ávi­la Bra­vo, ex­pli­có a La

Ter­ce­ra que “el sis­te­ma de cer­ti­fi­ca­ción que po­see nues­tro país per­mi­tió de­tec­tar una se­rie de pro­duc­tos, del ti­po ca­bles eléc­tri­cos, pro­ve­nien­tes de Es­pa­ña, los que pre­sen­ta­ban pro­ble­mas con cier­to ti­po de en­sa­yos, ra­zón por la cual se can­ce­ló su cer­ti­fi­ca­ción, prohi­bién­do­se su co­mer­cia­li­za­ción en to­do el país”.

Ávi­la aña­dió que “la SEC tu­vo ac­ce­so a es­ta in­for­ma­ción a tra­vés del In­for­me de Re­cha­zo emi­ti­do por el or­ga­nis­mo de cer­ti­fi­ca­ción Ing­cer S.A., de fe­cha 28 de abril de es­te año”.

A tra­vés de Ley de Trans­pa­ren­cia, el or­ga­nis­mo fis­ca­li­za­dor en­tre­gó las re­so­lu­cio­nes en que se dic­tó la prohi­bi­ción de ven­ta en Chi­le. En los do­cu­men­tos se se­ña­la la mar­ca, mo­de­lo y país de fa­bri­ca­ción del ca­ble, aña­dien­do que “no se en­cuen­tran con­for­mes a los es­tán­da­res fi­ja­dos por la nor­ma­ti­va, exis­tien­do un ries­go pa­ra la se­gu­ri­dad de los usua­rios que re­quie­re ser tra­ta­do me­dian­te la adop­ción de me­di­das rá­pi­das y efec­ti­vas, co­mo es prohi­bir tran­si­to­ria­men­te su co­mer­cia­li­za­ción en el país”.

Las mar­cas cues­tio­na­das son Miguelez, Top Ca­ble, As­ca­ble y Ca­bles RCT. Des­de Top Ca­ble in­di­ca­ron que el te­ma aún es­tá en desa­rro­llo y en Miguelez no se pu­do ob­te­ner una respuesta. Res­pec­to de las otras dos fir­mas, no fue po­si­ble en­con­trar a los re­pre­sen­tan­tes en Chi­le.

El al­can­ce de es­te pro­ble­ma fue en­tre­ga­do por el pro­pio su­per­in­ten­den­te: “De acuer­do a nues­tros aná­li­sis, exis­te un to­tal de 8.630 ki­ló­me­tros de los ca­bles cues­tio­na­dos que in­gre­sa­ron al país, lo que equi­va­le al 4% del to­tal de ca­bles en con­di­cio­nes de ser co­mer­cia­li­za­dos en Chi­le”.

La SEC, tam­bién vía Trans­pa­ren­cia, en­tre­gó el lis­ta­do de los nue­ve im­por­ta­do­res que en los úl­ti­mos 12 me­ses tu­vie­ron ca­bles a los cua­les se les can­ce­ló la cer­ti­fi­ca­ción. Des­de al­gu­nos de es­tos lu­ga­res in­di­ca­ron que ellos no son res­pon­sa­bles, pues no los fa­bri­can. Su ven­ta, ase­gu­ran, es­tá con­ge­la­da.

Me­di­das

La SEC es­tá abor­dan­do es­ta si­tua­ción des­de dos ángulos. El pri­me­ro, en­fo­ca­do en bus­car las res­pon­sa­bi­li­da­des, y el segundo, que bus­ca mi­ti­gar los even­tua­les ries­gos.

“Te­ne­mos una in­ves­ti­ga­ción en cur­so con mi­ras a ve­ri­fi­car even­tua­les in­cum­pli­mien­tos nor­ma­ti­vos por par­te de las empresas in­vo­lu­cra­das y del Or­ga­nis­mo de Cer­ti­fi­ca­ción. Una de las pri­me­ras ac­cio­nes que desa­rro­lla­mos fue la emi­sión de una prohi­bi­ción de co­mer­cia­li­za­ción con­tra seis empresas, a fin de que no se sigan ven­dien­do es­te ti­po de ca­bles”, in­di­có Ávi­la, quien aña­dió que, “ade­más, se ofi­ció a las empresas que se de­di­can a la im­por­ta­ción de es­tos pro­duc­tos pa­ra que nos re­mi­tan in­for­ma­ción so­bre la can­ti­dad im­por­ta­da, el stock en bo­de­gas, la lis­ta de los clien­tes que com­pra­ron es­tos ca­bles, el stock de los mis­mos y los pla­nes de eva­lua­ción de los ries­gos pa­ra pro­duc­tos que ya ha­yan si­do co­mer­cia­li­za­dos y cuá­les son los me­ca­nis­mos pa­ra eli­mi­nar, mi­ti­gar y/o re­du­cir es­tos ries­gos”.

La au­to­ri­dad tam­bién in­di­có que “ac­tual­men­te, y en el mar­co de la in­ves­ti­ga­ción que lle­va­mos ade­lan­te, he­mos lo­gra­do lle­gar a cer­ca de 230 empresas que com­pra­ron los ca­bles en cues­tión, a las cua­les les es­ta­mos so­li­ci­tan­do in­for­ma­ción acer­ca de los lu­ga­res don­de ins­ta­la­ron di­chos con­duc­to­res o a quie­nes se los ven­die­ron”.

Al­ber­to Pe­ter­mann, ge­ren­te de Ope­ra­cio­nes de la em­pre­sa Fleisch­mann S. A., ex­pli­có que “en la in­dus­tria se va­lo­ran la nor­ma­ti­va y el rol fis­ca­li­za­dor de la SEC. El res­pe­to de es­tas nor­mas va en di­rec­to be­ne­fi­cio de la se­gu­ri­dad de las ins­ta­la­cio­nes, de los usua­rios y de los tra­ba­ja­do­res”. Aña­dió que “va­lo­ra­mos que se sa­quen del mer­ca­do los ele­men­tos que no cum­plen con la nor­ma­ti­va”.

Res­pec­to de la si­tua­ción de los ca­bles cues­tio­na­dos, in­di­có que “en­tien­do que la SEC de­tec­tó pro­duc­tos de­fec­tuo­sos, aler­tó a los dis­tri­bui­do­res y es­tá con­tac­tan­do a los com­pra­do­res fi­na­les. Ade­más, co­mo par­te del pro­ce­so de fis­ca­li­za­ción de las ins­ta­la­cio­nes, va a re­vi­sar si una em­pre­sa es­tá ins­ta­lan­do es­tos ca­bles de­fec­tuo­sos y, si es así, no va a per­mi­tir la co­ne­xión de es­ta ins­ta­la­ción”.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.