De­troit, el fil­me con que Kathryn Bi­ge­low ex­po­ne las ten­sio­nes ra­cia­les en EEUU

Tras La no­che más os­cu­ra (2012), la úni­ca mu­jer en ga­nar el Os­car a Me­jor di­rec­tor vuel­ve con un he­cho real ocu­rri­do en 1967, cuan­do un san­grien­to motín co­bró la vi­da de 43 ci­vi­les.

La Tercera - - SOCIEDAD - Pe­dro Baha­mon­des Ch.

To­da­vía des­pués de 50 años, la ca­lle 12 de la ciu­dad de De­troit, en el es­ta­do de Mi­chi­gan, es re­cor­da­da por ha­ber si­do es­ce­na­rio del ma­yor dis­tur­bio ra­cial en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos. En­tre el 23 y 28 de ju­lio de 1967, el ac­cio­nar de la po­li­cía, el ejér­ci­to y la Guar­dia Na­cio­nal so­bre la mis­ma ave­ni­da, ha­bi­ta­da en su ma­yo­ría por po­bla­ción ne­gra, acabó con 43 muer­tos, más de mil he­ri­dos y otros 7 mil de­te­ni­dos en so­lo cin­co días. Ese año, 83 per­so­nas per­die­ron la vi­da pro­duc­to de la vio­len­cia ra­cial ins­ta­la­da en 128 ciu­da­des de la po­ten­cia más po­de­ro­sa del mundo, pe­ro la mag­ni­tud del motín de De­troit no te­nía ni tie­ne aún pre­ce­den­tes.

Al año si­guien­te, el mis­mo en que el pas­tor bau­tis­ta y de­fen­sor de los de­re­chos ci­vi­les pa­ra la po­bla­ción afro­ame­ri­ca­na Mar­tin Lut­her King fue ase­si­na­do por sus de­trac­to­res, en Time y Li­fe se pu­bli­ca­ban ex­ten­sas cró­ni­cas so­bre los san­grien­tos epi­so­dios que en­tin­ta­ban la his­to­ria es­ta­dou­ni­den­se de me­dia­dos de si­glo. Sin em­bar­go, fue una cru­da y de­ta­lla­da in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca pu­bli­ca­da por De­troit Free Press la que se que­dó con el Pu­lit­zer.

La cul­tu­ra po­pu­lar se en­car­gó de per­pe­tuar la me­mo­ria de las víctimas: Black day in July, del com­po­si­tor ca­na­dien­se Gor­don Light­foot, y Pa­nic in De­troit, el sin­gle que for­mó par­te del ál­bum Alad­din Sa­ne de Da­vid Bo­wie de 1973, cri­ti­ca­ron la per­se­cu­ción a afro­ame­ri­ca­nos en EEUU y par­ti­cu­lar­men­te la de los ha­bi­tan­tes de la ca­lle 12. Lo mis­mo hi­cie­ron, años des­pués, las pe­lí­cu­las Dream­girls (2006) y Across the Uni­ver­se (2007).

Y aho­ra, la di­rec­to­ra es­ta­dou­ni­den­se Kathryn Bi­ge­low (1951), quien no se pro­nun­cia­ba des­de La no­che más os­cu­ra (2012), el fil­me so­bre la cap­tu­ra y muer­te de Osa­ma Bin La­den, ha­rá lo pro­pio con De­troit, una cin­ta que pre­vio a su es­treno, el pró­xi­mo vier­nes 4 de agos­to en EEUU, ya avi­vó la me­mo­ria y ha des­per­ta­do ex­pec­ta­ti­vas en su even­tual ca­rre­ra por el Os­car.

El re­torno y la cau­sa

La ma­dru­ga­da del 26 de ju­lio de 1967, el guar­dia de se­gu­ri­dad Mel­vin Dis­mu­kes vi­gi­la­ba una tien­da al otro lado de la ca­lle, cuan­do pa­sa­da la me­dia­no­che oyó dis­pa­ros des­de el co­no­ci­do Mo­tel Ar­gel, ubi­ca­do a me­tros de allí. Un con­tin­gen­te de po­li­cías, guar­dias y otros uni­for­ma­dos, al tan­to de la pre­sen­cia de su­pues­tos fran­co­ti­ra­do­res, avan­za­ron cau­te­lo­sa­men­te ha­cia el edi­fi­cio pa­ra ras­trear la es­ce­na: en cues­tión de mi­nu­tos, el pro­pio Dis­mu­kes dis­pa­ró a que­ma­rro­pa a tres ci­vi­les ne­gros que se en­con­tra­ban en una de las ha­bi­ta­cio­nes.

Au­brey Po­llard (19), Carl Coo­per (17) y Fred Tem­ple (18) se con­vir­tie­ron en tres de los már­ti­res de la no­che más vio­len­ta que re­cuer­de la his­to­ria del Ar­gel. El mis­mo epi­so­dio im­pul­só a la di­rec­to­ra de Point Break, quien ade­más os­ten­ta el ré­cord de ser la úni­ca mu­jer en ga­nar el Os­car a Me­jor di­rec­tor en 2010 por Vi­vir al lí­mi­te, a es­cri­bir es­ta pe­lí­cu­la jun­to al guio­nis­ta Mark Boal.

Pro­ta­go­ni­za­da por Will Poul­ter, Al­gee Smith, Ja­son Mit­chell y John Bo­ye­ga, es­te úl­ti­mo en el rol de Dis­mu­kes, el guar­dia afro­es­ta­dou­ni­den­se que fue cul­pa­do de la muer­te de tres per­so­nas y quien con­si­guió su li­ber­tad por una fian­za de 1.500 dó­la­res en 1968, la cin­ta aún sin fe­cha de es­treno en Chi­le ya acu­mu­la crí­ti­cas fa­vo­ra­bles.

“Es­to no es un dra­ma re­con­for­tan­te de pro­tes­ta so­cial. Es­tá más cer­ca de una pe­sa­di­lla his­tó­ri­ca des­en­ca­de­nan­te, de la que no pue­des des­pren­der­te”, anotó el crí­ti­co Owen Glei­ber­man en Va­riety. Leah Green­blatt, su par en En­ter­tain­ment Weekly, se­ña­ló que se tra­ta de “una his­to­ria de te­rror es­ta­dou­ni­den­se arrai­ga­da tan pro­fun­da y ver­gon­zo­sa­men­te en el país, que to­da­vía es do­lo­ro­so ver­la me­dio si­glo des­pués de que los he­chos rea­les en los que se ba­sa tu­vie­ran lu­gar”.

La rea­li­za­do­ra de 65 años, en tan­to, ya ha co­men­ta­do su in­te­rés por el mis­mo epi­so­dio: “Es­tos even­tos pa­re­cen re­pe­tir­se. Es­ta es una si­tua­ción que ocu­rrió ha­ce 50 años, y sin em­bar­go se sien­te muy co­mo es hoy. Mi­ra Su­dá­fri­ca, don­de hay ver­dad y re­con­ci­lia­ción, y aquí sien­to que no hay bas­tan­te con­ver­sa­ción so­bre ra­za. Por eso creo que la pe­lí­cu­la tie­ne el po­ten­cial de pro­por­cio­nar una opor­tu­ni­dad pa­ra par­ti­ci­par en ese diá­lo­go. So­lo pue­do es­pe­rar que ha­ya una ur­gen­cia y una ne­ce­si­dad pa­ra ello, pues no hay otra ma­ne­ra de co­men­zar un pro­ce­so de cu­ra­ción”, de­cla­ró en una re­cien­te en­tre­vis­ta a De­troit News.

“El mundo me ha da­do un ti­po de mi­cró­fono, no muy di­fe­ren­te al tu­yo (le di­jo Bi­ge­low al pe­rio­dis­ta), y sien­to que hay una res­pon­sa­bi­li­dad que vie­ne con eso. Si de al­gu­na ma­ne­ra pue­do uti­li­zar es­te me­dio, el del ci­ne, pa­ra im­pul­sar una con­ver­sa­ción ha­cia ade­lan­te, ya sa­bes, el pro­pó­si­to del ar­te es agi­tar y pro­vo­car un cam­bio. Sen­tí que es­ta his­to­ria era una tra­ge­dia ame­ri­ca­na lo su­fi­cien­te­men­te im­por­tan­te pa­ra ser con­ta­da. Siem­pre he creí­do eso y lo si­go ha­cien­do”, con­clu­yó.b

► Ima­gen pro­mo­cio­nal de De­troit, el fil­me pro­ta­go­ni­za­do por el ac­tor John Bo­ye­ga que na­rra los en­fren­ta­mien­tos acon­te­ci­dos en­tre el 23 y 28 de ju­lio de 1967.

► 43 muer­tos, más de mil he­ri­dos y 7 mil de­te­ni­dos fue­ron el sal­do en De­troit.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.