De­mo­cra­cia in­con­clu­sa

EL “MU­SEO DE LA DE­MO­CRA­CIA” NO PROSPERARÁ, POR­QUE NO TER­MI­NA­RÍA CON­TAN­DO LA HIS­TO­RIA DE UNA TRAN­SI­CIÓN EJEM­PLAR SINO LA DE UNA DE­MO­CRA­CIA TUTELADA.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Ernesto Águi­la Ana­lis­ta po­lí­ti­co Eu­ge­nio Ri­ve­ra Fun­da­ción Chi­le 21

An­te la de­ci­sión de la de­re­cha de lle­var al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC) el pro­yec­to de abor­to en tres cau­sa­les, el ex­pre­si­den­te Pi­ñe­ra ha se­ña­la­do que “las ma­yo­rías no pue­den ha­cer cual­quier co­sa y que pa­ra eso está la Cons­ti­tu­ción”. En efec­to, la his­to­ria de la de­mo­cra­cia chi­le­na, a par­tir del año 90, ha si­do la de una lar­ga bre­ga por lo­grar que las ma­yo­rías pue­dan ex­pre­sar­se -es decir, ha­cer lo que de­mo­crá­ti­ca­men­te quie­ran- a pe­sar de la Cons­ti­tu­ción.

La sin­gu­lar pro­pues­ta, que sur­gió ha­ce un tiem­po del pro­pio ex­pre­si­den­te, de crear un “Mu­seo de la de­mo­cra­cia” ten­dría co­mo re­sul­ta­do un re­la­to his­tó­ri­co -si pre­do­mi­na­ra una mí­ni­ma pro­bi­dad in­te­lec­tual­so­bre la im­po­si­bi­li­dad de la so­be­ra­nía po­pu­lar de po­der ex­pre­sar­se a ca­ba­li­dad bajo el ré­gi­men po­lí­ti­co post 90. Di­cho Mu­seo ima­gi­na­rio ten­dría que dar cuen­ta de cues­tio­nes tan po­co ex­pli­ca­bles, en tér­mi­nos de­mo­crá­ti­cos, co­mo que el dic­ta­dor si­guió por ca­si ocho años de Co­man­dan­te en Je­fe del Ejér­ci­to y, lue­go, por un bre­ve pe­río­do, de se­na­dor vi­ta­li­cio. Con­sig­nar la inamo­vi­li­dad de los Co­man­dan­tes de las FF.AA. y de Or­den y los po­de­res ex­tra­de­mo­crá­ti­cos del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, ex­pre­sión de la no su­je­ción ple­na del po­der mi­li­tar al po­der ci­vil. De­be­ría con­tar y ex­pli­car por qué, has­ta el año 2005, exis­tie­ron se­na­do­res de­sig­na­dos y có­mo un sis­te­ma elec­to­ral bi­no­mi­nal com­bi­na­do con al­tos quó­rums cons­ti­tu­cio­na­les trans­for­ma­ba a la ma­yo­ría en mi­no­ría tras ca­da elec­ción. A su vez, es­te sin­gu­lar Mu­seo de­be­ría dar cuen­ta de quie­nes se opu­sie­ron sis­te­má­ti­ca­men­te a mo­di­fi­car es­tos me­ca­nis­mos e ins­ti­tu­cio­nes con­tra­ma­yo­ri­ta­rias.

Di­cho re­la­to his­tó­ri­co se pro­lon­ga­ría has­ta hoy des­cri­bien­do el rol que ha pa­sa­do a ju­gar el TC -to­man­do la pos­ta que de­ja­ra el fin de los se­na­do­res de­sig­na­dos y del sis­te­ma bi­no­mi­nal- co­mo re­sor­te con­tra­ma­yo­ri­ta­rio prin­ci­pal, res­pon­sa­ble de evi­tar que las “ma­yo­rías ha­gan cual­quier co­sa”. Un Tri­bu­nal de com­po­si­ción bi­no­mi­nal y, hoy, de ma­yo­ría con­ser­va­do­ra, don­de no se oi­rán ar­gu­men­tos ju­rí­di­cos y po­lí­ti­cos dis­tin­tos a los que se han da­do en el lar­go de­ba­te par­la­men­ta­rio so­bre el abor­to en tres cau­sa­les, y don­de se fa­lla­rá, en con­se­cuen­cia, con un cri­te­rio es­tric­ta­men­te po­lí­ti­co. Tan­to así que la úni­ca po­si­bi­li­dad de que és­te no ba­je el pro­yec­to de­pen­de de que sus in­te­gran­tes con­ser­va­do­res pon­de­ren que es me­jor -por es­ta vez- no con­tra­ve­nir de ma­ne­ra tan fla­gran­te la vo­lun­tad par­la­men­ta­ria y la ma­yo­ría so­cial que res­pal­da es­ta cau­sa y, así, no acen­tuar el ace­le­ra­do des­gas­te de le­gi­ti­mi­dad que el TC ha ve­ni­do su­frien­do.

El re­sul­ta­do del TC aun no lo sa­be­mos. Lo que es bas­tan­te se­gu­ro es que el “Mu­seo de la de­mo­cra­cia” no prosperará, no so­lo por­que co­mo idea es al­go atra­bi­lia­ria, sino por­que, al con­tra­rio de lo que sus pro­mo­to­res qui­sie­ran, no ter­mi­na­ría con­tan­do la his­to­ria de una tran­si­ción ejem­plar sino la de una de­mo­cra­cia tutelada e in­con­clu­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.