Pro­pues­tas pa­ra la pro­tec­ción del pa­tri­mo­nio

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

En las úl­ti­mas se­ma­nas ha ha­bi­do un in­ten­so de­ba­te so­bre de­cla­ra­to­rias de mo­nu­men­to na­cio­nal de in­mue­bles cu­yos pro­pie­ta­rios cuen­tan con un an­te­pro­yec­to o per­mi­so de edi­fi­ca­ción ya apro­ba­do pa­ra desa­rro­llar en su lu­gar otros pro­yec­tos. Co­mo gre­mio no cues­tio­na­mos las mo­ti­va­cio­nes de quie­nes pro­mue­ven es­tas de­cla­ra­to­rias. Es­tán en su de­re­cho. Lo cues­tio­na­ble es que el Es­ta­do ac­túe en un sen­ti­do –al apro­bar un an­te­pro­yec­to o per­mi­so de edi­fi­ca­ción– y lue­go sea el mis­mo Es­ta­do el que pre­ten­da des­co­no­cer sus pro­pios ac­tos, da­ñan­do la es­ta­bi­li­dad ju­rí­di­ca esen­cial pa­ra el desa­rro­llo de cual­quier pro­yec­to de in­ver­sión.

Aho­ra bien, más allá de es­tos ca­sos en par­ti­cu­lar, nos su­ma­mos a quie­nes han sos­te­ni­do que, sal­vo ex­cep­cio­nes, las de­cla­ra­to­rias pa­tri­mo­nia­les in­du­cen al de­te­rio­ro del bien que se quie­re pro­te­ger. ¿Por qué? Por­que no van aso­cia­das a fi­nan­cia­mien­to y por­que, si bien es la so­cie­dad la in­tere­sa­da en res­guar­dar un in­mue­ble, la car­ga de su con­ser­va­ción re­cae so­lo en su pro­pie­ta­rio. Ade­más, la con­ser­va­ción pa­tri­mo­nial es­tá re­gi­da por un mar­co nor­ma­ti­vo ob­so­le­to y de­man­da la siem­pre di­fí­cil coor­di­na­ción de múl­ti­ples ins­ti­tu­cio­nes, co­mo go­bier­nos lo­ca­les, or­ga­nis­mos téc­ni­cos y mi­nis­te­rios.

Preo­cu­pa­do por es­tas fa­len­cias del sis­te­ma –y cons­cien­tes de que la pro­tec­ción del pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co es cla­ve pa­ra la cons­truc­ción de la iden­ti­dad na­cio­nal– nues­tro gre­mio ha desa­rro­lla­do un con­jun­to de pro­pues­tas que es­pe­ra­mos con­tri­bu­yan a una po­lí­ti­ca sus­ten­ta­ble de con­ser­va­ción pa­tri­mo­nial.

En­tre sus as­pec­tos cen­tra­les, cree­mos ne­ce­sa­rio co­men­zar por­que se re­plan­tee el rol de Es­ta­do en es­ta ma­te­ria, lo que sig­ni­fi­ca que de­be asu­mir los cos­tos que ello im­pli­ca y a par­tir de es­ta ba­se eva­luar qué y có­mo con­ser­var. To­da de­cla­ra­to­ria, ade­más, de­bie­ra ir aso­cia­da al fi­nan­cia­mien­to pa­ra la con­ser­va­ción del in­mue­ble. Pa­ra ello se po­dría re­cu­rrir a apor­tes di­rec­tos –con­tem­pla­dos en la Ley de Pre­su­pues­to– y a apor­tes in­di­rec­tos, im­ple­men­tan­do medidas co­mo crear una Ley de Do­na­cio­nes es­pe­cí­fi­ca pa­ra in­mue­bles pa­tri­mo­nia­les de pro­pie­dad pri­va­da que cuen­ten con un plan es­tu­dia­do de vi­si­ta del pú­bli­co –y así per­mi­tir que em­pre­sas y per­so­nas pue­dan do­nar di­rec­ta­men­te a sus pro­pie­ta­rios pa­ra con­ser­va­ción, man­ten­ción, re­pa­ra­ción, res­tau­ra­ción o re­cons­truc­ción–, ac­ti­var un cré­di­to tri­bu­ta­rio pa­ra la ges­tión de in­mue­bles pa­tri­mo­nia­les o fo­men­tar me­ca­nis­mos de con­ce­sión cuan­do es­tos sean de pro­pie­dad fis­cal, en­tre otras.

En pa­ra­le­lo, y pa­ra equi­li­brar la sal­va­guar­da del pa­tri­mo­nio con el de­re­cho de pro­pie­dad, el Es­ta­do ten­dría que ha­cer­se car­go del cos­to de opor­tu­ni­dad ge­ne­ra­do al pro­pie­ta­rio y com­pen­sar­lo pa­ra res­ti­tuir su si­tua­ción eco­nó­mi­ca ori­gi­nal, así co­mo per­mi­tir que pue­da exi­gir la ex­pro­pia­ción obli­ga­to­ria del in­mue­ble. Des­de el pun­to de vis­ta nor­ma­ti­vo ins­ti­tu­cio­nal, pro­po­ne­mos que se ac­tua­li­ce el con­cep­to de pa­tri­mo­nio y sus ca­te­go­rías y que se in­te­gren to­das las ca­te­go­rías pa­tri­mo­nia­les ba­jo un mar­co úni­co.

El do­cu­men­to que con­tie­ne y desa­rro­lla es­tas pro­pues­tas es­tá dis­po­ni­ble en nues­tra pá­gi­na web (cchc.cl) y co­mo gre­mio ofre­ce­mos to­da nues­tra co­la­bo­ra­ción a las au­to­ri­da­des y la so­cie­dad pa­ra avan­zar ha­cia una po­lí­ti­ca mo­der­na y sus­ten­ta­ble de ges­tión del pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.