Ar­mas se­cre­tas

La Tercera - - DEPORTES -

Un ale­ga­to ha­bi­tual de los en­tre­na­do­res es que “no se ha­bla de fút­bol” en los me­dios. Que siem­pre se les pre­gun­ta de lo ex­terno, las po­lé­mi­cas, los di­ri­gen­tes, los ru­mo­res de pa­si­llo… Ba­jo es­ta con­sig­na Ma­rio Sa­las y Pa­blo Gue­de exi­gie­ron el vier­nes pa­sa­do que to­das las pre­gun­tas, en la con­fe­ren­cia de pren­sa con­jun­ta que die­ron am­bos en Qui­lín, se cir­cuns­cri­bie­ran a la can­cha. Só­lo ha­bla­rían de la pe­lo­ti­ta.

Aquí hay una con­fu­sión que es ne­ce­sa­rio acla­rar. Por­que de fút­bol ha­bla­ron po­co los ca­ba­lle­ros. Fue una ho­ra com­ple­ta de ti­rar­se flo­res mu­tuas (¡gue­rra de flo­res!), en­con­trar que el par­ti­do era “di­fí­cil”, que el rival era “muy di­fí­cil” y que te­nían “con­fian­za en sus ju­ga­do­res”. Al­go que mi ma­má, con 77 años y ju­bi­la­da del ma­gis­te­rio, con una pen­sión de mo­ron­dan­ga por­que no es Ca­pra­de­na, po­dría de­cir in­clu­so con ma­yor cla­ri­dad, ri­que­za con­cep­tual y va­rie­dad lin­güís­ti­ca.

Cla­ro, se en­tien­de, có­mo ha­blar de fút­bol si eso es en­tre­gar­le “ar­mas al rival”. Es “re­ga­lar­se” an­tes de co­men­zar a ju­gar. Ha­bía mu­chas co­sas “se­cre­tas” que ocul­tar.

To­tal, na­die sa­bía que a Co­lo Co­lo ha­bía que cor­tar­le el cir­cui­to en­tre Jai­me Val­dés y Val­di­via. Es de­cir, pa­re­ce que Sa­las no lo sa­bía. Por­que de­be ser el úni­co ser hu­mano en la tie­rra que no se en­te­ra que el Pá­ja­ro siem­pre le ha­ce gran­des par­ti­dos a Ca­tó­li­ca. Es su es­pe­cia­li­dad. Pe­ro Sa­las lo de­jó li­bre ¿Y Val­di­via? Lo mar­ca zo­nal­men­te con un gran­do­te co­mo Aued, que no tie­ne ex­plo­sión, y con Fuen­tes, que uno no sa­be si es vo­lan­te de mar­ca, ofen­si­vo, mix­to, tri­ple o cuá­dro­pe. Lo cier­to es que el Ma­go re­ci­bía tan só­lo que en un mo­men­to pen­só que to­da­vía es­ta­ba ju­gan­do en Ara­bia. En el me­dio del de­sier­to pun­tual­men­te.

Tam­po­co en Co­lo Co­lo sa­bían que Ca­tó­li­ca bus­ca por arri­ba a Silva. Ca­be­ceó siem­pre con ven­ta­ja, có­mo­do, mien­tras Ba­rro­so y Me­za mi­ra­ban sin in­ter­ve­nir. Fal­tó la si­lla de pla­ya y el dai­qui­ri. La bue­na no­ti­cia pa­ra Gue­de, es que Tan­que tu­vo 100% de efec­ti­vi­dad en apun­tar sus ca­be­za­zos al cuer­po de Orión. Cuan­do fue Kus­ce­vic el que ga­nó, la pe­lo­ta se fue dan­do bo­te­ci­tos al fon­do del ar­co.

En la otra área, nos sor­pren­di­mos de las fa­ci­li­da­des que die­ron Espinoza y so­bre to­do Cor­de­ro por sus ban­das. Pa­re­ce que Gue­de ja­más ata­có a Ca­tó­li­ca por las pun­tas en los par­ti­dos an­te­rio­res. Sa­las se en­te­ró ayer en el Na­cio­nal de esa for­ma de ju­gar de Co­lo Co­lo. Le ha ga­na­do los úl­ti­mos cua­tro par­ti­dos y siem­pre se le cuela por los cos­ta­dos. Y to­ma­ban a los la­te­ra­les en el 1-2 ¿Qué hi­zo la UC en la se­ma­na apar­te de es­con­der sus en­tre­na­mien­tos? ¿No hu­bo ins­truc­cio­nes pa­ra Fuen­za­li­da y Va­lle­jos de apo­yar a sus la­te­ra­les? ¿O cre­ye­ron que Gue­de iba a cam­biar? In­com­pren­si­ble.

Y co­mo Pa­re­des an­da­ba con el col­mi­llo afi­la­do, por­que es­tá en ple­na re­no­va­ción de con­tra­to, has­ta las chi­le­ni­tas pi­fia­das se le iban a me­ter. Y se me­tie­ron. Mo­sa ya le ase­gu­ró ju­bi­la­ción, es­ta­tua y ce­no­ta­fio en el Mo­nu­men­tal. Ta­rea rea­li­za­da.

Uno o dos go­les más, Co­lo Co­lo otra vez le dio un to­que a Ca­tó­li­ca. Por la Co­pa Chi­le, el Aper­tu­ra o Clau­su­ra y aho­ra la Su­per­co­pa, fue el mis­mo par­ti­do que se vie­ne dan­do ha­ce más de un año. Pe­ro cal­ca­do. Es­tá vis­to. Si Gue­de an­da con la so­ga al cue­llo, lo me­jor que le pue­de ocu­rrir es ju­gar contra Ca­tó­li­ca. Le ga­na con el con­trol re­mo­to, ca­si por ins­tin­to. ¿Sa­ben qué? Tie­ne ra­zón ¿Pa­ra qué ha­blar de fút­bol? To­tal, el par­ti­do se jue­ga y se ga­na so­lo.

La co­pa, el tro­feo ma­te­rial de la Su­per­co­pa, no pe­sa ni cer­ca de 60 ki­los. Lo tu­ve en mis ma­nos y con suer­te lle­ga a los 15. Vi­vi­mos en una épo­ca de exa­ge­ra­cio­nes ri­dí­cu­las e in­fan­ti­les ¿Pa­ra qué in­flar el pe­so del tro­feo? ¿Qué ga­na la ANFP?

PD:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.