Dos­toievs­ki, al­cohol y muer­te en la nue­va obra de Cris­tián Plana

El sá­ba­do el di­rec­tor estrena Dio­ses sui­ci­das en el Tea­tro Fi­nis Te­rrae, una co­me­dia ne­gra que abor­da el sui­ci­dio.

La Tercera - - SOCIEDAD - Pe­dro Baha­mon­des Ch.

Cuan­do dos pa­re­jas com­pues­tas por cua­tro ami­gos vuel­ven al de­par­ta­men­to de una de ellas tras una fies­ta de dis­fra­ces, no les res­ta más que re­ma­tar la no­che con al­cohol y ci­ga­rri­llos en ex­ce­so. Lo ex­tra­ño es ver­los aún ca­rac­te­ri­za­dos co­mo el Pa­pa, Je­sús y Sal­va­dor Allen­de, des­pa­rra­ma­dos so­bre el so­fá y di­va­gan­do sin es­crú­pu­los so­bre re­li­gión, amor y muer­te, mas no cual­quie­ra, sino la au­to­in­flin­gi­da y sa­ta­ni­za­da por (ca­si) to­dos. El es­pec­ta­dor asis­te en­ton­ces a una tras­no­cha­da ve­la­da pro­ta­go­ni­za­da por un gru­po de po­ten­cia­les sui­ci­das que, en­tre sor­bo y sor­bo, fan­ta­sean con có­mo se­ría dis­pa­rar­se a sí mis­mos y bo­rrar­se del ma­pa.

“El sui­ci­dio se plan­tea en­tre ellos co­mo una al­ter­na­ti­va real, ca­si te­ra­péu­ti­ca y li­be­ra­do­ra, aun­que pa­ra otros pue­da sig­ni­fi­car na­da más que un ac­to ra­di­cal y de mo­da”, di­ce Cris­tián Plana (1981), el di­rec­tor chi­leno que re­cien­te­men­te es­tu­vo en GAM con Lo­cu­to­rio, de Jor­ge Díaz. El mis­mo tex­to, que con­vo­có a Ale­jan­dro Sie­ve­king y Mi­lla­ray Lo­bos, deam­bu­la­ba en­tre la lu­ci­dez y de­men­cia de una pa­re­ja de an­cia­nos que ca­da se­ma­na se en­con­tra­ba en el mis­mo lu­gar y a la mis­ma ho­ra, sin que el es­pec­ta­dor su­pie­ra quién vi­si­ta­ba a quién en su en­cie­rro. En Dio­ses sui­ci­das, en cam­bio, la co­me­dia ne­gra es­cri­ta por el ac­tor y dra­ma­tur­go chi­leno Antonio Zi­sis (La muer­te de la ima­gi­na­ción) que el sá­ba­do lle­ga al Tea­tro Fi­nis Te­rrae, Plana ha op­ta­do por de­jar co­rrer li­bre­men­te las vo­ces de Leo­nar­do, Ju­lia, Mi­guel y Pascal, los cua­tro per­so­na­jes in­ter­pre­ta­dos por Al­va­ro Espinoza, Celine Rey­mond, Víctor Mon­te­ro y Paloma Mo­reno, res­pec­ti­va­men­te.

“No es ca­sual que es­tos ami­gos, que a la vez son pa­re­ja y des­li­zan cier­to ero­tis­mo en­tre ellos, ha­blen de sui­ci­dio des­pués de un ca­rre­te en lu­gar de cual­quier otra co­sa”, opi­na el di­rec­tor. “Lo pa­ra­dó­ji­co, y que fue lo que más me atra­jo del tex­to, es que el mis­mo te­ma, con lo de­li­ca­do y so­li­ta­rio que es, aquí es tra­ta­do sin fil­tro y jun­to a otros. Eso pro­vo­ca en ellos una se­rie de re­fle­xio­nes abrup­tas y con­tra­dic­to­rias, por­que es­tán di­chas des­de un lu­gar irre­fle­xi­vo e ines­cru­pu­lo­so”, agre­ga.

Du­ran­te la es­tá­ti­ca es­ce­na en un de­par­ta­men­to del San­tia­go ac­tual, Leo­nar­do (Espinoza) y Ju­lia (Rey­mond), quie­nes al­gu­na vez fue­ron más que ami­gos y hoy tan so­lo co­que­tean a lo le­jos, traen a co­la­ción las re­fle­xio­nes del es­cri­tor ru­so Fió­dor Dos­toievs­ki (1821-1881), quien 10 años an­tes su muer­te pu­bli­có una de sus obras más po­lé­mi­cas: Los en­de­mo­nia­dos. En uno de sus pa­sa­jes, el tam­bién au­tor de Cri­men y cas­ti­go ano­ta: “Dios es el do­lor del mie­do a la muer­te. Quien ven­za el do­lor y el mie­do, ese se­rá Dios (...) El hom­bre so­lo in­ven­tó a Dios pa­ra vi­vir sin sui­ci­dar­se”.

Pa­ra Plana, con los años las pa­la­bras de Dos­toievs­ki abrie­ron nue­vas y pre­ci­pi­ta­das opi­nio­nes so­bre el sui­ci­dio, co­mo ocu­rre con sus per­so­na­jes: “Tie­ne que ver tam­bién con un jue­go sar­cás­ti­co o pa­ró­di­co, pues es­tos per­so­na­jes si­guen dis­fra­za­dos y no de cual­quier per­so­na­je. Qui­zás no son ellos quie­nes ha­blan, sino esos otros se­res a los que re­pre­sen­tan. Pue­de que ahí se sos­ten­ga el ar­gu­men­to más po­ten­te de la obra”, con­clu­ye.b

► El elen­co: Víctor Mon­te­ro, Celine Rey­mond, Paloma Mo­reno y Al­va­ro Espinoza.

► Ca­ma­re­na en la Ga­la de los 50 años del Me­tro­po­li­tan Ope­ra Hou­se en ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.