La de­man­da ciu­da­da­na por li­ber­tad y de­re­chos

La Tercera - - 67 ANIVERSARIO -

Ha­ce 10 o 15 años era im­pen­sa­do un es­ce­na­rio pú­bli­co cru­za­do por tan­tos te­mas va­ló­ri­cos co­mo hoy. Te­má­ti­cas co­mo el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual, el abor­to, el con­su­mo de ma­rihua­na, el cui­da­do del me­dioam­bien­te, reivin­di­ca­cio­nes de gé­ne­ro a que­jas con­tra el sis­te­ma de pen­sio­nes, en­tre otras, es­tán en la agen­da pú­bli­ca, las ca­lles y las re­des so­cia­les.

No só­lo se dis­cu­te. Se ma­si­fi­ca­ron tam­bién las pro­tes­tas. Un es­tu­dio del Ob­ser­va­to­rio de Con­flic­to-Coes da cuen­ta que en­tre 2015 y 2016 hu­bo al me­nos una ma­ni­fes­ta­ción en 242 de las 365 co­mu­nas del país. ¿Es­ta­mos más li­be­ra­les? No, no se tra­ta de un avan­ce al li­be­ra­lis­mo, opi­na Ma­nuel An­to­nio Ga­rre­tón, so­ció­lo­go de la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les de la U. de Chi­le.

Más bien, lo que se apre­cia, ex­pli­ca el pre­mio na­cio­nal de Hu­ma­ni­da­des y Cien­cias So­cia­les 2007, es la ma­yor pre­sen­cia de dos va­lo­res que an­tes no se apli­ca­ban, co­mo la igual­dad y los de­re­chos. “Es un cam­bio que mu­chos paí­ses lo ha­bían vi­vi­do y Chi­le no, por el pe­so de las ins­ti­tu­cio­nes con­ser­va­do­ras co­mo la fa­mi­lia y la Igle­sia Ca­tó­li­ca”.

Pa­sa­mos de una mo­ral o éti­ca ba­sa­da en prin­ci­pios de ver­dad ab­so­lu­ta a prin­ci­pios que se es­ta­ble­cen con acuer­dos en­tre las per­so­nas. “La va­lo­ra­ción de lo bueno o ma­lo no es­tá da­do por la ad­he­sión a un prin­ci­pio de fe, sino por los in­ter­cam­bios sub­je­ti­vos que se cris­ta­li­zan en nue­vos mo­dos de con­duc­ta”, di­ce.

Se im­po­nen co­mo prin­ci­pios re­le­van­tes la igual­dad y los de­re­chos. “Es lo que ocu­rre con el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual, y en el te­ma del abor­to, con­si­de­ra­do un de­re­cho de la mu­jer de de­ci­dir so­bre su cuer­po”, di­ce Ga­rre­tón.

Y mu­chas de es­tas te­má­ti­cas se am­pli­fi­can por las re­des so­cia­les. “Hay ma­yor con­ver­sa­ción que ha­ce 15 o 20 años. Pe­ro tam­bién exis­te un efec­to mul­ti­pli­ca­dor de las re­des so­cia­les”, di­ce Cris­tián Do­ña, so­ció­lo­go y di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio de De­sigual­da­des de la U. Die­go Por­ta­les. “Eso per­mi­te que gru­pos co­mo ‘Ni una me­nos’ se ma­ni­fies­ten”, y que a la vez gru­pos con­tra­rios tam­bién se ma­ni­fies­ten”, di­ce.

“Hay una lu­cha abier­ta y una dis­cu­sión fuer­te dan­do vuel­ta”, des­ta­ca. Un es­ce­na­rio en que hay gru­pos in­tere­sa­dos en pro­mo­ver de­ba­tes tan­to a fa­vor co­mo en con­tra en cier­tos gru­pos va­ló­ri­cos, ex­pli­ca Do­ña. “Si eso al ciu­da­dano co­mún le in­tere­sa, no lo sé. Hay una ma­yo­ría si­len­cio­sa que mien­tras no le to­que el te­ma, no le in­tere­sa­rá, no to­ma­rá par­ti­do”, acla­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.