La his­to­ria de la ale­ma­na que lu­chó por el EI y aho­ra “so­lo quie­re vol­ver a ca­sa”

Lin­da Wen­zel, de 16 años, fue cap­tu­ra­da la se­ma­na pa­sa­da en la ciu­dad de Mo­sul. Se­gún la ley an­ti­te­rro­ris­ta de Irak, po­dría ser con­de­na­da a muer­te.

La Tercera - - MUNDO - Fer­nan­do Fuen­tes

“Quie­ro ir­me le­jos de la gue­rra, le­jos de las ar­mas, le­jos del rui­do”. Lin­da Wen­zel, la jo­ven ale­ma­na de 16 años de­te­ni­da la se­ma­na pa­sa­da en la ciu­dad ira­quí de Mo­sul co­mo yiha­dis­ta del Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI), se mues­tra arre­pen­ti­da del pro­ce­so ex­pe­ri­men­ta­do des­de su ra­di­ca­li­za­ción y as­pi­ra a re­gre­sar a su país, re­la­tó a un re­por­te­ro que lo­gró ac­ce­der a ella, se­gún el dia­rio ale­mán Süd­deuts­che Zei­tung y la te­le­vi­sión pú­bli­ca ARD.

“Só­lo quie­ro vol­ver a ca­sa con mi fa­mi­lia”, in­di­có la jo­ven, quien aho­ra se en­con­tra­ría en un hos­pi­tal mi­li­tar en Bag­dad. Ase­gu­ra es­tar “bien” pe­se a una he­ri­da de ba­la en la pier­na iz­quier­da, que, se­gún di­jo, “es de un ata­que de he­li­cóp­te­ro”.

Wen­zel se en­con­tra­ba en­tre las 20 mu­je­res yiha­dis­tas de­te­ni­das por las fuer­zas de se­gu­ri­dad ira­quíes en la re­cién li­be­ra­da Mo­sul. Se­gún el dia­rio Daily Mail, fue ha­lla­da en un tú­nel con in­te­gran­tes de la te­mi­ble po­li­cía fe­me­ni­na del Es­ta­do Is­lá­mi­co, al­gu­nas de las cua­les lle­va­ban cha­le­cos sui­ci­das.

Los sol­da­dos la con­fun­die­ron en un prin­ci­pio con una mu­jer de et­nia ya­zi­dí por­que ha­bla­ba mal el ára­be, pe­ro ella les di­jo: “No soy ya­zi­dí, soy ale­ma­na”. La po­li­cía ira­quí y un par­la­men­ta­rio lo­cal di­je­ron que Lin­da era una fran­co­ti­ra­do­ra del EI, se­gún in­for­mó el dia­rio bri­tá­ni­co The Ti­mes.

Des­cri­ta co­mo “una es­tu­dian­te bri­llan­te”, la ado­les­cen­te vi­vía en el pue­blo de Puls­nitz, cer­ca de Dres­den. Cre­ció en el seno de una fa­mi­lia pro­tes­tan­te y no mos­tró nin­gún in­te­rés en la re­li­gión has­ta unos me­ses an­tes de su des­apa­ri­ción. En la pri­ma­ve­ra (bo­real) de 2016 le di­jo a sus pa­dres por pri­me­ra vez que es­ta­ba in­tere­sa­da en el is­lam, con­sig­nó The Te­le­graph.

Ami­gos en Puls­nitz ase­gu­ran que se con­vir­tió al is­lam en esa épo­ca y que se ra­di­ca­li­zó en lí­nea en las “sa­las de chat”. Co­men­zó a lle­var el Co­rán al co­le­gio y a usar ro­pa con­ser­va­do­ra. La po­li­cía cree que se enamo­ró de un hom­bre mu­sul­mán al que co­no­ció en lí­nea y que la per­sua­dió de mu­dar­se a Si­ria pa­ra unir­se a él.

“Es­toy de­vas­ta­da por el he­cho de que al pa­re­cer al­guien le la­vó com­ple­ta­men­te el ce­re­bro y la per­sua­dió a de­jar el país y que ella lo­gró ocul­tár­me­lo”, di­jo Kat­ha­ri­na, la ma­dre de Lin­da, en ju­lio pa­sa­do, tras la des­apa­ri­ción de su hi­ja.

El vier­nes 1 de ju­lio de 2016 Lin­da le di­jo a sus pa­dres que iba a pa­sar el fin de se­ma­na con una ami­ga, lla­ma­da Ca­ro­li­ne. Pe­ro nun­ca re­gre­só y nun­ca es­tu­vo con su ami­ga. Tras ro­bar­le la tar­je­ta de cré­di­to de su ma­dre y con una au­to­ri­za­ción fal­si­fi­ca­da, la jo­ven com­pró un bo­le­to de avión con el que via­jó pri­me­ro a Tur­quía pa­ra pa­sar des­pués a Si­ria y aca­bar fi­nal­men­te en Mo­sul, en Irak. Allí cam­bió su nom­bre a Umm Ma­riam y se ca­só con un yiha­dis­ta che­cheno que mu­rió po­co des­pués.

Tras su cap­tu­ra, no es­tá cla­ro si la me­nor po­drá vol­ver a Ale­ma­nia o si se­rá juz­ga­da en Irak co­mo miem­bro del Es­ta­do Is­lá­mi­co. En teo­ría, Lin­da po­dría ser con­de­na­da a pe­na de muer­te en Irak, se­gún la ley an­ti­te­rro­ris­ta lo­cal. In­clu­so en ese ca­so no se­ría ejecutada an­tes de cum­plir 22 años, se­ña­la EFE.

Per­so­nal de la em­ba­ja­da de Ale­ma­nia en Bag­dad vi­si­tó a la jo­ven y bus­ca “po­si­bi­li­da­des de co­la­bo­ra­ción” con las au­to­ri­da­des de Irak, país con el que no hay acuer­do de ex­tra­di­ción. ●

YIHA­DIS­TA JACK RE­TE­NI­DO POR KUR­DOS Co­no­ci­do co­mo el pri­mer bri­tá­ni­co de ra­za blan­ca que se unió al Es­ta­do Is­lá­mi­co, Jack Letts afir­mó en ju­nio que se en­con­tra­ba re­te­ni­do por las fuer­zas kur­das en Si­ria.

JOHN EL YIHA­DIS­TA FA­LLE­CI­DO EN SI­RIA El bri­tá­ni­co Moha­med Em­wa­zi, fa­lle­ci­do su­pues­ta­men­te en 2015 en un ata­que lan­za­do por EE.UU. en Si­ria, era bus­ca­do en re­la­ción con la de­ca­pi­ta­ción de va­rios rehe­nes.

► Ima­gen de Lin­da Wen­zel cap­ta­da por un sol­da­do ira­quí tras la cap­tu­ra de la jo­ven ale­ma­na en Mo­sul.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.