¿El nue­vo Cha­ña­ral?

Can­sa­dos de la con­ta­mi­na­ción y los efec­tos pro­vo­ca­dos por los alu­vio­nes de 2015 y 2017, al me­nos 10 fa­mi­lias de­ci­die­ron ins­ta­lar­se en el sec­tor de El Ca­leu­che, a unos 10 ki­ló­me­tros al sur de Cha­ña­ral. “No son ca­sas de ve­ra­neo, lle­ga­mos pa­ra que­dar­nos”, di

La Tercera - - NACIONAL - Por Christian Pal­ma, Cha­ña­ral

Son las 13.00 de un día in­ver­nal en el sec­tor de­no­mi­na­do El Ca­leu­che, a unos 10 ki­ló­me­tros al sur de Cha­ña­ral. Des­de la ca­rre­te­ra se pue­de ob­ser­var una be­lla y ex­ten­sa bahía. Unos me­tros más arri­ba, en una lo­ma, se apre­cian di­ver­sas ca­sas pre­fa­bri­ca­das de ma­de­ra que han ido pro­li­fe­ran­do. Al­gu­nas ya mues­tran jar­di­nes y fa­cha­das re­cién pin­ta­das. Nin­gu­na cuen­ta con agua po­ta­ble y de­ben usar ge­ne­ra­do­res pa­ra la ener­gía eléctrica.

“To­dos los que vi­ven acá tra­ba­jan en Cha­ña­ral”, di­ce el pro­fe­sor Er­nes­to Tol­mo, quien, a esa ho­ra, lle­gó con su fa­mi­lia a al­mor­zar a su nue­va ca­sa. “En mar­zo de­ci­di­mos ins­ta­lar­nos acá, por­que arren­dá­ba­mos fren­te al río Sa­la­do, a me­tros de don­de pa­só el alu­vión de 2015. Es un lu­gar pe­li­gro­so, ade­más, el me­dioam­bien­te de la ciu­dad se con­ta­mi­nó más, así que bus­ca­mos un lu­gar lim­pio pa­ra vi­vir”, agre­ga.

Ase­gu­ra que su in­ten­ción es re­gu­la­ri­zar el te­rreno, pe­ro re­co­no­ce que “aún no ha­bla­mos con la au­to­ri­dad, aun­que con otras fa­mi­lias ya es­ta­mos en pro­ce­so de cons­ti­tuir­nos. Yo no re­nie­go de Cha­ña­ral, vi­ví ahí 40 años, pe­ro si se da la po­si­bi­li­dad de cam­biar de ai­re, me pa­re­ce bien”.

El 25 de mar­zo de 2015, un alu­vión -sin pre­ce­den­tes- arra­só con bue­na par­te de cin­co co­mu­nas de Ata­ca­ma. Una de las más afectadas fue Cha­ña­ral. El río Sa­la­do se des­bor­dó y su cau­dal de lo­do y es­com­bros se mez­cló con las are­nas de re­la­ves mi­ne­ros que, por años, han es­ta­do de­po­si­ta­das en la bahía. Es­to re­mo­vió un ma­te­rial que con­tie­ne di­ver­sos me­ta­les pe­sa­dos, que con el vien­to se ele­va y afec­ta a la po­bla­ción. En ma­yo pa­sa­do, los lu­ga­re­ños re­vi­vie­ron es­ta si­tua­ción cuan­do el río se des­bor­dó nue­va­men­te, aun­que con me­nos fuer­za.

La ciu­da­da­nía, que por años ha re­cla­ma­do por me­jo­ras am­bien­ta­les, au­men­tó su sen­si­bi­li­dad. Las au­to­ri­da­des tam­bién ele­va­ron sus re­cla­mos. Sin em­bar­go, al no ver cam­bios, mu­chas fa­mi­lias de­ci­die­ron ir­se de la ciu­dad y otras han op­ta­do por ins­ta­lar sus vi­vien­das en El Ca­leu­che.

Las ca­sas del “nue­vo Cha­ña­ral”, co­mo al­gu­nos ya co­mien­zan a lla­mar a es­te sec­tor, no son las ha­bi­tua­les to­mas que Ata­ca­ma exhibe en su cos­ta y que, prin­ci­pal­men­te, obe­de­cen a vi­vien­das de ve­ra­neo. Es­tos “co­lo­nos” dicen que lle­ga­ron pa­ra “que­dar­se pa­ra siem­pre”.

Tal es el ca­so de Cris­tián Urru­tia, quien por años lu­chó pa­ra ob­te­ner una vi­vien­da bá­si­ca. In­clu­so, en 2014 for­mó par­te de un co­mi­té de vi­vien­da que no tu­vo re­sul­ta­dos. “Lue­go, con el alu­vión, au­men­tó la po­lu­ción, así que de­ci­di­mos ve­nir­nos, prin­ci­pal­men­te por mis dos ni­ños. Par­te de es­te sec­tor es con­si­de­ra­do ba­rrio in­dus­trial. Yo lo so­li­ci­té pa­ra tra­ba­jar ha­ce dos años.

Me exi­gie­ron las con­di­cio­nes bá­si­cas de ha­bi­ta­bi­li­dad pa­ra el cui­da­dor, en­ton­ces de­ci­dí ve­nir­me yo, ins­ta­lar mi ca­sa y mi em­pre­sa en el mis­mo si­tio”, di­ce.

Ex­pli­ca que ya en­tre­gó sus an­te­ce­den­tes a Bie­nes Na­cio­na­les. “Hay mu­cha gen­te que se vino por la ne­ce­si­dad ha­bi­ta­cio­nal y por la con­ta­mi­na­ción, por lo tan­to, de­be­ría re­gu­la­ri­zar­se es­ta si­tua­ción. Si vie­ne el go­bierno a de­cir­me que me va­ya, por lo me­nos de­be­rían dar­me una so­lu­ción ha­bi­ta­cio­nal”, sos­tie­ne.

Des­de Bie­nes Na­cio­na­les ex­pli­can que “la úl­ti­ma entrega de te­rre­nos la reali­zó la mi­nis­tra Ni­via Pal­ma en ma­yo pa­sa­do, des­ti­na­da a em­pre­sa­rios afec­ta­dos por el alu­vión. En el sec­tor men­cio­na­do no hay per­mi­sos re­cien­tes pa­ra uso ha­bi­ta­cio­nal, aun­que no se des­car­ta que pue­dan exis­tir so­li­ci­tu­des vía ofi­ci­na de par­tes. En es­tos ca­sos hay pro­to­co­los que se de­ben res­pe­tar y se­ría irres­pon­sa­ble en­tre­gar res­pues­tas por la pren­sa an­tes que a la per­so­na que in­gre­só di­cha so­li­ci­tud”.

En tan­to, el al­cal­de Raúl Sa­las acla­ra que “te­ne­mos pro­yec­tos tu­rís­ti­cos en es­tu­dio pa­ra el sec­tor y es­to es preo­cu­pan­te, pe­ro tam­bién en­ten­de­mos que hay mu­cha gen­te que eva­de la con­ta­mi­na­ción y eso le­gi­ti­ma, en cier­ta for­ma, la op­ción de bus­car un nue­vo lu­gar don­de vi­vir. Es­pe­ra­mos que es­ta si­tua­ción se re­gu­la­ri­ce, que la au­to­ri­dad res­pec­ti­va to­me car­tas en el asun­to y po­da­mos ha­cer con­vi­vir las ini­cia­ti­vas de desa­rro­llo de la zo­na con la po­si­bi­li­dad de dar­les a los ve­ci­nos una me­jor ca­li­dad de vi­da”.

Des­de el año 2006, San­dra Cortés, in­ves­ti­ga­do­ra del De­par­ta­men­to de Sa­lud Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, ha mo­ni­to­rea­do la con­di­ción de Cha­ña­ral. Ha­ce 11 años de­mos­tró la exis­ten­cia de ni­ve­les ele­va­dos de me­ta­les en la ori­na de las per­so­nas. No obs­tan­te, tras el alu­vión de 2015, los aná­li­sis mos­tra­ron una caí­da de los com­pues­tos eva­lua­dos. “Es­to po­dría de­ber­se a que los lo­dos con­for­ma­dos por la mez­cla de re­si­duos y aguas des­de la cor­di­lle­ra, lue­go de de­po­si­tar­se so­bre la ciu­dad, al­can­za­ron me­no­res ni­ve­les de me­ta­les, si­mu­lan­do un efec­to de lavado”, sos­tie­ne un in­for­me pre­li­mi­nar de la ex­per­ta. Sin em­bar­go, los re­sul­ta­dos de prue­bas más de­fi­ni­ti­vas, efec­tua­das en 2016, se pre­sen­ta­rán en agos­to.

“Por aho­ra, no pue­do de­cir si hay más o me­nos con­ta­mi­na­ción sin te­ner los re­sul­ta­dos fi­na­les de los nue­vos aná­li­sis, pe­ro sí pue­do se­ña­lar que en 2006 es­tu­dié la per­cep­ción de los ries­gos am­bien­ta­les y es muy al­ta. La gen­te se con­ven­ce de eso, pues cons­tru­ye con­fian­za de­pen­dien­do de la in­for­ma­ción que re­ci­be, y en eso hay res­pon­sa­bi­li­da­des com­par­ti­das en quién, có­mo y qué in­for­ma­ción lle­va­mos des­de la aca­de­mia, au­to­ri­da­des y go­bier­nos lo­ca­les. Eso es un gran desafío pa­ra quie­nes to­man de­ci­sio­nes de po­lí­ti­cas pú­bli­cas”, sos­tie­ne Cortés.b

► Nue­vas ca­sas, le­jos de la con­ta­mi­na­ción, se le­van­tan en la par­te al­ta de la pla­ya El Ca­leu­che, a unos 10 ki­ló­me­tros de Cha­ña­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.